Cuando no saben qué son

Es justo y necesario que las y los "periodistas" que están cansados de la profesión y desean saltar al ruedo político, se deslinden del Colegio Nacional de Periodistas. Es igualmente justo y necesario que asuman su condición de operadores políticos como una manera de que el gremio y su ejercicio propio se depure; nadie les cuestionará que se conviertan -como en efecto lo son- fichas de Primero Justicia, Vente Venezuela, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo o Copei, pero lo que si le cuestionarán y les cuestiono, es que que tomen de plataforma a mi bien amado CNP para proyectarse en la palestra pública partidista cuando no ha podido hacerlo profesionalmente. El saboteo y el acto de provocación que un grupo de "caga tinta", como dijo el fallecido presidente Jaime Lusinchi, llevado a cabo el pasado 5 de julio en la plaza Bolívar de Acarigua, encabezado por María Luisa Martínez, Carlos Neira, Marcos de Goveia, María Beatriz Parilli, Katerin Andrade y Mariangel Moros, nombro a los que vi, más que restarle importancia a la gesta independentista o hacerle un desaire a la memoria del padre de la patria, es un desagravio al padre Bolívar.

Que esos operadores político disfrazados de periodistas deseaban protestar, perfecto, pero van a llegar al lugar donde se realiza un evento cívico militar de manera altanera, retadora y provocadora; qué querían demostrar, lo que todos sabemos, que están cobrando una pelota de real en nombre de la libertad de expresión, a quienes querían impresionar, a los uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana o al alcalde Efrén Pérez, vale decir que Efrén ha sido uno de los 14 alcaldes más solidario con el gremio y con el CNP, verdad Mariangel Martínez. No conforme con el ridículo que hicieron, con clara intenciones de violentar la paz, burlarse de la fecha patria y de la ceremonia institucional, la prensa local reseñó que: "periodistas fueron agredidos por colectivos chavistas en la plaza Bolívar de Acarigua", cuando eso es mentiras y una evidente tergiversación de los hechos, verdad Grossman Parra; mención especial merece la reseña periodística del colega y amigo: Édgar Morales -más allá de un lapsus calami- en la edición del pasado 6 de julio en El Periódico de Occidente, en el que refleja como ocurrieron los hechos y como el CNP lo han tomado como un partido político.

Si los antes mencionados piensan que por haberlos nombrado en mi acostumbrado artículo de opinión de todas las semanas, es para darle tribuna pública, bájense de esa nube. ¡Ah!, no crean que si ustedes se dan el tupé responder a este publicación, yo como si nada, ya que "águila no caza mosca", así como tampoco me importa el Tribunal Disciplinario, cierto Eduardo León; a mi hermano de luchas periodísticas: Édgar Morales, lo felicito por el texto que escribió, insisto más allá del desliz en el teclado, ya que fue el único que se atrevió a romper el estatus quo mediático; también felicito al colectivo del sexo diverso Robert Serra, quienes formaron un muro de contención contra esa horda violenta, apátrida y disociada que intentó enrarecer un día patrio como el 5 de Julio.

PD Lamento la trágica muerte del hijo del camarada Pepe Roldán, Renny Roldán, así como del compañero de labores, Jorge Luis Caro. Dios los reciba en su regazo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 820 veces.



Cruz Mario Silva

Representante de Periodista por la Verdad, miembro del Frente de Comunicadores Socialista y de la Plataforma de Periodista Socialistas en el estado Portuguesa. CNP 8739 CRGV 1753.

 periodistacruz@yahoo.es      @periodistacruz

Visite el perfil de Cruz Mario Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cruz Mario Silva

Cruz Mario Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a249036.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO