Hay muchos, antes de Luisa Ortega, y habrá muchos después

Los lideres del PSUV han mostrado sorpresa, disgusto y alarma ante las incoherentes declaraciones de la Fiscal General Luisa Ortega en las cuales parece deslindarse del PSUV y tomar distancia del entorno del Presidente Maduro, por ésta razón no es novedad que hayan empezado los insultos, los agravios y las descalificaciones: saltatalanquera, transfuga, cobarde...etc.

Ahora bien, si se leen y revisan con cuidado sus actuaciones y sus dichos tratando de entender su nuevo posicionamiento se puede decir con certeza que no son razones de justicia lo que la motiva porque de ser así fuera más comedida y no emitiera conclusiones sin bases ni pruebas sólidas, por otro lado no pueden ser razones políticas (no partidistas) porque si así fuera se comportaría con moderación y no buscara generar conflictos sino acuerdos y soluciones.

Yo creo que la más probable motivación de la conducta de la sra Ortega es la misma que en su momento impulsó a otros tristemente recordados personajes , a saber: Luis V Alvaray, Eladio Aponte, Guaicaipuro Lameda, Francisco Uzón..etc.

Lo que tienen en común estos individuos y que generó una conducta igual tiene una explicación sencilla:

Si un gobernante o jefe designa sus más altos funcionarios sólo basado en algún tipo de relación o afinidad (familiar, partidista..) sin tomar en cuenta capacidad, formación, experiencia..etc y el elegido lo sabe, se establece un "contrato" donde el Jefe espera y exige fidelidad, lealtad, obediencia ciega y sumisión incondicional y promete poder, figuración, privilegios, impunidad y oportunidades de hacer negocios; el nuevo jerarca está muy conciente de estas condiciones y, en consecuencia, no incluye dentro de sus obligaciones o prioridades la necesidad de cumplir recta y eficientemente con los objetivos del cargo, además nadie se lo demanda ni él tiene la capacitación, ni el interés o el amor al trabajo que le encargan.

En vista del "contrato", el elegido se conducirá sabiendo los beneficios que recibirá por sus servicios y su moneda de cambio siempre será la lealtad, la sumisión y la obediencia ciega, cuando por cualquier razón no recibe un ASCENSO, UN APOYO O UN BENEFICIO que esperaba y deseaba, no le cuesta mucho romper el contrato y volverse contra su favorecedor porque en primer lugar se siente seguro de ser inmune a una posible mala reacción del jefe porque conoce muchos secretos que le protegen, en segundo lugar no tiene ningún nexo o apego o compromiso con el cargo y por último los enemigos del jefe lo recibirán con los brazos abiertos y jugosas ofertas.

Resulta sorprendente que el gobierno persista en esta política de premiar militantes de partidos con altos cargos donde harán mucho daño a la institución donde vayan destinados; y lo peor es que esta nociva política la han aplicado de manera continua en altos cargos, pero también a nivel medio (directores, gerentes..) y a nivel operativo, con resultados desastrosos.

Actualmente yo presiento que varios candidatos seguirán el mismo camino de la sra Ortega si la oposición mantiene el asedio o saboteo al gobierno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1116 veces.



Jesús Requena G.


Visite el perfil de Jesús Requena G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Requena G.

Jesús Requena G.

Más artículos de este autor