Desde las hordas chavistas de 1998 hasta las hordas terrorista de 2017

"Desde la oscuridad hasta la claridad, desde lo malo hasta lo bueno, desde la falsedad hasta la verdad, los viles actúan con impiedad para transformar la mentira en el imperio más colosal que ha tenido la humanidad"

La mentira se ha alojado tanto en la humanidad, sobre sus hábitos cotidianos, que se ha hecho parte de la costumbre de los grupos de poder para ejercer control sobre cualquier sociedad para su dominio y antojo. De esta manera genera las crisis necesarias que le permite avanzar en sus ambiciones. Hay muchas historias de personajes siniestros de la mentira, pero hay una muy conocida por la humanidad que fue la del Ministro de propaganda de la Alemania nazi Joseph Goebbels, quien fuera el jefe de campaña de Hitler y que pronunció la frase "Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad". Para este personaje oscuro de la humanidad, el acto de mentir iba más allá de lo moral, le importaba un bledo utilizar la mentira para cualquier fin, porque le daba cualquier utilidad para influir en la sociedad y lograr sus objetivos, y punto

Aquí es donde recuerdo cuando Chávez apareció en el escenario político como candidato a la presidencia en 1998 y empezaron con la mentira de que las encuestas daban en primer lugar a Irene Sáenz –pobre Irene, le mintieron para usarla como carne de cañón por su belleza y candidez como mensaje subliminal, porque no sabía del endemoniado mundo de la política y debían neutralizar a Chávez a como diera lugar- y mientras transcurría la campaña presidencial luego daban a Henrique Salas Römer –frijolito- de primero en las encuestas y decían que ganaría, por cierto ¿Por qué no habrá aparecido más frijolito en el escenario político? pero "milagrosamente" Chávez ganó con el 62,46% contra el 31,48% de frijolito.

Luego el terreno se les puso fangoso con el arañero de Sabaneta en el jardín de Miraflores y empezaron a decir que a Chávez lo acompañaban las hordas chavista, grupos anárquicos y todo tipo de mentiras desde 1998 para ir socavando las bases del chavismo, con campañas de publicidad a través de sus emporios de la comunicación de que Chávez les quitaría los hijos, los carros, los negocios y toda una serie de cosas que son el símbolo de vida de una sociedad. Bien lo decía Malcolm X "Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido"

Ahora resulta que lo que hemos estado viendo y viviendo hasta el 2017, es nada menos que el resultado de una horda de terroristas que están incendiando y acabando el país, y los mentirosos compulsivos o mitómanos de siempre siguen mintiendo diciendo que ahora son los colectivos –las hordas chavistas de antes- los que asesinan e incendian el país, pero no vemos las hordas de los chavistas por ningún lado, ni siquiera las vemos por los medios de comunicación privados ¿Qué casualidad?

Estamos en una crisis sin precedentes en la historia de Venezuela, donde los grupos del poder del capital amenazan con hacer desaparecer el socialismo utilizando la mentira como una de las armas más poderosas y letales que ha tenido la humanidad para generar una crisis conveniente, y como dijera el influyente dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht "La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer."

Llamaron hordas chavistas a los tierruos pata en el suelo, también a los discapacitados que ya trabajan en muchas empresas o hacen deporte para los Juegos Paralímpicos y a los descamisados indigentes atendidos en lugares u hogares para rehabilitarlos, a los obreros que se quedaron y levantaron a PDVSA, a los de Sidor, Corpoelec, Cantv… Le gritaron hordas chavistas a los originarios de nuestras tierras sagradas, a los negros, zambos y mulatos que fueron reconocidos en la constitución del ’99. Le dijeron hordas chavistas a los viejitos de la tercera edad que se reconocieron como adultos mayores, pero hasta ahora no se les ha escuchado decir hasta ahora, hordas a los terroristas que salen en todas las marchas opositoras ¿Qué hay en el alma de estas catervas?

No tengo dudas en que vivimos en una época donde prevalece el gran dominio de la mentira gracias a los emporios de la comunicación, que influyen maquiavélicamente sobre la mente y almas de inocentes y eso debe dolernos a muchos.

Expresaba Martin Luther King Jr "No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena."

Nuestro legado… también es sagrado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 688 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a246638.htmlCd0NV CAC = Y co = US