La Escala de Ritcher

Alcemos la voz por la paz

Se ha convertido en un lugar común la frase "andan buscando un muerto" cuando nos referimos a protestas violentas que buscan, más allá de la desestabilización del país, la toma de poder por asalto de los sectores más ambiciosos y ávidos de poder de la rancia ultraderecha. Pues, debemos decir lamentablemente, que no les ha bastado con "un muerto". Venían provocando la violencia para ver derramada en la calle la sangre de algún venezolano y tristemente han propiciado los asesinatos de varios compatriotas.

Esta vez le ha tocado a gente inocente que no tenía nada que ver con lo que estaba pasando. Consiguieron la situación que anhelaban. El combustible para encender la mecha de la protesta. La secta del mal conformada por María Corina Machado, Freddy "Cannabis" Guevara, el Monstruo de Ramo Verde, Capriles, el Vampiro Ledezma, Luis Almagro y tantos otros, desató la ola de violencia provocadora que acabó con las vidas de estos venezolanos y venezolanas.

Un nuevo elemento ha salido a flote. La mayoría de las muertes en esta nueva andanada terrorista han sido provocadas por individuos violentos y llenos de odio, pertenecientes a la oposición venezolana. Esto sí que es grave y no debe haber impunidad, los culpables, sean del partido opositor que sean, deben ser castigados ejemplarmente con la Constitución en la mano y dentro del marco jurídico nacional que debe ser respetado.

No estamos justificando estos homicidios. Por el contrario, vengan del sector de donde vengan, condenamos categóricamente el accionar de algún funcionario gubernamental quien presuntamente haya disparado armas -y vamos más allá- le pedimos al Presidente Maduro que actúe hasta las últimas consecuencias y si están involucrados, bien sea por omisión o por negligencia, estos deben ser destituidos y castigados con toda la fuerza que permitan nuestras leyes.

Busquemos la paz y no caigamos en las provocaciones de esta oposición enferma. Exhortamos a los jóvenes a que expresen sus maneras de pensar de forma pacífica, y al final, a través del diálogo y de las elecciones, podrán escoger a las y los gobernantes que consideren adecuados. Venezuela es un país grande que debe seguir creciendo con el trabajo de todos sus hijos. La Constitución nacional prevé los mecanismos para hacer de nuestra nación una república de fraternidad y armonía.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 244 veces.



Ritcher Antúnez


Visite el perfil de Ritcher Antúnez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ritcher Antúnez

Ritcher Antúnez

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a244548.htmlCd0NV CAC = , co = US