Siembra y Derecha

A propósito de los actos conmemorativos de la siembra del Comandante Hugo Chávez, la derecha insana ha vuelto a crisparse. Esta vez, con desmesura para que se sabe perdida y desorientada. Ha acometido con una rabia primitiva la programación que, a tal fin ha llevado adelante el Gobierno, el PSUV y una legión de organizaciones populares de base, quienes recordaron el cuarto aniversario con manifestaciones de respeto, reconocimientos y agradecimientos a la obra social del Comandante Chávez. Lo que a la oposición le aterró fue la masividad de las concentraciones y la espontaneidad de la gente. Es la fuerza inmensa del pueblo que los puso a temblar.

La derecha que existe en nuestro país, ha llegado a tal punto de crisis que rechaza los elementos tradicionales en los cuales nos identificamos como venezolano y americanos, un territorio, una nación y una serie de valores, ideología, que sustentan nuestra memoria, que evocan soberanía, respeto a la autodeterminación, al derecho a la convivencia, a la Constitución que nos legó Chávez. La derecha, ha barrido de la manera más descarada todas estas consideraciones con un solo afán, tumbar a Maduro como quiso también, tumbar a Chávez y no lo logro. Que frustración ¡. El Comandante Eterno se fue invicto. Esa es la rabia infinita de ellos. Por una vez que el pueblo gane una y a lo mejor dos, porque por el camino que va el compañero Maduro culminará su periodo como manda la Ley.

Hoy por hoy, la derecha es huérfana de ideas y de dirigencia. Es un peligroso barco sin norte, que en cualquier momento puede torcer el rumbo de la institucionalidad y violentar el Estado de Derecho. Está en los opositores moderados la titánica de contrarrestar esta tendencia, fortaleciendo los vínculos de entendimiento con el Gobierno Nacional, que de paso fue electo de manera legítima. Digo esto porque en apariencia y por ahora, la era Trump no considerara prioritario el tema de América Latina y ello, pone a los reaccionarios contra las sogas y, les provoca un desespero. Les queda la esperanza que pueda infundirles, las señales que les envíen Noriega y Reich, los halcones republicanos que más huellas de chanchullos tienen en nuestras naciones.

Así como Chávez cambio las reglas de juego de la sociedad venezolana a partir de sus audaces acciones, reemplazo el bipartidismo cogollérico por las consultas populares, el Gobierno instalado en la Casa Blanca ha dado suficientes signos de querer modificar las actuales reglas de juego políticas y regresar al concepto de la América Profunda. América para los americanos. Cosa que los cavernícolas de por aquí no han entendido. Que lo digan los reaccionarios Macri de Argentina y Kuczynski de Perú que perrunamente creían que el Señor Trump los iba a favorecer. Al contrario. Les quito el Tratado de Libre Comercio y les dijo que se olvidaran de inversiones al menos por un buen tiempo estas cosas les pasan porque carecen de memoria, de respeto histórico, de soberanía. En fin, porque sencillamente, no saben dónde están parados. Están solos.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 649 veces.



Héctor Agüero


Visite el perfil de Héctor Agüero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Agüero

Héctor Agüero

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a242512.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO