De Guaicaipuro a Manuel Piar, ancestralidad y presente histórico del Panteón Nacional Bolivariano

Hace algunos meses comentábamos a los historiadores Pedro Calzadilla, Alexander Torres, Carmen Bohórquez, Felix Ojeda y al Ministro de Cultura de entonces, poeta Freddy Ñañez, que con Piar en el Panteón pasó algo parecido a lo ocurrido con Guaicaipuro: en la Cuarta República lo aprobaron ambas Cámaras,, pero no hubo voluntad política para darle el Ejecútese. Piar estaba entre los personajes del Panteón Nacional concebido inicialmente por el Presidente Guzmán Blanco. Pero nunca llegó a concretarse. De cualquier forma, como lo había sentenciado nuestro camarada y amigo, el Dr. Miguel Acosta Saignes en una conversación personal, para ello -decía- tiene que llegar un Gobierno Socialista; tenía que venir –diremos ahora- el Presidente Chávez y luego el Presidente Nicolás Maduro para que el Panteón Nacional alcanzara su configuración histórica, social y cultural como país bolivariano, multiétnico, pluricultural, de vocación intercultural. De Patria Chica y Patria Grande inter-civilizatoria. Abierto su abanico de sol a los tiempos por venir y por-hacer hacia el Socialismo del siglo XXI.

La Cátedra Libre Intercultural César Rengifo trasmitió esta inquietud al Ministro del ppp la Educación prof. Rodulfo Pérez y sus Vice Ministros y a la Ministra del ppp los Pueblos Indígenas, camarada Alhoa Nuñez. Ahora le estamos escribiendo a los nuevos ministros de Educación y de Cultura, los camaradas Elías Jaua Milano y Adán Chávez. Del mismo modo le enviamos mensajes sobre este bicentenario de la Batalla de Chirica al Vicepresidente del PSUV camarada Diosdado Cabello y al Jefe de la Fracción Parlamentaria del bloque de la Patria Héctor Rodríguez, quien se comprometió en su campaña electoral en Guayana a llevar a Piar al Panteón Nacional. El Presidente Nicolás Maduro acaba de anunciar la incorporación del Libertador de Guayana, General en Jefe Manuel Piar a nuestro más sublime Zócalo Monumental de la Memoria del País. Es parte de un compromiso que también hemos asumido –desde hace algún tiempo- con el pueblo de Guayana y su innegable ancestro y presente indígena caribe. Con el Consejo de La Orden del Municipio Caroní. Con Nolasco Guarisma Álvarez, Aleja Laprea y Ovidio Figueroa, entre otros.

GUAICAIPURO CAMBIÓ SU CONFIGURACIÓN

Insistimos. La incorporación de Guaicaipuro al Panteón Nacional después de 27 años de lucha de distintos colectivos, movimientos indígenas y de educadores del país, representó un cambio radical en la concepción de la nacionalidad venezolana y nuestro-americana, como en la naturaleza del máximo monumento de la venezolanidad, entrañablemente vinculado a todos los países bolivarianos. Por eso no extraña la incorporación del Libertador de Guayana, Manuel Piar a este Monumento de la Patria en el Bicentenario de la Batalla de Chirica en San Felix, (11 de abril de 1817-2017), que abre las puertas a la navegación del Orinoco y los llanos, como a la posterior formación de La Gran Colombia desde el Congreso de Angostura (1819), con el Padre Libertador Simón Bolívar. Fue significativo el papel de los pueblos y comunidades indígenas, arrancados por los patriotas del seno de las misiones del Caroní, cuya actividad económica era equiparable a una empresa capitalista, clave para el sostenimiento de la guerra. En 1818 se montaba en El Guri una obra teatral, toda en idioma caribe –probablemente en pemón-denominada"La muerte de Moctezuma". Dice Rengifo que según el testimonio de unos observadores ingleses, era para motivar a los indígenas a participar en la guerra de independencia y la misma estaba dotada de una coreografía bastante compleja, proporcionada por la misma ecología. Se conoce esta representación, en el decir de Rengifo, como el primer parto dramático de nuestra era independentista. Otro elemento importante, que contribuye a cambiar el sentido de la nacionalidad es "el Día de la resistencia indígena", conexión de La República con más de 15.500 años del poblamiento indígena de Venezuela y más de 40.000 años del poblamiento originario del continente. Reivindica los pueblos indígenas de todos los continentes, porque somos confluencia inter-continental y planetaria, pero nunca "raza-cósmica" vasconceliana; porque jamás perderemos nuestras configuraciones originarias locales, regionales, nacional, continental y caribeña. La incorporación a Guaicaipuro, alusiva a los Caciques y Cacicas de la resistencia anticolonial al Panteón Nacional, representa –de algún modo- la ancestralidad de toda la humanidad en su unidad y diversidad. Porque al cruzar aquella diáspora múltiple desde Asia y Oceanía por el estrecho de Bering y el Pacífico sur a lo que hoy es América (Abya Yala) y El Caribe, esa misma humanidad que un día muy remoto partió de Africa oriental y atravesó el Mediterráneo, le estábamos dando la vuelta al mundo. Y es esa humanidad, vuelta india o indígena en la Guayana ancestral, con marcados ancestros asiáticos, la que acompaña a Piar para derrotar en Chirica al general La Torre. Pero esa humanidad originaria, india o indígena, todavía no comprendía hasta donde esa independencia iba a ser suya y mucho menos podía sospechar que a mediados del siglo XIX se iba a necesitar una Guerra Federal para reclamar ¡Patria para los indios!¡Patria para los negros! ¡Patria para los pobres! Que después, desde la resistencia, deberían esperar a Chávez y la Revolución Bolivariana: hoy todavía, pedimos descolonización a fondo, revolución cultural, educativa, moral y espiritual. Misión encomendada por Maduro a los pueblos indígenas, asignando la coordinación de esa tarea descomunal a la camarada Alhoa Nuñez.

El Panteón Nacional en su composición de país multiétnico y pluricultural, que viene de una sociedad de castas, clases y estamentos, está cambiando su configuración interna, deja atrás su sentido mantuano inicial, lugar casi exclusivo de blancos, sin indios, sin negros, casi sin mujeres, casi sin blancos de orilla. Si en la sociedad hay contradicciones sociales y políticas, el Panteón no puede ser un cielo aparte, de ángeles y arcángeles. Debe reivindicar su terrenalidad histórica y social, de lucha encendida, de derrotas y victorias, sin renunciar al sueño de tomar el cielo por asalto. De hecho, hay en nuestro monumento, posturas y personajes, que tuvieron contradicciones entre sí o con el Libertador; pero están presentes en el Panteón Nacional: Miranda y Páez, Mariño y Bermúdez; Páez y Zamora, enfrentados en la Guerra Federal; muy pronto – si está en justicia- entrará al Panteón el general José Cornelio Muñoz, quien derrotó a Páez el 10 de marzo de 1848 en el banco de Los Araguatos(hoy hato Los Cocos, Munic. Achaguas). La solicitud, desde el eco popular llanero, la hacen Argenis Méndez Echenique y Omar Viana entre otros, Cronistas de San Fernando y de Bruzual. Otros habrá, que no merecen estar, como el caso de "El Agachao", pero en la historia avanzamos sin purismos y perfeccionismos, sin renunciar a la ética y la búsqueda de nuestra regeneración moral y espiritual. En lo profundo hay un proyecto nacional y continental común, de largo alcance histórico, más allá de cada coyuntura política, que viene de antes, durante y después de la conquista, antes, durante y después de la independencia y de la guerra federal; por supuesto, que va más allá del capitalismo hacia el socialismo del siglo XXI. Así tenemos un Panteón Nacional histórico, consagrado a la eternidad, sin ocultar las contradicciones sociales, con una rica y proteica diversidad cultural, humana y espiritual en la unidad indivisible de la Patria/Matria; conexión en todo el espíritu irreductible de este monumento vivo de la nacionalidad: resistencia común a una dominación sostenida y prolongada, la emancipación en cada momento histórico, en cada espacio del territorio frente al conquistador de turno. Nuestros historiadores, filósofos, antropólogos y sociólogos deben profundizar en torno a la trascendencia de la Batalla de Chirica en nuestro proceso independentista. Más allá de las diferencias internas, tenemos desde la interculturalidad muchos piaristas y bolivarianos al mismo tiempo.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1366 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: