Como hace 200 años echamos de aquí a Bolívar y le cerramos la frontera

En algún momento nuestro signo monetario EL BOLÍVAR se le denominó FUERTE, es decir BOLÍVAR FUERTE, como siempre nuestro comandante Chávez le imprimió un carácter a nuestro signo monetario, que no en vano lleva el nombre y la figura del mas grande hombre de todos los tiempos y de toda nuestra historia nuestro americana, lo que se intentaba en términos generales era imprimirle ese carácter de fortaleza a nuestra economía y por ende a nuestro proceso constituyente, acompañado de organismos y mecanismos de integración latinoamericana para formar un bloque poderoso que tuviese las condiciones de enfrentar en bloque ese monstruo llamado imperialismo norteamericano, quienes hace mas de 200 años nos habían relegado a ser un continente proveedor de materia primas, nada mas y por tanto, manufacturar esa materia prima y regresarla con su correspondiente valor agregado por medio de su economía de mercado, CAPITALISMO, en pocas palabras nuestro único objetivo como naciones debía ser, consumir, consumir y consumir.

En el discurso, todos parecían comprenderlo pero en la práctica muy pocos lo aplicaron y continuamos con la economía de puertos, sin producir un ají y dependiendo absolutamente del petróleo, cuando nuestras reservas internacionales estuvieron en su pico mas alto, mas de 30 mil millones de dólares, se abalanzaron todos los carteles mafiosos sobre los excedentes pero como había mucho dinero en la calle y una abundancia nunca vista ( ese fue el único lapso en que los pobres de la tierra comimos lomito ) y no literalmente, en la práctica, fue la única vez en que los pobres entramos a los supermarket y llenamos los carritos, oh ! milagro de una revolución socialista pero por debajo de cuerda, los carteles se llevaban de aquí todo nuestro futuro y todo el que pudo se lleno los bolsillos, oh ! bendito comunismo, el ensueño pronto acabó y aparecieron las colas, el desabastecimiento, la especulación, los sobreprecios, los bachaqueros y todas las misiones y grandes misiones que se resumían en que siga la fiesta, o pagamos la deuda o compramos comida, nuestra suerte estaba echada, ahora el Bolívar ya no era fuerte, era débil muy débil, tan débil que cayó en manos de los peores bandidos de la tierra y paradogicamente como hace 200 años, le cerramos la frontera para que no entre nunca mas.

Dios y patria, Chávez vive


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1865 veces.



Patricio Silva


Visite el perfil de Patricio Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: