Sindéresis

Chávez y la terrible equivocación con Maduro

Uno, con el humilde criterio socialista que siempre ha sostenido, pensó siempre en un país de arraigo social con grandes dimensiones de progreso y bienestar para los ciudadanos. Algo así como lo que ocurre en Dinamarca y otros países de este europeo con las más altas condiciones de calidad de vida. Y desde que Chávez partió de este mundo se extraviaron los caminos del progreso, y peor, se hizo presencia de la más execrable coyuntura socioeconómica jamás pensada en ocurrencia del país más rico de este mundo. Ah claro, pero Chávez, como en cualquier ser humano suele suceder, se equivocó enormemente. Se equivocó porque ungió en Maduro un liderazgo que no ha sabido exponer.bNo ha podido honrar, el presidente, los créditos que Chávez le extendió. Si se denota la capacidad rectificatoria del presidente se encontrará un espacio vacío presa de la más inaudita manera de la improvisación y chamboneria.

O si no fíjense en ese proyecto de adquirir costosos autobuses Yutong, que regados por Venezuela bajo altas falsas expectativas de mejorar el transporte de ciudadanos, hoy escasean por todas partes a la vez que se expone un pavoroso cementerio de tales aparatos debido a que no se cumplieron las exigencias mínimas de sostén y mantenimiento en el procedimiento de la compra. Y no hay ni un solo responsable, que bien preso debería estar. O pongan la vista en el desfalco del plan ferroviario de Centro-Morón, que hoy tan solo luce el esqueleto desvencijado por la intemperie y atosigado por una desidia que le deja millones de dólares de perdida a la nación. Y no se ve ni un responsable y menos alguna rectificación en el caso. Maduro ni habla de eso.

O ubiquen que hay quienes piensan que la crisis alimentaria que padecen los venezolanos se debe mas a la protuberante corrupción que algún sector cívico militar ha venido practicando en esa sensible área y que se han enriquecido a las costas del hambre más extenuante jamás vivida en Venezuela. Y no hay ni siquiera una denuncia del alto gobierno.

U observen que no hay ninguna rectificación en el camino de la economía. No se abren los espacios para la inversión y lo poco que se abre se le rinde a malísimos clientes de Europa y Asia que solo nos dejan ingratas experiencias. Por eso la extremada calidad de vida de los venezolanos. Por eso también es que saltan los jóvenes hacia nuevos mares en busca de trabajo seguro y porvenir acucioso. Y por eso también el presidente Maduro no debe esperar un Referéndum que implique la abolición de un ideal honorable. Más bien en un alarde de civismo revolucionario que dé alguna oportunidad a la revolución de reivindicarse, el presidente debe rectificar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5687 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: