Las preguntas de Simón

Simón Camilo tiene 6 años, al escuchar las cacerolas de los vecinos me preguntó preocupado, ¿mamá Por qué nuestros vecinos hacen ese ruido?, le expliqué que no siempre la gente se pone de acuerdo y que cuando eso pasa algunos se molestan y hacen cosas, como protestar, por ejemplo.

Él recordó que hace algún tiempo escuchó ese ruido mientras estaba en la casa de su abuela Esperanza (mi mamá) y que lo escuchó también hace poco (2 o 3 años aproximadamente) y es que nunca supe porqué después de vivir más de 15 años en el mismo lugar con los mismos vecinos, mi mamá fue asediada en una jornada post electoral, mientras Simón estaba en la casa con ella y yo trabajaba.

Después fue un poco más fuerte, estaba embarazada de Rafael (mi segundo hijo) y estaba en casa con Simón, mis vecinos a quienes les digo buenos días y buenas noches desde hace más de 9 años me estaban caceroleando a mí, en el marco de una jornada electoral, embarazada y con un niño de 4 años sola en casa.

Él no lo había olvidado por eso me preguntó del ruido, yo no le hice mucha conversación porque hay cosas que en realidad como madre no sé cómo explicarle, el odio y la violencia, por ejemplo, esa vez la recuerdo claramente fueron tres días seguidos, el primer día solo cacerolearon y gritaron que ya me tenían ubicada, que no me escondiera, pero como nunca he tenido inconvenientes con algún vecino no pensé que fuera conmigo, el segundo día me percate que los cacerolazos y gritos comenzaron cuando Simón de entonces 4 años jugaba en la sala con el ruido normal de un niño que vive en apartamento y juega en la sala.

El tercer día me mató la curiosidad por saber si era conmigo realmente la cosa, así que les respondí, y les llamé cobardes, eso los alborotó más, incluso aseguraron que bajarían a lanzarme agua caliente y me gritaron lo mismo de la vez anterior, ante mi clara imposibilidad de buscar pelea (embarazada de unos 7 meses aproximadamente) me quede tranquila y me trague mi arrechera.

Al tener que explicarle a Simón algunas cosas de la vida, comprendí que la derecha en su desenfreno por regresar al poder no les importa a quien o quienes se deban llevar por delante, pude haberle dicho mil cosas a mi hijo y llenarlo de odio por los que piensan diferente, pero que ganaría yo con eso, solo dañar a lo más preciado que tengo, mi hijo y su inocencia, le explique sin embargo que algunas personas no comprenden la diferencia entre expresarse e irrespetar, que muchas veces la gente se deja llevar por las emociones y hace cosas indebidas, que su familia es de izquierda y cree en una forma de hacer las cosas donde todos tengan derechos, donde se respete y se reconozca los derechos de todos y todas por igual, y que eso sin embargo no es sinónimo de agredir a quien no piensa igual a nosotros, descalificarlos o amedrentarlos, y que tampoco debíamos soportar maltrato, atropellos e irrespeto de nadie.

Podría contar con palabras rebuscadas el porqué de mi militancia en la izquierda, sin embargo, puedo resumirlo en que comprendo quienes son mis iguales y el lugar de la historia que me corresponde, se quienes me reconocen y respetan y se quienes no lo hacen ni lo harían nunca, y aunque es un tema complejo creo que mi explicación dejó a Simón más tranquilo y comprendió que no siempre quien exige respeto es capaz de darlo.

Sigo soñando con ese futuro donde mis hijos tengan lo que sus abuelos y padres pelearon para ellos, una patria, una identidad y la seguridad de estar del lado correcto de la historia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1080 veces.



Eubel López

Artista plástico, Social Media Manager, investigadora.

 liscet@gmail.com      @Liscetx

Visite el perfil de Eubel López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eubel López

Eubel López

Más artículos de este autor