Tenemos que acabar con las colas

Si entre todos, estudiantes universitarios, jóvenes trabajadores, las comunas, consejos comunales, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), comenzamos una ofensiva calle por calle, contra la guerra económica, esto es, contra el sobreprecio o especulación, desabastecimiento programado, ralentización en la distribución y comercialización, simplificación de la producción, acaparamiento y escasez deliberada, como Fiscales Ad Hoc, podríamos derrotar esta lacra que está carcomiendo la sociedad, con la única finalidad de alcanzar una explosión social y "La Salida" de Nicolás Maduro. La denuncia, la rabia y el lloriqueo no nos sacarán de esta odiosa situación.

Se trata de un hecho colectivo, que no puede ser tratado sólo por las instituciones del Estado venezolano, sino por todas y todos quienes habitamos esta tierra, porque hoy, las largas colas para comprar un miserable producto alimenticio y de limpieza son aún mayores, por una razón: están agudizando el desabastecimiento programado, escasez y la especulación, para liquidar a cuentagotas la revolución bolivariana, socialista y chavista, lo que pasa por "La Salida" de Nicolás Maduro" por la que están trabajando y tratando de profundizar, para que se haga efectiva cuanto antes, de acuerdo con los intereses del gobierno estadounidense. Y, como era de esperarse los ladronzuelos del comercio y la producción, aprovechan la crisis que unos propiciaron, para hacerse fabulosamente ricos.

Ahora bien, en medio del escenario de la guerra económica, cuya expresión palmaria son las largas colas de gente que madruga y, a pie, resiste sol y agua, los ricos se han hecho aún más ricos, aunque al parecer muchos no se han percatado de tres cosas: la primera, que quienes fuerzan en los oposicionismo por la salida de Nicolás Maduro y del chavismo, son empresarios o chulos mandaderos de los empresarios, causantes del desabastecimiento programado y de las largas colas para venderles los productos al precio que les viene en gana; la segunda, que no hay un solo comerciante o empresario quebrado, sino, todo lo contrario, hoy son híperpluscuammillonarios, aunque hayan, deliberadamente, cerrado la empresa o comercio, paradoja que indica que la guerra económica no es una excusa, ni leyenda urbana, porque, amén de alcanzar sus objetivos políticos, es también, un gran negocio lucrativo, a costa de robar a los pobres, ya sea con el bachaqueo de cuello blanco o con lycras fosforescentes como estereotipo del marginal Drl que esa burguesía ha sabido valerse sacando lo más vil dr cada uno, a cambio de tres lochas dr más que vuelve a manos dr lis grandes especuladoras; la tercera, es el hecho de que absolútamente todos los corruptos son protegidos del gobierno estadounidense y sus socios parasitarios, a donde estos corruptos van a residenciarse, protegidos como supuestos perseguidos políticos y en donde asientan todo lo que se han robado. Pero, es más fácil culpar a Jonás y lanzarlo al mar para calmar la furia de sus dioses y sus demonios, que enfrentar a sus verdugos, que ni son otros que quienes están forzando por la liquidación del chavismo y la salida de Nicolás Maduro.

Ahora bien, debemos tener en cuenta que, a pesar de los paliativos para enfrentar esta guerra económica, como los CLAP, éstos no son la solución definitiva, ni la única. Tampoco, podemos solazarnos y conformarnos conque miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), cuiden y preserven el orden o tensa calma, como consuelo ante el fracaso de la policía que siendo corrupta se asoció con los bachaqueros y especuladores dueños de comercios y servicios, para fuñir aún más al Pueblo, con mayor corrupción.

La FANB, aunque ha cumplido un valioso papel y aporte contra esta guerra económica, ya empezó a resentirse en parte de sus miembros, verbigratia, como sucedió en el Supermercado de la cadena Súper Líder, ubicado en El Limón, Estado Aragua, el pasado martes veintiuno de junio del año dos mil dieciséis (21/06/2016), en la madrugada de ese día y en los días anteriores, en donde abusaron del Pueblo que madrugó para hacer largas colas, lo humilló, lo puso a correr, lo amenazó con sus armas y con irlos a tirar a tirar en las costas de Ocumare porque como los que madrugan a hacer las colas, en su mayoría son pobres y hediondos a pobres, a los inefables aludidos miembros y vergüenza de la FANB les da la gana de humillarlos, afrenta de estos uniformados que debe ser sancionada severamente y corregida inmediatamente, porque, además, entre sus oficiales de más alto rango allí presentes, su antichavismo y corazón adeco con uniforme, les dio por decir a la gente a eso de las cuatro de la tarde (4pm), que no había comida para venderles en Súper Líder de El Limón, porque al gobierno se le ocurrió quitárselas y desviarla para los CLAP, por supuesto, alimentando el odio directo contra el Presidente Nicolás Maduro, además de crear el caldo de cultivo para una implosión social y el caos que coincidan con todas las tretas que esta semana están tramando desde el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), de manera que puedan darle veracidad a la supuesta "crisis humanitaria" que justifique la intervención sobre Venezuela y la salida expedita de Nicolás Maduro, a sabiendas de que una parte del Pueblo, el chavista, está dispuesta a luchar y defenderse a muerte, de cualquier tipo de intervención extranjera o imperial, como la que pretenden, el gobierno estadounidense y sus aliados, que colocan a peones como Luis Almagro a hacer tareas golpistas y genocidas.

Sólo Pueblo y Gobierno fundidos en uno solo, podríamos derrotar esta miserable guerra económica y podríamos acabar de una buena vez, con estas largas colas de humillación y miserias, porque quieren acabar con el legado del Comandante Hugo Chávez, para restaurar la IV República.

Es falso que no hay alimentos, ni productos de la cesta familiar. Los comercios están vendiendo a cuentagotas y un solo rubro, para sabotear e irritar al Pueblo, culpando a Nicolás Maduro. Absolútamente todos los alimentos y productos de limpieza e higiene personal están siendo vendidos por bachaqueros de cuello blanco en el mercado especulativo, gracias al control de la distribución que posee el sector privado y que, vía Estado de Excepción, debería ser directamente asumido y conducido por toda la FANB, incluyendo actívamente a las Milicias Bolivarianas, el Pueblo en armas, como componente activo de ésta. En cuanto a la SUNDDE, hasta las piedras saben que son como el infierno maracucho.

En fin, sólo el Pueblo salva a Pueblo. Si con los CLAP se movieron las cimientes de la guerra económica, entonces, con una ofensiva masiva del Pueblo entero movilizado con cada uno de nosotros como Fiscales Ad Hoc contra la guerra económica, liquidaríamos el resto de patrañas golpistas y agresiones contra la familia venezolana. Urge, devolver la paz alimentaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1920 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a229756.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO