Binóculo Nº 217

Las cinco derrotas a la oposición

Siempre lo dije y así lo he escrito: si la oposición hubiera tenido un plan de acción, acompañado de un plan de gobierno para derrocar al chavismo, en lugar de un plan para generar el caos y la violencia, otro gallo hubiera cantado. Muy posiblemente el gobierno hubiera debido negociar para poder mantenerse o para poder entregar.

También he dicho un millón de veces que pensar en la Asamblea Nacional como un suprapoder, capaz de acabar con todo, era, ni más ni menos, una estupidez. Y no entender que el Estado venezolano es, no solo gigantesco, sino extremadamente complicado, es más estúpido aún. ¿De dónde sacaron ese montón de inexpertos de la política que hacer una trampa en el coso legislativo, o reformular una ley, sería suficiente para acabar con el gobierno? ¿Por qué imaginaron que un fracasado de la política como Henry Ramos, mandadero de Luis Alfaro Ucero y de Paulina Gamus, podía diseñar una estrategia para acabar con Maduro? ¿Es que acaso acabar con un gobierno es como soplar y hacer botella? Mucho menos un gobierno que aún conserva un amplio respaldo popular, con un poderoso partido político y con toda la estructura del Estado intacta, donde no se percibe ni un resquebrajamiento. Es una oposición que no ha dado un solo paso inteligente desde el 14 de abril del 2013 cuando Maduro gana las elecciones, y en una máxima expresión de la torpeza política Henrique Capriles llama a descargar la arrechera, suponiendo que una espiral de violencia en ese momento, acabaría con el gobierno; muestra evidente de una total ignorancia, pues aunque esos 11 muertos pusieran en alerta al gobierno, ese y cualquier gobierno del mundo tiene miles de recursos para mantenerse en el poder y no se cae porque hayan 11 muertos.

Esa misma histeria se repitió diez meses después, el 12 de febrero del 2014, cuando Leopoldo López desató "La Salida", un supuesto plan que involucraba a unos cientos de niños bien de la clase media venezolana, con un nivel de ignorancia inversamente proporcional a su nivel de violencia. Es decir, dispuestos a matar cualquier cosa que se moviera, pero incapaces de decir qué íbamos a hacer con el país si tomaban el poder. Tan ignorantes son que seguían las instrucciones de un drogadicto alcohólico desde Miami, quien le hacía planos en un papel de como trancar una ciudad. Como dijera el Chavo "que bruto, póngale cero".

Cuando el imperio entendió que así no era posible derrotar a Maduro, cerró el grifo de los dólares y dejó de financiar la guarimba. Hasta allí llegaron los ideales y la voluntad de luchar por la patria. Si no estaban los 20 mil de la semana, no había guarimba ni enfrentamiento con la policía, ni mártires para que los medios se dieran banquetes con los embustes.

Y luego, tozudamente se negaron a aceptar que los resultados del 6D no eran una victoria de la oposición, sino una derrota del chavismo. Su votación fue la misma que las presidenciales de Capriles contra Maduro, pero dos millones de chavistas se negaron a acudir a las urnas. La lectura debió ser que el pueblo chavista estaba descontento, no que la oposición estaba creciendo. Con esas ilusiones arrancaron el 5 de enero cuando su fracasado líder –que volvió a engañar a Primero Justicia- en su discurso en la Asamblea Nacional asegura que Nicolás saldría el 5 de julio del mes que viene. No había que saber de política para entender que eso era imposible, pero sus seguidores creyeron que sí. Allí están los resultados.

Ahora, las cuatro victorias en el campo de la diplomacia del gobierno venezolano, en esta oportunidad son una derrota para la oposición. Que yo recuerde, nunca una asamblea extraordinaria de la OEA discutió y aprobó con 19 votos a favor, removerle el piso a su Secretario General. Eso fue, ni más ni menos producto del lobie de la delegación venezolana. Esa fue la segunda parte de la primera derrota, cuando Almagro propone sancionar a Venezuela, propuesta que fue rechazada por la OEA casi en pleno. Una tercera derrota para la oposición es cuando se incluye a Venezuela como miembro principal del Consejo Económico de las Naciones Unidas. Y una cuarta derrota, es que el imperio mismo, pragmáticos como siempre, le piden una reunión a Venezuela para tratar de hacer las pases. Y eso significa que el propio John Kerry ordenará a las ong de Estados Unidos, que no pichen un solo dólar para la oposición, al menos por ahora. Una quinta derrota para la oposición, es que no han podido violentar al país, sumergirlo en un baño de sangre.

¿Salidas? Ya no les quedan, sino intentar desatar la violencia. Y a pesar del descontento de la gente, de la crisis económica, de la incapacidad del gobierno para enfrentar el problema económico, no ha habido un solo hecho de alteración espontáneo. Todos han estado manipulados y dirigidos, suficientemente demostrado que han sido organizados y pagados por gente de la oposición. ¡Que mal consejera es la impaciencia!

A partir de hoy lunes, tienen en planes, acciones simultáneas de diferentes índoles, es busca de que se produzca efectivamente el tan ansiado levantamiento popular que les permita dar algún paso en alguna dirección de la toma del poder. Lo hará un sector que insiste en la violencia y apuesta a los muertos para poder acabar con el gobierno.

Afortunadamente, pareciera estar apareciendo rasgos de sensatez en un sector de la oposición que está calculando mejor las cosas. No quiere seguir siendo arrastrada por el tumulto de la violencia, sino que prefiere ver mejor las cosas. La negociación –tal como se hace en política, donde se incluye las zancadillas y las puñaladas traperas- es mejor que seguir por el despeñadero a esperar si en un golpe de suerte, el gobierno se cae.

Es por ello que he dicho reiteradamente que la oposición no existe. Hay un poco de pandilleros en la Asamblea Nacional, ignorantes de lo que es la política, que pretenden derrocar a un gobierno seriamente sólido. Detrás de ellos no hay nadie, sino los que se plegarían en una situación de conflicto. Pero no cuentan con los dos elementos más importantes en cualquier insurrección: el pueblo y las fuerzas armadas.

Está claro que la opinión pública no les cree, y también que los medios de comunicación tratan de ser cautos porque no tienen vocación de suicidas. Y además está claro que la solicitud de reuniones entre los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos, es una sacada de banqueta a la oposición. Me parece que se convencieron que es demasiada incompetencia junta, lo que no arrojará resultados positivos. Estados Unidos comienza a olfatear que si insisten en esa política, Rusia y China se colarán por la baranda y lo dejarán por fuera. ¿Quedar por fuera en el país, estratégicamente, más importante del mundo? Prefieren negociar con Maduro.

Como corolario, puertas adentro de la oposición, se están matando. Nadie cree en un amo del valle como María Corina y por eso la tratan como si tuviera lepra. Chuo Torrealba tiene ambiciones presidenciales, Henry Ramos comienza pelearse con Borges y Voluntad Popular y Leopoldo manda desde la cárcel.

No me extraña que sea de las filas del chavismo que aparezca un saltatalanquera y vaya a poner orden en esa pea. Porque en nuestras filas hay traidores como pa´tirá pal techo y la oposición lo necesito. Que no quede duda de ello.

 

Caminito de hormigas…

 

Sectores de la burguesía que defendían a María Corina y la apoyaban en la MUD, le quitaron la silla. Anda como ánima en pena en busca de un refugio. Henry Falcón le tendió la mano, pero ella no quiere recibir órdenes de un negro… Enzo Scarano, quien ya se sabe inhabilitado, manifestó su rechazo a que Alejandro Feo La Cruz sea candidato a gobernador, quien es por cierto es el jefe de Voluntad Popular en Carabobo. De ñapa, desde Miami, el viejo Salas se la juró al alcalde de Naguanagua por haber abandonado Proyecto Venezuela. Me dicen que van los dos contra Feo. Esa será una pelea difícil. Pregunta: ¿En qué lugar de Carabobo se encontró una importante veta de oro que está siendo explotada por una banda de delincuentes dirigida por militares, y no le han informado nada al gobierno?... Recomiendo el video: Diez mil millones. Escalofriante



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1207 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a229659.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO