El partido y la revolución

La primera conquista del pueblo fue llevar al poder al comandante Chávez, para eso ocurrieron muchas cosas que convirtieron al líder en la esperanza del pueblo, aglutinando una base social que esperaba no solo una diferencia con el pasado, sino además el momento del reconocimiento de esas bases, quienes tenían finalmente una vocería real en el poder constituido.

Hay que recordar que hubo la necesidad de la creación de una estructura política que acompañara al líder de las masas populares para concretar esa victoria, una vez creada la renovación de esa estructura fue el nacimiento del partido que actualmente acompaña la revolución, esto simbolizó un cambio que incluyo a sectores que no estaban presentes en la primera.

Esta refundación de la revolución tuvo un impacto y efervescencia dentro del pueblo y aunque las decantaciones se han dado de forma lenta esto no ha mermado la voluntad de nuestra dirigencia de base, por el contrario, ellos tienen la mayor disposición para enfrentar cualquier situación difícil utilizando para esto las herramientas que proporciona el estado para asegurar los niveles de organización y funcionamiento, debemos preguntarnos entonces ¿por qué no somos más eficientes?

No podemos señalar al pueblo por esa falla, porque si bien es cierto la revolución enfrenta uno de sus momentos más difíciles ha contado con un pueblo que por encima de las adversidades intenta mantener la calma y con paciencia apoya medidas y estrategias planteadas desde su dirección nacional para superar la crisis, el problema esta cuando nuestra dirigencia media y alta no asume que para esta renovación de la revolución y el partido es necesario hoy más que nunca escuchar el clamor del pueblo y jugársela con ellos.

Nuestros nuevos liderazgos deben ser precisamente nuevos, con nuevas ideas, con nueva fuerza, con una moral que permita que nuestra base nos acompañe más allá de lo panfletario, porque en el hecho concreto nuestro pueblo nos demanda respuestas, el momento histórico nos demanda lealtad y el camarada Nicolás necesita que pongamos en práctica nuevas formas de hacer política, elevando el debate, el discurso y manteniendo la coherencia en el accionar, después de todo un revolucionario no es solo el que proclamen como tal, sino el que con sus acciones demuestra su compromiso con el pueblo, hoy como siempre nos quedamos del lado de los que luchan por una patria libre, soberana, y una sociedad mas justa y equitativa, recordando las palabras de nuestra última conversación, es momento de "Unidad, lucha, batalla y victoria".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1074 veces.



Eubel López

Artista plástico, Social Media Manager, investigadora.

 liscet@gmail.com      @Liscetx

Visite el perfil de Eubel López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eubel López

Eubel López

Más artículos de este autor