Autonomía Mafiosa

“No tenemos miedo, vamos a salir a la calle, y si es necesario voltear esta ciudad de arriba a abajo, desde el IUTE hasta la Vuelta de Lola, por Dios que lo vamos a hacer... lo que vamos a defender es la institución universitaria, y si la tenemos que defender con nuestra sangre, por Dios que lo vamos a hacer”.
Léster Rodríguez, Rector de la ULA, en el “Acto de Reafirmación de la Autonomía Universitaria” (Colegio de Abogados de Mérida, 21 de Julio de 2004). Citado en el diario “Cambio de Siglo”.


La autonomía universitaria, en su sentido original, abarca el conjunto de condiciones que garantizan la libertad de cátedra y de investigación.
Para garantizar esta libertad, se plantea la necesidad de que la institución universitaria ejerza el autogobierno. La inviolabilidad del recinto universitario tiene el propósito de resguardar la libertad de cátedra de la represión y la coacción del Estado.
El reconocimiento de la autonomía universitaria, principio consagrado en la Constitución Bolivariana, es una conquista histórica del movimiento revolucionario. La autonomía también significa una denuncia de las condiciones de asedio al libre pensamiento, del trágico legado de estudiantes y profesores asesinados, torturados y desaparecidos. En Venezuela, el expediente represivo del régimen populista es muy extenso. Los representantes del viejo régimen populista, los enemigos tradicionales de la autonomía universitaria, son quienes hoy manipulan este principio para fines bastardos.

La autonomía universitaria debe entenderse como libertad académica. No puede servir al propósito de bandas paramilitares de operar impunemente en los espacios “inviolables” de la Universidad. Los actos terroristas recientemente perpetrados desde espacios de la Facultad de Economía y Ciencias Sociales de la ULA constituyen una violación brutal de la autonomía universitaria. La violencia amenazó la vida de estudiantes y profesores, dejó a una mujer torturada y a decenas de policías abaleados. Las autoridades universitarias, en su estridente invocación de la autonomía, condenan que se combata a las bandas armadas, condenan el intento legítimo y legal de restituir la autonomía violentada por los terroristas. Se entiende que no es universitaria la autonomía de la que hablan. La de las autoridades universitarias es una autonomía mafiosa: aquella que supone estar por encima de la ley. Es la prerrogativa de desconocer la institucionalidad existente, cuando esta contravenga sus intereses.

El TSJ ha suspendido unas elecciones estudiantiles viciadas, y las mafias universitarias han gritado a una sola voz, convocando luego de la violencia a una marcha nacional por la autonomía universitaria. Para la convocatoria de esta marcha han desviado millones de bolívares hacia la publicidad. Defienden una autonomía corrupta.

Las amenazas de Léster Rodríguez, en Julio de 2004 estaban motivadas por la posibilidad de que se admitiera en el Tribunal Supremo de Justicia un recurso que denunciaba la ilegalidad del proceso electoral en el que fue elegido rector.
Las bandas armadas han consumado su profecía negra, en mayo de este año, a raíz de otro fallo judicial.
Sabemos con quienes tratamos, y en qué términos. Por decisión de las mafias, no hay coexistencia posible. Le toca a esta generación derrotarlas y hacer de la universidad un espacio para el pensamiento libertario.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2219 veces.



Simón Rodríguez Porras

Músico y militante del Partido Socialismo y Libertad.

 @guitarraylapiz

Visite el perfil de Simón Rodríguez Porras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: