Sindéresis

Hermán Escarrá, un imprudente actor de la infiltración

Nadie podrá dudar de la excelentísima vocación revolucionaria del eterno camarada Carlos Escarrá. Nadie tampoco podrá dudar de las profundas diferencias políticas habidas hace poco tiempo entre los hermanos Escarrá que conllevaron inclusive a algún distanciamiento, cuestión que es casi singular entre los sentimientos políticos que se albergan en los seres humanos. Ira y furibundia discursiva contenía el discurso que a través de todos los medios principalmente los allegados a la oposición, disparaba el "constitucionalista" cada vez que se refería hasta hace poco al andar de la revolución que Chávez echó a andar. Pero parece que no le iba muy bien al abogado en aquellas filas que tanto defendió. Y se decidió a cambiar su rumbo político. Como era muy difícil lograrlo de un trastazo, se inicio pues con una estrategia de golpe y cuido. De aplaudir y pitar. De aprobar y desechar. Para ello contaba con gente que como José Vicente le invitaría a su programa dominical para que advirtiera los efectos de su trasmutación política. Así se aseguraba que altos personeros del gobierno y el Psuv, le oyeran el concierto de sus devaneos políticos que guiñaban el ojo enamorado a la revolución desasistida. Y nunca falta gente en las filas de la revolución que oigan las sandeces desesperadas de los traidores. Y cuando se sospecha de traidores a los opuestos por supuestos acomodos de orden personal, es peor la audiencia que se le presta. Pero suelen ser exagerados, en la concepción de los adulantes apurados, cuando hacen sugerencias y propuestas políticas a sus ex contra parte. La duda habrá de nadar sobre las olas de un comportamiento ambivalente. Y no se aguantó el abogado de socarrona vocinglería, para decir que "Maduro podría recortar a 60 días el tiempo de la actual Asamblea".Vaya propuesta que a juicio de cualquier cristiano busca mas una desestabilización que curar nuestros males. Porque cualquiera sea la lectura que Escarrá tenga de los eventos del 6-D, hay uno que se exhibe de ineluctable y es que una mayoría, mas de chavistas que opositores votó constitucionalmente por esa Asamblea Nacional. Y cualquier acción que pretenda desconocerla es adversa a la conciencia democrática inclusive de la revolución y los preceptos socialistas. Y el único camino que la revolución tiene para enamorar a quienes hoy se han alejado de ella es hacer las cosas bien al margen de la trampa y el fraude a las mayorías nacionales. Nadie, ni los mas fervientes apoyantes de la revolución, siendo verdaderos revolucionarios, jamas estarían agradados de cabalgar gobiernos de espaldas del pueblo al cual se deba.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8397 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: