Binóculo Nº 208

La peligrosa coyuntura

Entre la oposición que es muy torpe y el gobierno que no lo es menos, las cosas se están complicando peligrosamente. Y aunque todos coincidimos en que es menester establecer reglas del juego para salir del atolladero, lo cual no puede hacerse sin diálogo, el gobierno debe entender que lo cortés no quita lo valiente, sobre todo cuando tiene claro que la oposición no quiere diálogo. Debe en consecuencia, ser duro en su enfrentamiento con la oposición; o para decirlo de manera más prístina, con vastos sectores de la oposición que están llamando descarada y abiertamente a la subversión.

Ya sabemos que desde la Asamblea Nacional, Henry Ramos está viviendo sus otros 15 minutos de fama, solo que quiere pasar a las páginas de la historia como el hombre que sacó a Maduro del poder. Es decir, hay un enfrascado empecinamiento en sacar a Nicolás de la presidencia, cuando ese no debió ser –desde un principio- el objetivo de ese parlamento. Esta vez están más obtusos que nunca, toda vez que ya no tienen ofertas que hacerle a sus seguidores –que por cierto no son siete millones como creen- y se les acabaron los argumentos para intentar poner a la gente en la calle a protestar contra el gobierno. Y deberían hacerle caso a las encuestas, porque en este momento, todas dicen que han perdido puntos en la atención de los venezolanos, que si bien no ven salidas reales en los planteamientos del gobierno, tampoco la están viendo en la oposición.

Pero hay un elemento realmente peligroso en todo este dificilísimo panorama del país. Realmente es la conjugación de varios elementos: precios del petróleo en el suelo sin aspiraciones remotas de que suban, ausencia de posibilidades de resolver los graves problemas del agua y la luz, una peligrosísima organización de bandas delictivas que se están apropiando del país, incluidos los paramilitares y sus muy angustiosas conexiones con militares; y la terrible acción de la redes sociales que cada vez están no solo más ofensivas, sino más osadas, convocando a asesinatos de chavistas y generar actos de violencia, aunque después no sepan qué hacer con los resultados.

Es decir, es una oposición que por no tener propuestas, por no entender al país, por no saber de qué se trata esta coyuntura y por no concebir un proyecto de la construcción de una nación en alguna dirección, está ciega, dando pancada de ahogados, tratando de asirse del último recurso que les queda, pero al mismo tiempo escurriendo el bulto, para no pagar los muertos que vendrán después del berenjenal.

Esta oposición, que ha hecho todo mal desde el principio, y que ahora tampoco convence a un vasto sector de sus seguidores, tiene ahora el hándicap además de estar a punto de colapso pues no hay coincidencias con el tema de las elecciones de gobernadores. Aunque todo indica que se suspenderán, luego de las elecciones del 6D, hubo un reagrupamiento de los grupos y grupúsculos a fin de reordenar sus cuotas de poder y reclamar lo que suponen les pertenece. Como me explicaba un amigo de la oposición, "si ganamos dos gobernaciones, con nuestros diputados en la AN sería una cuota de poder importante para negociar tanto con el gobierno como con los sectores poderosos del país". Nunca había escuchado un análisis tan elemental y tan carente de imaginación.

El tío Miguel, quien tenía una precisión envidiable de las cosas que decía (por cierto, como hubiera aprendido Chávez con él) siempre insistía en la claridad política para actuar. "No es posible –me explicaba- que usted dé un paso sin saber qué tiene planeado, incluso con una segunda variable en la mano, previendo lo que en política es impredecible. La política es un difícil ajedrez que no se puede jugar a caprichos. Recuerde a Lenin: dos pasos adelante, uno atrás. En esa extraordinaria frase, está el secreto de saberse contornear en los momentos complejos. Si se va en línea recta, se estrellará, pero si siempre agarra curvas, también se va a estrellar. Quiero decir sobrino, que en política siempre deberá negociar, pero también debe saber cuándo negociar no es lo correcto, sino que es un error".

A veces me pregunto por qué el Tío Miguel no fue alguien con poder de decisión en este país. Y desde hace dos años me entró en la cabeza el pensar qué hubiera hecho Chávez junto a él. Es de esas muertes que siempre van a doler por la incertidumbre de saber qué habría hecho en circunstancias como esta. No es dialéctico eso, pero son preguntas, las dudas de la que estamos llenos los seres humanos.

Volviendo a los hechos, no hay duda de que estamos en una peligrosa encrucijada. Creo que el gobierno perdió el control de las calles. El hampa se desbordó. No solo tienen fusiles, ametralladoras y granadas, sino que imponen toques de queda en los barrios del país. Y obviamente que eso es culpa de un gobierno que no tiene bolas.

Pero por otra parte, la oposición insiste en no entender que está jugando con candela y que esas torpezas que está cometiendo, les será muy difícil de recoger más adelante. Y ambos sectores deberían saber que si Rondón sale a la calle, pagarán todos, los de un lado y los de otro, hasta que aparezca el "glorioso" ejército y masacre a la gente.

No existen posibilidades, o medias posibilidades o pocas posibilidades. El país está esperando hechos concretos de ambos lados, y no una instigación a la violencia que no va a dejar camino por ningún lado. Eso, antes de que el destino nos alcance.

Caminito de hormigas…

Esa Asamblea Nacional está tan jodida y carente de seriedad que un tipo como Ismael García es miembro de la Comisión de Contraloría. Hay que tener bolas para eso, y cinismo de parte de él… Increíble. El nuevo presidente de Agropatria es un poderoso contratista del Estado… Hace dos semanas, quemaron 85 cajas de pollo en el Mercal de Guacara. ¿Hay algún preso por esa irresponsabilidad, que más bienes un asesinato?... El miércoles 16 fue la reunión de los comuneros en la aldea Hugo Chávez. Por lo menos los de Negro Primero debieron pararse a las cuatro de la mañana para llegar a la hora. Pues a la 10 de la mañana, Ameliach dijo que no podía asistir, aunque era su obligación por orden de Maduro… No puede ser que no haya nadie más para ocupar el cargo de presidente de Movilnet, los mismos errores de Chávez. Otra vez Jacqueline Farias. Por el amor de Dios, coño, hasta cuándo… Recomiendo ver el video El Fin dela humanidad. Es excelente

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1213 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a225258.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO