A poco tiempo de derrocar al chavismo y a Maduro

A la derecha criolla, sobre todo, a sus dueños del gobierno estadounidense, no sólo les importa salir de Presidente Nicolás Maduro en un lapso máximo de seis meses contados desde el pasado cinco de enero dos mil dieciséis (05/01/2016), sino también y, por sobre todas las cosas, les interesa liquidar políticamente y desaparecer toda influencia del socialismo bolivariano y chavista, para que no haya ninguna posibilidad de que en un futuro inmediato y a la largo plazo, se reimpulse el legado del Comandante Hugo Chávez.

Se trata de la restauración de la IV República en una versión mejorada que se muestre en apariencia como la salvadora de esta crisis creada artificialmente en Venezuela, cuyas víctimas son los más pobres y la mayoría de la clase trabajadora a la que están convirtiendo en los vengadores resentidos de sus emancipadores y en aliados circunstanciales de sus verdugos, es decir , de la clase que generó la guerra económica en todas sus expresiones en Venezuela.

Ahora bien, siendo un experimento repetido en Chile para derrocar a Salvador Allende, de nuestro lado, el revolucionario en Venezuela, estamos reeditando viejos errores y fomentando nuevos fracasos, los que aún percibiéndolos, de nada sirven, sólo con diagnósticos tardíos o sin medidas efectivas y efectistas que solucionen lo inmediato y puntual, amén de que moralicen no a los que nos mantendremos leales hasta el final por conciencia revolucionaria, sino a los que hoy se encuentran descreídos y desmoralizados, que lo son esos ciudadanos que militantemente rechazan y han enfrentado abiertamente a la revolución bolivariana socialista y chavista.

Previo al pasado seis diciembre pasado (6-D), el gobierno no tuvo capacidad de enfrentar el desabastecimiento programado y la hiperinflación, porque la mayoría de sus funcionarios abúlicos, cómplices y corruptos no quisieron, incluso, con el colaboracionismo militante que trajo los frutos esperados: el voto-castigo, la desmoralización de muchos militantes de la revolución, la implosión de los quintacolumna en todas las instituciones del Estado, los saltos de talanquera y la remoralización con su rearticulación efectiva del gorilismo en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), porque con el golpismo se ha jugado al celestinaje o complicidad, al gato y al ratón y, sobre todo a la impunidad.

Por otra parte, hay hechos incontroversiales que hemos de valorar para el análisis objetivo de la realidad sociopolítica de base económica. El primero, se refiere al Presidente Nicolás Maduro. El segundo, a la situación económica y el tercero, referido a la oposición.

En cuanto al Presidente Nicolás Maduro, es innegable su buena voluntad por enfrentar, tanto la guerra económica actual a la que nos han sometido durante todo su mandato sin tregua alguna y de manera más sofisticada, como su actitud diligente por salir al paso de la crisis económica derivada de la caída de los precios del barril de petróleo generada e por el dumping que viene liderando el gobierno estadounidense y sus aliados sometidos de la OPEP, Como Arabia Saudita entre otros, además del beneficio sustancial del petróleo que roba junto con el ISIS y que trafica el gobierno de Turquía.

Igualmente, hasta los más dedicados enemigos reconocen que el Presidente Nicolás Maduro, en lo que va del año 2016 ha obtenido aciertos, aunque postergados en materia económica, al buscar salir de la dependencia rentista, con políticas a mediano y largo plazo, con una menudencias de sectores productivos privados dueños de medios de producción, que no siendo mamdaderos directos de Fedecámaras-Venamcham, igualmente desprecian y aborrecen al gobierno revolucionario, solo que atienden al llamado del gobierno para nuclearse y fortalecerse ante la derechista cúpula empresarial que los anuló con su política golpista del boicot económico y, sobre todo, con su plataforma del Dólar Today, además de que suponen que el gobierno arrinconado política y económicamente, soltará prebendas y garantías excepcionales con las que sacarán provecho y cubrirán parte de sus deudas privadas internas y externas, así sea derrocando a Nicolás Maduro.

El caso es que toda esa derecha golpista empresarial, sabe que el gobierno distraído como está en el acicate de un nuevo modelo económico -productivo que supere al rentista (que es capitalista en esencia), terminará sucumbiendo a los dictámenes directos de este sector productivo privado, llevándose por delante a los que sí están dispuestos al producir sin parasitar.

Pero, toda esa distracción ha olvidado la esencia estratégica de la guerra económica en las tácticas del sobreprecio y especulación, el desabastecimiento programado y la escasez absoluta, maniobras económicas macabras que están agudizando hasta que caiga Maduro.

Pareciera que en el gobierno nacional y en el gabinete económico recién estrenado, no se percatan de que en cada cola de comercios y servicios, en cada pago al bachaquero, en cada sobreprecio, se está cocinando el odio y rechazo contra Nicolás Maduro y contra el chavismo, incluso, con la consigna mediática de que "el modelo fracasó", ignorancia aprendida que difunden absolútamente todas las universidades y todos los medios de comunicación privados, porque les interesa la salida de Maduro, pero más, la liquidación del chavismo.

Preocupa en sumo, que desde el gobierno nacional hay una parálisis en cuanto a lo que le duele y siente de manera concreta el Pueblo, en cada ciudadano común que lo único que quiere es que no le arruinen su economía familiar. Preocupa que no sea vea la acción de la SUNDDE, sino una cínica complicidad con aquello de los "ajustes" de precios.

En fin, la indiferencia frente a las colas, el desabastecimiento programado, la escasez y el sobreprecio, están a punto de ser el caldo de cultivo para una implosión social que no pondrá a la mayoría del pueblo del lado de la revolución y por esto, desde los oposicionismos están chantajeando al Presidente Maduro para que renuncie o, según ellos, habrá una guerra civil, porque además, mediáticamente, ya se difundió como verdad de fe que "hay crisis humanitaria".

En cuanto a lo económico, la situación no puede ser más grave, si nos percatamos de que los ingresos por la vía s la venta del petróleo,en los última pedos año se vienen en caída libre de ciento diez dólares a veintiún dólares por barril, gracias al dumping, fracking y comercialización del petróleo robado por el gobierno estadounidense junto con el ISIS, con la parálisis de acciones de la OPEP que opera al servicio se EEUU, aunque una alianza estratégica entre países no miembros del cártel podrían arrinconar y liquidar el boicot de EEUU y las rapiñas aliadas de la OTAN-UE. En este sentido, el gobierno venezolano pudiera ganar terreno en una ofensiva diplomática y comercial, teniendo presente que el gran enemigo es el tiempo.

Finalmente, hay una gran oposición que cobija a todos los oposicionismos que bajo las directrices del gobierno estadounidense han alcanzado éxitos, desde la guerra económica con la que los ricos se han hecho más ricos y los corruptos han tenido oportunidades fabulosas de enriquecerse a costa del Estado y de los pobres.

Esta oposición no es democrática, no quiere diálogo con el gobierno y no tiene por qué tenerlo, a menos que sea para distraerlo, porque ya saben cómo salir de Maduro y del chavismo, hecho que al parecer, algunos no logran percatarse, ni saben que el diálogo entre opuestos tiene un tiempo y una finalidad.

La oposición criolla venezolana apuesta a difundir que estamos en una crisis humanitaria, porque necesitan la excusa para la intervención, apenas defenestrado al Presidente Nicolás Maduro, a quien ya le montaron la ruta de salida con maquillaje democrático, aunque saben que las bases chavistas están dispuestas a morir en defensa de la revolución bolivariana socialista y chavista.

Toda esta tragedia que le preparan al país desde la oposición puede conjurarse, si los de a pie nos decidimos a ser protagonistas de nuestra historia, si pasamos de la defensiva a la ofensiva y si el Presidente Nicolás Maduro pasa a la acción concreta al detal, con medidas inmediatas que acompañen a las de mediano y largo plazo, entre las que cuentan: a) pasar a la ofensiva en todos los comercios y servicios en donde liquide las largas colas, elimine a los bachaqueros, metan presos a los comerciantes que especulan y acaparan; b) asuma el control de las universidades, los ir son controlados colon cuarteles de la derecha por la U.S. Embassy, que todos sabemos y todos callamos ; c) profundice la revolución bolivariana socialista y chavista, pasando de consignas a acciones concretas; d) establezca una reconversión monetaria y no sucumba a las reglas del capitalismo a la que quieren llevarnos algunos sectores, a cuenta de salir del modelo rentista petrolero y; e) no le haga concesiones a la derecha asesina y golpista, atenido y confiado únicamente en el pueblo. Estamos en una circunstancia en la que, o profundizamos la revolución y el legado del Comandante Hugo Chávez, radicalmente, o ese gobierno estará a poco tiempo de su derrocamiento, como lo tiene sincrónicamente planificado la derecha y sus dueños, con bastante éxito hasta el momento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7714 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a222572.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO