Lucha de clases, distribución de la riqueza y proceso social del trabajo

"En toda republica hay dos espíritus contrapuestos, el de los grandes y el del pueblo, y todas las leyes que se hacen en pro dela libertad nacen de la desunión de ambos" Maquiavelo

Esta expresión parece definir muy bien lo que se conoce como el proceso de la lucha de clases, para nuestro entender y parecer, consideramos la lucha de clases como la necesidad histórica de los pueblos por librarse de mecanismos de opresión impuestos por las clases dominantes, surgidas como producto del modo de producción, en el caso venezolano, la clase dominante de nuestros días surgió al amparo de la administración de la renta petrolera y la apropiación progresiva de los excedentes de tal actividad.

El proceso político que llevo a Venezuela a ostentar un 80% de pobreza en sus cifras económicas y una deuda externa que había adquirido dimensiones de país embargable por potencias acreedoras, dio como resultado un proceso social que propugnaba cambios en la concepción que tenían las clases dirigentes con respecto a la distribución de los ingresos de la renta petrolera. La misma que convertida en subsidios a sus actividades económicas, al financiamiento del aparato burocrático de un estado que solo servía a los intereses de quienes lo controlaban y al estímulo de la importación como vía para captar la renta.

Hoy por hoy, es más que evidente los intentos de esa clase parasita por retomar el control político del país con el fin de volver a los esquemas que representaron en su momento la fuente de sus riquezas y su poder, allí se manifiestan muy claramente los antagonismos entre dos modelos muy bien diferenciados uno es el capitalismo en el que la explotación irracional de los recursos solo busca acumular de manera individual a costa del sacrificio de las generaciones futuras inclusive la existencia de la vida en el planeta, el otro, el que respaldamos con convicción, se manifiesta como la acción permanente en pro de la distribución equitativa de la riqueza, convertida en misiones y subsidios para la población mas vulnerable.

Aunque todavía no hemos logrado condiciones ideales para la correcta distribución de la riqueza y la inclusión social de todos, vamos caminando, a pesar de las contradicciones que para muchos genera el estado de dificultades que estamos viviendo y que entendemos como una etapa transitoria, en la que debemos aprovechar la fuerza desatada por la comprensión del momento histórico y dar al proceso social del trabajo la relevancia que tiene en el alcance de los objetivos propuestos:

"Refundar la república y construir una sociedad justa y amante de la paz"


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1372 veces.



Henry Antonio Franco

Comunicador popular. Miembro del Colectivo Radiofónico de Petare y de la emisora Al son del 23 en Caracas

 ccdresistencia9960@gmail.com

Visite el perfil de Henry Franco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: