Binóculo nº 203: Al Psuv que no oye… y a Jorge que no renuncia

La vieja Carmen decía que aquel que se ufanaba de saber, era porque no sabía nada. El Tío Miguel, que lo sabía todo –y no se ufanaba de nada-, decía que quien utilizaba su poder para pasar por encima de los demás, era, por definición, un incompetente dictador.

Este par de viejos, mi santa madre y mi tío, ahora se me asemejan a una especie de binomio Lenin- Rosa Luxemburgo, solo que al más puro estilo criollo. Filósofos de la vida, les han dicho. Más bien creo que son sabios de la conciencia. Con el lenguaje de todos los días, podían decir todo. Ahora sé que mi partido no sabe nada, y que además con ese comportamiento estalinista –yo diría que fascista- no hace otra cosa que ratificar a los sabios ancianos, que en paz descansen.

Y casi estoy convencido de que fue la única desgracia que nos legó el gran Chávez. El crear un partido de la nada, tal vez soportado en su criterio mesiánico de que si lo hacía él, iba a dar resultado. Todos sabemos que eso no solo es antidialéctico, sino también antihistórico. Y no hubiera sido mejor digo yo, dejar que siguiera el MVR aunque estuviera desfasado de la realidad, que al menos era una especie Pcus reunidos en el patio de una casa de un barrio debajo de una mata de mango, sin muchas ínfulas ni mucho militantes de derecha. Pero ese Arañero, a veces tenía vainas de las viejas cocineras cuando se negaban a que otro fuera quien aliñara las caraotas. Y él, además de aliñar las caraotas, hacia el arroz, cocinaba la carne esmechada y freía las tajadas. Parece mentira que de una comida tan buena, haya salido una vaina tan mala como el Psuv, que por no saber si es un partido de masas, un partido de cuadros, una organización guevarista o un partido maoísta, termina siendo lo que es, una vaina dirigida por militares que no tienen idea de lo que es un partido. Es decir, los crearon para que bailaran merengue, pero bailan perico ripiao y piensan que es lo mismo. Y eso es ni más ni menos culpechávez que fue el creador de ese Frankestein de la política que está a punto de terminar en lo que terminó el original, arrancándose sus propias partes.

Por qué no comenzaron por el principio que era crear una escuela de formación política, garantía sine qua non para que si había desviación, fuera sustancialmente menor. Y además, porque no condicionaron las aspiraciones a cualquier cargo de la administración pública a haber pasado por allí. Que si quiere ser el alcalde de Chachopo, hermano, si usted se clavó sus dos años en la escuela, puede candidatearse, de lo contrario, vaya a estudiar. Y debían ser estudios serios de dos años en categoría de posgrado para egresados universitario. Cuatro semestres donde vieran no solo las teorías políticas, sino historia universal, y de Venezuela, geoestrategia, geopolítica, geografía para que no anduvieran por allí diciendo que Venezuela tiene 25.000 kilómetros cuadrados como le escuche decir a un camarada. Un poco de sicología y de sociología para que no se comporten como bestias con la gente. Y al mismo tiempo, debía haber un diplomado de un año para no egresados universitarios. Ese era el primer paso que debió dar mi partido, precisamente para que supieran qué hacer en momentos de crisis como el que vivimos.

Así hubieran aprendido que un partido hace balances, reuniones permanentes, monitorea al gobierno, está pendiente de qué hacen los ministros, presiona al Presidente para que tome tal o cual medida, y quizás la parte más importante de todas: vigila de manera permanente a su militancia y está en contacto permanente con el pueblo. Porque ese contacto permanente es como estar en las licorerías de jueves a sábado, todos pasan por ahí a contar lo que pasó y lo que pasa en la comunidad.

Con solo hacer eso, pararse en una esquina y escuchar a la gente, tienen un panorama completo del país, porque a decir de Rubén Blades, "las esquinas son iguales en todos lados". Sabrían por ejemplo que Invepal no funciona sino para doblar el papel y armar los cuadernos que vienen de china, que Fundacomunal es una vaina que la gente quiere incendiar con todos adentro, que Sidor es la versión de hierro de la cárcel de Tocuyito y que si cierran esa vaina con todos adentro y no los dejan salir más nunca, nada se perdería; sabrían que Movilnet no sirve, aunque tenemos dos satélites en el espacio y vamos a poner un tercero, que en Cantv el saboteo es de antología porque el internet se cae cada segundo; de seguro sabrían que Mercal es un antro donde hasta los pranes de la cárcel tienen permiso para negociar –desde su recinto- la venta de los electrodomésticos; sabrían que los millones de bombillos que llegaron se quedaron en las Ubch, que los consejos comunales negocian la venta de la comida asignada a una comunidad, o los combos que arma el gobierno; sabrían que los militares se comportan como animales con los docentes para venderles una bolsa de comida. También sabrían que Diana obligatoriamente tiene que ser una empresa quebrada porque tiene cuatro mil trabajadores para fabricar jabón de panela, aceite y margarina, y eso es el sumun de la incompetencia. Sabrían que más nunca, nadie, ningún güelefrito pudo comprar una moto, mucho menos un carro porque un coronel con un general y dos civiles cobran dos millones de comisión; También conocerían de las relaciones entre la delincuencia, la policía y la Guardia Nacional y porqué el combate al delito siempre será un fracaso. Sabrían a quiénes les dieron taxis y cuánto y a quién le pagaron hasta 500 palos para recibirlos. Sabrían a quién le pagaron hasta 800 palos para que le dieran un apartamento de la ciudad Hugo Chávez. Sabrían cómo son los negocios de la proveeduría y por qué no a todos les entregan cauchos y baterías, las vinculaciones de los soldados con las mafias que controlan la venta de baterías en la Duncan. Si sigo, alcanza para escribir un libro porque todo está enunciado así, a vuelo de pájaro. Solo el tema agropecuario, que ni lo mencioné, daría para una enciclopedia.

Con solo estar allí, en la licorería de la esquina, sabrían todo, o tendría pie para comenzar a investigar. Allí llegan todos a contar sus tragedias. Y si no la cuentan ellos, con ser amigo del dueño, también lo sabrán todo.

Por qué ese partido, que es uno de mis mayores tormentos, no comenzó por allí. Cómo es posible que nos tenga como cuando se mete el pasticho en el horno y a los 10 minutos se acaba el gas, alguna vaina queda dura. Cómo puede ser que no estén preocupados por lo que está pasando en el país, porque si lo estuvieran, le estarían dando una batalla dura a la corrupción, principal causante de esta barbarie y de la derrota que nos propinaron.

Y además, qué hace Jorge. Por qué no ha renunciado. Pero si dejó quemar el pasticho y además, dijo que le había puesto tocineta a la bechamel y era mentira. Cómo es que salvo Aristóbulo, todos se lavaron las manos. Nadie fue capaz de autocriticarse y decir he descubierto que no sirvo para un coño. Por menos que eso Robertico Robaina fue enviado a depurarse a un pueblo de Matanzas, luego de ser un poderoso canciller. Aquí los castigos son una maravilla, como Osorio que de haber vuelto un desastre la alimentación del país, después de comerse los únicos tres meses de reserva que alguna vez tuvo el país, lo mandan como jefe de la Redi. O como el pana Arreaza que junto a Marco Torres se disputan cuál de los dos es el mejor jarrón chino. Y qué me dicen de Ameliach que lleva tres derrotas en línea y todavía es el jefe de la vaina electoral.

Y una cosa más: son partido, son gobierno o son Estado. Porque esa es la única ensalada que sabe mal. No se puede ser las tres cosas. Si el partido no es un contralor del gobierno, entonces el problema será complejo. Y si no saben cómo se hace, pregúntenle a Beto. Él sí sabe cómo se hace porque traicionó a Carlos Andrés y al caudillo Alfaro Ucero.

Este partido, mi Psuv, necesita con urgencia definir qué carajo es, porque una secuencia de derrotas deja un sabor amargo en la militancia que termina por no saber qué hacer. Y ahora es imperioso saberlo. Porque está en riesgo todo: el futuro del país y de un proyecto maravilloso que nos dejó Hugo para combatir al imperio. A menos que la intención de algunos sea negociar con el imperio. Si es así, que el señor nos agarre confesados.

Caminito de hormigas…

Ya hay un lobbie moviéndose a nombre de Scarano para la escogencia del candidato a gobernador por Carabobo. Aunque también aspiran Armando Amengual y Santiago Rodríguez. Algunos aseguran que el candidato debería ser Alejandro Feo La Cruz… Por cierto, los analistas coinciden en que Carabobo será uno de los estados que perderá el chavismo… Increíble: el Burro Martínez y el Gato Briceño son los candidatos seguros para ganar en Monagas. ¿De quién es culpa eso?... Pregunta: ¿qué alcalde de Carabobo le asignó todo el presupuesto del municipio a una sola empresa?... Si la Contraloría investigara se impresionaría de lo que ocurre en leche Los Andes…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2406 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a221733.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO