Después de Eleazar Hernández, ¿Melany Campos? ¿Y quienes más?

Eleazar Hernández ya no vive, porque fue vilmente asesinado dentro del recinto universitario de la Universidad del Zulia (LUZ), porque era chavista. Cada hijo nuestro, nos tiene que doler cuando pierde la vida, porque lo natural es que se realicen y alcancen la plenitud del vivir bien y vivir viviendo, sin que nada ni nadie lo impida. El dolor por un hijo muerto, por todo lo que le es negado para siempre, nos desgarra el alma y a sus madres y padres nos cuesta reponernos y hubiésemos preferido haber muerto en su lugar. Lo afirmo, después de un año de muerto mi hijo Alejandro Pino, más allá de la rabia, impotencia y la negligencia de los fiscales que llevan su caso, sobre todo, por la irreversibilidad de la muerte.

Resulta que en el pasado de la llamada IV República, a los revolucionarios nos asesinaban los organismos de seguridad del Estado, nos apaleaban, nos perseguían, encarcelaban y nos desaparecían de la fa de la tierra, impunemente. Hoy, somos revolución y somos gobierno, pero las practicas criminales siguen reeditándose y son más sofisticadas, con los mismos autores, aunque ellos estén en la oposición y no sean gobierno, simple y llanamente, porque no están dispuestos a que las universidades se llenen de revolución y dejen de ser los grandes cuarteles y fábricas de fascistas que durante los dieciséis años de revolución bolivariana, socialista y chavista, han seguido reproduciendo la ideología burguesa, mejor sea dicho, la ideología al servicio del Estado burgués que ellos aspiran restaurar al costo que sea, asesinando a quien sea.

En esta larga lista de jóvenes asesinados, cuentan las víctimas de las guarimbas aupadas por autoridades universitarias, que en su insolencia retan al gobierno que preside Nicolás Maduro y retan al poder judicial, porque hacen gala de una falsa concepción de autonomía universitaria a la que han prostituido con violencia y muerte, con absoluta y total impunidad. Desde estas universidades, que son teledirigidas por el señor del megáfono de la U.S. Embassy, se ha financiado, entrenado y equipado contingentes de paramilitares y asesinos a sueldo, quienes han cometido actos aberrantes para perturbar la paz social y, sobre todo, para convertir a las universidades en espacios de violencia y caos que justifiquen la intervención por la que está orando el general genocida estadounidense, Kelly, en cumplimiento de la Executive Order decretada por Barack Husseín Obama.

Hoy, en Venezuela y el mundo, una vez más nos encontramos frente a actos criminales, que con toda frescura anuncian los asesinos, como podemos ver en este link que muestra a los responsables de la muerte del joven estudiante de derecho y militante de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), Bachiller Eleazar Hernández: https://www.youtube.com/embed/0BosRkb0cqY

Y después de tanto temor que sienten los sectores fascistas ante el avance de una juventud de oro que ha asumido las riendas de la historia y son protagonistas del presente, asistimos estupefactos a actos tan abyectos en donde los violentos concitan, anuncian y promueven la muerte de nuestros jóvenes que vienen luchando en defensa de sus derechos. Podemos entonces ver cómo irresponsables en otros espacios universitarios de la geografía nacional anuncian el rechazo y la violencia contra jóvenes como la Bachiller Melany Campos, quien es objeto de graves amenazas, como podemos leer en este link:
https://twitter.com/AlembertSegovia/status/660141376890343424?s=08

Estas graves aseveraciones ameritan la atención de la Fiscal General de la República, Da. Luisa Ortega Díaz, el Defensor del Pueblo, Dr. Tarek William Saab y del Ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, General, además de la intervención del SEBIN, en amparo de los derechos fundamentales, no sólo de esta joven bachiller, sino también, del resto de bachilleres que demandaron ante la Corte Segunda de Apelaciones de la Región Capital, en la que el pasado 22/10/2015, sentenciaron a favor de sus derechos individuales y colectivos a inscribirse en la UNESB, también conocida como USB, pues como se puede leer, los señores Felipe Eduardo y Norberto Labrador tienen mucho qué explicar y rendir cuentas de sus palabras y amenazas, como éstas:
- "Quién me consigue a la Melany Campos esa para entrarle a coñazos? MARDITA, NO VAS AL ENTRAR AL LA SIMON, NOOOOOO"
- "Este Gobierno el único lenguaje que entiende es la violencia".

Con semejante calibre de amenazas y acciones fascistas, las autoridades universitarias también deben rendir cuentas y deponer inmediatamente su actitud de promover las guarimbas en las universidades, con el falso pretexto de "paro", "no reinicio de clases" y "falta de presupuesto", porque hasta la piedras saben que dichas autoridades universitarias están comprometidas en el golpe de Estado que pretenden contra el Presidente Nicolás Maduro.

Imagino que este escrito me expone también al riesgo de que me asesine cualquier aventurero fascista de los que desdicen de lo que ha de ser la universidad que hoy jóvenes valientes como Eleazar Hernández se proponen alcanzar de manera "irreversible", como lo dijo el mártir Robert Serra. En donde nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que el avance de la revolución bolivariana, socialista y chavista se haga irreversible. La universidad se pinta de revolución, pase lo que pase. Nos preguntamos con profundo dolor, ¿Quiénes más tienen que morir a manos del fascismo para transformar la universidad? De lo que estoy seguro es de que la Federación Nacional de Estudiantes Universitarios es un hecho irreversible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1460 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a216462.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO