La guillotina de las tasas de interés

Durante la primera crisis neoliberal del siglo XXI, los latinoamericanos nos indignamos al ver (por los pocos medios de comunicación que informaron) como en países como España o los EEUU miles de familias eran desalojadas de sus hogares. En el caso español, este desatino social vino acompañado de tragedias personales como el suicidio o la inmolación espontanea antes de someterse a un desalojo voluntario. Pero, ¿cómo en regímenes liberales que se autodenominan adalides de la libertad, la democracia y la justicia se pudo llegar a tal grado de deshumanización? Y lo segundo, ¿Qué tipo de "moralidad económica globalizada" falsa se impone? Sin llegar a ser un paranoico de los complots mundiales, la respuesta que obtuve, por sencilla, no deja de ser fantástica para el sentido común. Pero a razón de los hechos y pruebas halladas, nos encontramos ante un fraude mundial de enorme envergadura.

En los albores del siglo XXI, tanto la Reserva Federal, Wall Street y las grandes aseguradoras tenían un enorme exceso de liquidez en moneda norteamericana, gracia a la especulación financiera mundial. Los tres actores anteriormente mencionados manipularon a su libre albedrio las tasas de interés durante los primeros lustros del siglo. Esto significo que estratos sociales frágiles obtuvieron créditos hipotecarios a bajas tasas de interés para poder adquirir viviendas. La manipulación de la tasa se extendió hasta crearse lo que se denomina como burbuja hipotecaria. Los "créditos balón" se conocieron por estos lados se hacían impagables, pues el inmueble perdía valor sobre el monto del préstamo y no se podía vender por la deuda acumulada.

Al tener gran parte de ese exceso de liquidez colocado en el mercado inmobiliario, estos "3 tenores" volvieron a manipular las tasas, pero esta vez en alza. Esto significo que millones de personas no pudieran pagar sus créditos y que se les colocara la etiqueta de "moroso", devaluándose las viviendas por debajo del valor del crédito. Los desalojos comenzaron por miles, pero con todo, los bancos y aseguradoras no pudieron recuperar su inversión y comenzaron a declararse en quiebra y fueron comprados a un ínfimo precio de su valor real. Pero lo que más llama la atención es que los mayores propulsores e impulsores del "libre mercado" pidieron a gritos la: ¡intervención del Estado! , para poder salir del inmenso atolladero al cual nos indujeron, una suerte de "socialismo de Estado", que los salvara. Contra todo pronóstico en mayo de este año, el Departamento de Justicia de los EEUU ha obligado a los bancos Barclays, JP Morgan, Citigroup y Royal Bank of Scotland declararse culpables por violaciones de la ley antimonopolio en el mercado de divisas y deberán pagar una suma aproximada a los 9000 millones de dólares. Estas manipulaciones se llevaron a cabo entre diciembre del 2007 y enero del 2013.

¿Cómo sucedió todo esto? Primero tenemos que identificar el primer falso supuesto (o "falso positivo" si utilizamos la jerga paramilitar-uribista) "el dólar es una moneda fuerte", esto solo tiene sustento en el poder de facto militar y no en una realidad económica. Es lo que se denomina coloniaje monetario y financiero apoyado en la especulación bursátil. A diferencia de cualquier nación del mundo los EEUU, mediante la Ley de Reserva Federal de 1913 (7 años justos antes del crack de la bolsa de 1920) "privatiza" su sistema monetario. La Reserva Federal (ente privado) acumulo en el famoso Fort Knox, las cantidades de oro en la cual se apoyaba el denominado "patrón oro" modelo en el cual se calculó el valor del dólar (en el momento histórico que surgía como moneda mundial), pero cuya impresión la hacía el Tesoro de los EEUU (ente público). No obstante de abandonar el "patrón oro" hace décadas, el Tesoro norteamericano continúa imprimiendo dólares a diestra y siniestra. Ha esto se le denomina "dinero inorgánico" o simplemente falso, sin valor.

Venezuela hoy es víctima de la manipulación la extorsión y descalificación por parte de las grandes calificadoras de riesgo que sirven al gran capital. Esta valoración carece de argumentos y una evaluación real desde el punto de vista de la econometría. La paradoja más amarga es que hoy nos colocan es a pagar los intereses de deuda más caro que en cualquier otra nación del planeta. Un ejemplo de esta asincronia es que EE.UU. el país que debe 3 1/2 veces su PIB, los intereses de deuda no alcanzan el 1% anual mientras que nuestro país se ve castigado hasta un 12, 5 por la colocación de deuda pública para el financiamiento de la inversión interna proyectos para el mejoramiento de la calidad de vida de los venezolanos. La conclusión base: el sistema capitalista o neoliberal se basa en el engaño, el fraude, la estafa, el miedo y la mentira, mediáticamente sostenida (según la lógica del nazi Joseph Paul Goebbels) categorías para nada económicas.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1291 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor