Pasado, presente y futuro

¿Quieren regresarnos a la IV?

Como una caverna fría, oscura, sangrienta y pauperizadora es recordada por el pueblo la llamada "IV República", una era de cuarenta años protagonizada por los corruptos adecos-copeyanos quienes nos sometieron a la más burda miseria hasta ahora conocida por nosotros.

Pero como en los procesos sociales no hay términos absolutos, una madrugada de febrero del 92 irrumpió contra ese sistema opresor y en nombre del pueblo oprimido, un teniente coronel llamado Hugo Chávez, quien años más tarde nos sacó de esa desolada cueva para no regresar jamás.

Pero hoy físicamente ese redentor de los pobres no está, y en provecho de esa circunstancia hay quienes intentan reeditar esa era de pauperización, la cual se siente cada día más cerca de nosotros los desposeídos.

La actual situación del país (no ajena a la crisis del capitalismo mundial) tiene características similares a las de aquella época cuartorrepublicana, y se encuentra fuertemente signada -entre otras cosas- por unos índices de inflación incontrolables, los cuales le niegan de nuevo al pueblo la capacidad de poder acceder a los bienes y servicios necesarios para su subsistencia, causando consigo un descontento social (no con el proyecto bolivariano, sino con algunos de los sujetos que actualmente lo "conducen") capaz de llegar a su punto más álgido si no se toman los correctivos con políticas concretas y no meramente simbólicas como hasta ahora se han venido haciendo; que combinados con la ineficiencia, ineptitud y corrupción gubernamental lo vuelve impredecible.

Ante esto uno se pregunta, ¿es que acaso quieren regresarnos a la IV República?

Pues, parece que sí, tanto aquellos que todavía ostentan el poder económico (la burguesía golpista parasitaria) como algunos de aquellos que ostentan, gracias a la Revolución y al pueblo, el poder político.

Siento que en parte nuestra Revolución Bolivariana y socialista ha sido desdibujada por la institucionalidad burguesa. Desde cualquier rincón nos azota el monstruo del capitalismo. Sin embargo, todo esto ha dejado una vez más en evidencia que el capitalismo en sí mismo es miseria, pobreza, muerte y destrucción; es sinónimo de puntofijismo.

"¡Al pasado no regresaremos jamás!", nos dijo siempre nuestro líder Hugo Chávez. Por tanto, o avanzamos hacia la construcción y fortalecimiento de las Comunas productivas, o el pueblo por sí mismo deberá hacer su propia revolución (como históricamente ha sido), pero la burguesía adeco-copeyana con sus actuales matices "más nunca volverá".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1415 veces.



Héctor Abache

Escritor. Trabajador socio-comunitario.

 hectorabache@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Abache para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: