Pasado, presente y futuro

Los liquidadores

Un 20 de octubre de 2012, hace ya casi tres años, nuestro visionario comandante Chávez hizo un llamado a la reflexión a su gabinete ministerial para ese momento, sobre la importancia histórica que tiene para la Revolución Bolivariana la consolidación de las Comunas, del Poder Popular hecho gobierno.

Nuestro Chávez consideraba a las Comunas como "…el alma de este proyecto", es decir, como la fibra que debe mover nuestro proceso revolucionario. Es la Comuna la bandera de nuestro modelo de hacer revolución. Pero parece que algunos personajes supuestamente revolucionarios y chavistas eso aún no lo han comprendido.

Hay quienes valiéndose de la envestidura y las facultades ("legales") que le confieren un cargo, boicotean la lógica de la construcción comunal que debería darse con y para el pueblo; y contrariamente prefieren seguir (a cambio de una buena comisión) con su dinámica de compra de bienes y servicios a una empresa capitalista, absolutamente burguesa (la cual invierte parte de ese mismo dinero para seguir con su plan de derrocar al Gobierno), antes de volcar todo su esfuerzo hacía la construcción de un modelo productivo comunal verdaderamente liberador, cuyo sujeto protagónico sea el comunero que está resuelto a ser política, económica, y socialmente independiente, y que corre sin descansar tras el sueño de ver a nuestra patria convertida en un país potencia.

Esos "servidores públicos" que se mueven bajo esta lógica, en donde no está de más resaltar que ahí entran ministros, viceministros, directores, coordinadores, analistas, etc., se han convertido en los "liquidadores de este proyecto", cosa que el comandante temía y que tanto advertía para que eso no sucediera.

Claramente puede notarse que aún está vigente dentro de las instituciones del Estado el imperio de la politiquería burguesa, cuya manifestación se traduce en burocracia, ineficiencia, corrupción, saboteo, etc., teniendo como resultado desaciertos fatales en las políticas públicas que diseña el Gobierno, en perjuicio de las solución de los problemas de nuestro humilde pueblo.

Sabemos que no será fácil combatir y vencer a ese monstruo sociocultural, pero hay que dar la batalla aunque sea comunicacionalmente.

Ahora, los que sí entendemos que nuestro socialismo bolivariano del siglo XXI debe estribarse en la cultura comunal, no desmayaremos en nuestro camino hacia la construcción de la Comuna, con o sin el apoyo de las instituciones del Estado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1217 veces.



Héctor Abache

Escritor. Trabajador socio-comunitario.

 hectorabache@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Abache para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: