Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero…

Viendo todos los "acontecimientos en pleno desarrollo" entre Venezuela y Colombia, he decidido tomar en cuenta y con excelso respeto la última proclama de Simón Bolívar, Nuestro Libertador, el Libertador de cinco naciones, incluida Colombia, escrita en la hacienda de San Pedro, en Santa Marta, Colombia el 10 de diciembre de 1830 la cual inicia diciendo "Colombianos: Habéis presenciado mis últimos esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía… Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos… Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro". La misma la he asociado a todos los eventos o sucesos que hay en los actuales momentos con el pueblo colombiano porque se ha convertido en un verdadero problema humanitario para Venezuela hablando geopolíticamente y que llevó al obrero mayor de Miraflores Nicolás Maduro a pedir ayuda a las organizaciones internacionales con competencia en la materia, ya que los colombianos desplazados de nuestro hermano país, el país del presidente Juan Manuel Santos, para este lado, ha llegado a 121 mil personas en los últimos 7 meses como dato oficial por el Saime, cifras alarmantes comparables solo con las de Siria y África.

Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero su homólogo venezolano Nicolás Maduro, ha sido muy cauto en su intervención como primer Magistrado que es de esta Gran Nación hermana suya, ha dicho toda la información en forma discreta, responsable y preocupadamente como sabe hacerlo por la vía diplomática, ya que este obrero anduvo por algo también, en la cartera de la Cancillería de Venezuela como máximo representante y se ha preparado en muchas posiciones aunque muchos lo crean ¿o es que no dijo que habían 121 mil colombianos sin papeles legales pero no desplazados ilegales?

Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero en mayo de 2014 el Consejo Noruego para los Refugiados (CNR) y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) presentaron un informe en Ginebra de 5,7 millones de desplazados en Colombia –datos oficiales registrados para el 2013, faltan los no oficiales-, colocando a su nación para entonces, como el segundo país del mundo con más desplazados internos, datos nada alentadores para Colombia, con una preocupación reflejada de la ONU.

Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero debo recordarle ante los venezolano y colombianos, algo que usted sabe mejor que nosotros: La delegación de las FARC-EP en su proceso de negociación que se lleva en estos momentos desde la Cuba de Fidel Castro, ha pedido al gobierno de Colombia "medidas eficaces" que garanticen los derechos de los desplazados internos y exiliados por el conflicto armado que tiene nuestra hermana Colombia desde hace algo más de 50 años y que dicho conflicto tiene en su haber más de 200 mil muertos hasta la fecha en la lucha interna de su país y un desplazamiento del 15% de la población, léase bien, 15% de sus habitantes –registrado oficialmente para el 2014-, convirtiendo a Colombia en el país "a nivel mundial con la mayor cantidad de desplazados internos" de acuerdo al informe del estatal Centro Nacional de Memoria Histórica.

Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero su psicología inversa le hace mucho daño a las relaciones diplomáticas de nuestras naciones hermanas, hijas de un mismo Padre llamado Simón Bolívar y usted lo sabe "muy bien" porque al no reconocer las cifras oficiales que acaba de dar el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro de los últimos desplazados sin documentos como bien lo dijera ante el mundo, niega más aún que tengamos 5,6 millones de hermanos colombianos en Venezuela.

Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero el pueblo venezolano, representado legitima y democráticamente por Nicolás Maduro, desea de sus buenos oficios, una intermediación más a la altura de esta coyuntura que afecta inexorablemente nuestras dos naciones, producto de la injusticia por los crímenes que se han cometido en estas cinco últimas décadas en Colombia durante el conflicto armado entre la guerrilla, los paramilitares y las Fuerzas Armadas de Colombia.

Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero recuerde que hay una historia pasada que nos une con el mismo Padre, pero que también se puede construir una Gran y Hermosa historia futura entre dos HERMANOS, que viven en naciones diferentes.

Presidente Juan Manuel Santos, perdóneme pero los venezolan@s y colombian@s que estamos aquí, al lado de la de la Última Proclama, pedimos a La Divina Providencia de Bolívar, que "sus esfuerzos, los suyos" sean para la libertad de Colombia y se consolide la Unión con Venezuela en "Paz y Legalidad", porque esta solución también está en sus MANOS.

Nuestro legado… también es sagrado

ivanmendez2006@cantv.net


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1328 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a212786.htmlCd0NV CAC = Y co = US