Hablando de guerras y de crisis, Libia es el espejo de Venezuela

Quiero comentarle a todos los venezolan@s, una referencia que debe servir de modelo, pero sobre todo, de recordatorio, de prohibido olvidar. Es un hecho ocurrido en el 2011 y que me ha mantenido ocupado con ciertos análisis comparativos de lo sucedido en ese país de África, Libia, ya que muchas acciones similares han puesto en jaque, pero no en mate gracias a Dios, al Proceso Revolucionario y por ende a Nuestro Gran País en diversos momentos y no podemos apartarlo o descuidarlo bajo ningún aspecto esa lamentable historia de Libia, para no permitir que se repita en esta maravillosa Venezuela.

Muammar Khadafy gobernó durante algo más de cuatro décadas a Libia, quien utilizó los dividendos de la renta petrolera de esa nación para el desarrollo de su pueblo, de sus ciudadanos con la inversión social, la gratuidad de toda la educación, del sistema de salud -médicos, hospitales, clínicas, medicamentos-, afuera y adentro de la nación, la alfabetización subió a un 83%, se subvencionaron los alimentos básicos, electricidad en todo el país aun siendo un desierto, desde el año 1983 se empezó a construir el proyecto de ingeniería más ambicioso de la historia de la humanidad, un acueducto llamado por los retractiles del capitalismo "El Gran Rio Artificial del Loco" que va desde el acuífero de Nubia –reserva de agua subterránea de la más grande del planeta- en el sur del país, atravesando el desierto del Sahara para la irrigación y fomentar la agricultura, la auto-suficiencia de los alimentos, hasta llegar en el norte de la capital Tripoli en el año 1996, de hecho y por derecho bien ganado, este impresionante proyecto aparece en el libro Güines como "Una Maravilla del Mundo Moderno". Khadafy también dotó de vivienda gratuita a todos los libios y logrando con su política llevar a Libia alcanzar el nivel de vida más alto según el Índice de Desarrollo Humano de la ONU no solo de África, sino, por encima de Rusia, Brasil y Arabia Saudita, aunque muchos no lo sepan.

Khadafy tuvo la habilidad de mantener calmadas y aliadas a las siete tribus de la nación desde su llegada y que hoy nuevamente están en guerras intestinas después de la invasión, ¿negocio redondo de la guerra?, Khadafy le dio participación total a las mujeres en la educación y el trabajo que antes por la religión no se podía, pero sobre todo, nacionalizó el petróleo. Otro dato llamativo y poderosamente digno de analizar es que para el momento de la invasión a esta nación, Libia tenía en reservas internacionales alrededor de 300 mil millones de dólares, billetes verdes que el dúo dinámico –EE.UU./U.E- se quedó con ellos después de asesinarlo alegando que era dinero robado por este "loco". Otro dato curioso con el agua que llega a Trípoli desde el acuífero de Nubia en el sur, empezaron un acueducto desde Trípoli a Europa ¿será por el problema de agua que tiene Europa?. Si el problema era Muammar Khadafy y no podían perdonarlo ¿porque destruyeron a la nación entera? los imperios trabajan muy bien la variable del tiempo, ellos esperan lo que sea necesario, pero eso sí, todo tiene su momento en la historia bélica de EE.UU..

Con este espejo de Libia, viendo tantas coincidencias con Venezuela y analizando la crisis que tenemos, le digo a l@s venezolan@s que debemos estar comprometidos a conocer la historia, estudiarla y tomar conciencia de lo acontecido en esta nación africana, en este hoy devastado país, prepararnos para evitar cometer los errores de esos eventos creyendo que otros demonios vendrán a resolvernos la crisis que tenemos, estudiémoslos -el gobierno, los partidos, los ciudadanos de esta Gran Nación, es oportuno el momento- porque la supervivencia del imperio, está a la vuelta de la esquina mirando al asecho cada instante que transcurre en mi codiciada Venezuela que está a cuatro horas de tanqueros petroleros del norte, miremos ese horizonte, no nos descuidemos por nuestras diferencias ideológicas, religiosas, culturales que las hay, no hagamos tribus en ningún sector que nos dividan, trascendamos nuestros egos ¡sería muy lamentable para todos sino lo hacemos! y no habría tiempo para nadie después de una invasión, porque el imperio con sus bombas y proyectiles no conocen diferencias de ningún tipo.

Sigamos pidiendo a Dios todopoderoso, nos permita continuar con la única razón que hemos tenido desde 1998, para que no se repita esa historia desgarradora de Libia en Venezuela, porque históricamente los imperios jamás perdonan, para ellos todo es posible, a Muammar Khadafy le hicieron de todo y a su pueblo, a la nación de todos los colores y credos, también, veámonos en ese espejo, porque el rostro de Libia, se parece a Venezuela.

Nuestro legado… también es sagrado

Ivanmendez2006@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1368 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a212481.htmlCd0NV CAC = Y co = US