Terrible amenaza

En los primeros hallazgos de los recientes operativos emprendidos por el gobierno para enfrentar la delincuencia, se insinúa un modelo "superior" de organización criminal basado en el dominio del territorio y en la cartelización de distintas ramas del delito, desplazando al Estado en su rol de garante de la seguridad, de regulador de la convivencia social. Cobra "vacunas" aunque también ofrece préstamos, "ayudas" y acceso a la economía ilícita como medio de vida. Dispone de un arsenal y logística para hacerle la guerra a las fuerzas del orden y mantener control sobre el territorio utilizando como escudo a la comunidad donde actúa. En la medida en que crece su poder, conquista nuevos espacios y se articula con otras organizaciones homólogas dentro y fuera del país. Su fuente económica proviene del secuestro, la extorción, el microtráfico de drogas, el robo de vehículos, el tráfico de armas, el contrabando, el lavado de dinero, el sicariato y su base social es la economía informal. Penetra el aparato estatal mediante el soborno y la extorción de funcionarios públicos. Según Antonio Mazziltelli (ONU): "...Hay que distinguir entre los cárteles de la droga y las organizaciones criminales territoriales. Estos últimos son especialistas en el control del territorio a través de la violencia. Toda actividad económica representa una fuente potencial de ingreso para ellos".

La fundación colombiana "Paz y Reconciliación" advirtió que el bloque narcoparamilitar "Los Urabeños" del norte de Colombia creó la "Oficina del Caribe", obligando a 19 bandas criminales que operan en la frontera a constituir con ellos una federación. Su objetivo es optimizar el manejo de los enormes volúmenes de contrabando que procede de Venezuela, financiados con narcodólares lavados en las casas de cambio fronterizas.

Este reacomodo de las BACRIM colombianas tiene su correlato en el modelo paramilitar importado que quieren implantar en el país. Estamos frente a una terrible amenaza a la soberanía del Estado y a la paz de la Nación. Igual que en el tema del Esequibo, el gobierno debe convocar a la unidad nacional y propiciar un encuentro de todos los sectores del país para conjurar la maldición criminal en el marco de la Constitución.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1586 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a211732.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO