El Gobierno ante “bachaqueras” que rompieron el rostro a una subgerente

  Cosas de la vida o, mejor dicho, de este proceso  rojo rojito que los chavistas llevamos en la sangre y que no se terminan de entender. El presidente obrero, Nicolás Maduro, no pronuncia discurso alguno sin pedirle al pueblo que lo apoye, pero entonces cuando hay una persona, en este caso, una dama dispuesta exponer su vida por hacer su trabajo como lo ameritan las actuales circunstancias dominadas por un insoportable “bachaqueo”, pareciera que la abandonan, que la dejan sola con sus heridas en el cuerpo y seguramente en el alma, vulnerada en su dignidad, en su honor, en su condición  de mujer honesta y trabajadora que simplemente cumplía con su deber.

    No puedo plantearlo de otra manera, luego de ver la forma tan ínfima, escueta, que se trató un caso que amerita no solo más despliegue comunicacional, sino de la intervención de altos funcionarios del Gobierno, que deben pronunciarse al respecto, hacerse sentir, establecer responsabilidades, velar por el castigo que demandan las leyes, aunque de pronto lo han hecho, pero si no lo informan, si no lo publican como se debe, muy pocos o nadie se entera, en todo caso, la gente está harta de esos “bachaqueros” y quiere ver o, por lo menos, escuchar de acciones ejemplarizantes en contra de esos bandidos.

Porque resulta inconcebible que en Maracaibo, varias “bachaqueras” le rompieran el rostro a una muchacha que fungía de subgerente en D’Candidado de Delicias Norte, al negarse a participar en sus fechorías y, al parecer, no ha ocurrido nada. Dice la breve nota, que las contrabandistas querían sacar más productos de lo establecido y como la empleada se los impidió, arremetieron  en su contra. De acuerdo a la información, las agresores fueron detenidas, sin embargo, no hay más detalles de este caso que revela los intolerables límites del “bachaqueo” en el país.

Lo he dicho y lo seguiré diciendo, el “bachaqueo” es un fenómeno que tiene su origen en la guerra económica que planteó la oposición, para intentar derrocar al presidente Maduro, pero necesitamos un Gobierno que los enfrente con mayor rigor y, además se sepa, lo diga, lo comunique, porque aquí pasan las cosas y después no se sabe más de ellas.

La agresión a esta subgerente ha debido de tener por parte del Gobierno, una respuesta tan enérgica como la que dio el general en jefe Vladimir Padrino López, acerca del avión con cocaína que cargó droga en el estado Apure y luego fue impactado por las FANB, cayendo más adelante en aguas del Mar Caribe, frente a las costas de Colombia. A esa aeronave le clavaron tres cartuchos de alto explosivo, dijo, mediante una explicación pormenorizada de cómo en la Patria de Bolívar se ha combatido el narcotráfico. Y no creo que quedaran dudas.

Así ha debido ocurrir con la subgerente y muchos otros casos de “bachaqueo”, especulación y acaparamiento, que se descubren y extrañamente sucumben al silencio y al olvido en este país.

albemor60@hotmail.com

@AlberMoran



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7169 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a208048.htmlCd0NV CAC = Y co = US