Errores de origen, con graves consecuencias

Muchos se equivocaron respecto del Presidente Nicolás Maduro. Hoy, no son pocos los que replican el mismo error, tanto desde el oposicionismo (que no son los opositores serios), como dentro de las filas del chavismo, con quintacolumnas, caballos de Troya, iluminados que saben muchísimo de socialismo, revolución y son más chavistas que el mismo Comandante Hugo Chávez. Todos ellos subestimaron al chofer de autobús, pues como no era formado o estupidizado en esas universidades al servicio del Estado burgués, ni venía de West Point o Escuela de las Américas, para ellos no era más que un advenedizo incapaz de resistir todos los boicots que tenían preparado, contra el Comandante Chávez, ahora con métodos, técnicas y recursos más sofisticados.

También se han equivocado, de cabo a rabo, con respecto al Presidente de la Asamblea Nacional, Diputado Diosdado Cabello. Lo suponían más endeble, débil moralmente y susceptible de cultivarle el ego, en caso de que los ataques directos y por mampuestos no resultaran. Tanto para el oposicionismo golpista criollo, como para los intereses imperiales, urge la salida del Capitán Diosdado Cabello. Y esa tarea, sin querer queriendo, la compraron algunos que se precian de ser más chavistas que Chávez y alegan ser los verdaderos y genuinos herederos del legado del Comandante, razón por la cual, incluso, pagan por la campaña de guerra sucia, son colaboracionistas del oposicionismo y alimentan la guerra sucia en todas sus formas, sobre todo, en la técnica del rumor y satanización. Quebrar a Diosdado Cabello, significa desestabilizar la Asamblea Nacional y descalabrar al Partido de Hugo Chávez, el PSUV, para dejar sin estructura político ideológica a esta revolución, lo que debilitaría al gobierno que preside el obrero Nicolás Maduro y, de esta manera, cercarlo, hasta liquidarlo, política y físicamente.

El caso es que desde los laboratorios de guerra sucia, esa dupla que flanqueaba al Comandante Chávez en su última alocución al país, del pasado ocho de diciembre del año dos mil doce (08/12/2012), Maduro-Cabello, había que quebrarla, a como diera lugar, echándolos a pelear entre ellos, haciendo suponer un odio y enfrentamiento artificial entre ellos, difamándolos a cada uno al detal, ridiculizándolos y estigmatizándolos mediáticamente. En esa táctica manualesca, andan y no paran.

Resultó que hasta el día de hoy, los intentos por quebrar al presidente Nicolás Maduro y al Diputado Diosdado Cabello, han fracasado estrepitosamente, porque los sectores plutocráticos y sus vasallos han cometido un conjunto de graves errores de origen: los subestimaron; los supusieron inconsistentes ideológica e intelectualmente; los tasaron con los mismos criterios con que las derecha actúa, es decir, erróneamente, como ellos, la derecha fascistoide venezolana, es traidora, corrupta y susceptible de traición al menor estornudo, ellos creyeron que igual podían esperar, luego de sus guerras sucias, que tanto el Presidente Nicolás Maduro, como el Diputado Diosdado Cabello actuaran como se comporta la derecha protoimperialista.

Por estas razones, los sectores golpistas, la plutocracia criolla, Fedecámaras- Venamcham, se equivocaron, porque al despreciar y carajear al gobierno nacional, específicamente, al presidente maduro, jamás imaginaron que la guachafita de desangre de dólares se la iban a parar, a cuenta de que ellos, creyendo que tenían la sartén por el mango, podrían chantajear indefinidamente, para seguir desangrando al país, reclamar dólares y quebrar al Estado. Ellos creyeron que Nicolás Maduro no era capaz de atacar la corrupción y lo suponían incapaz de meter presos a los pseudorrevolucionarios, funcionarios que han robado y los que siguen robando desde el gobierno, en sociedad con banqueros, políticos oposicionistas y pseudoempresarios, asiduos comensales de El Arepazo mayamero.

Por las mismas razones, el desprecio que siente la derecha criolla oposicionista y sus plutócratas, hacia el Diputado Diosdado Cabello, no ha tenido sino fracasos, en campañas de guerra sucia a la que se han dedicado en medios internacionales y nacionales, de manera fallida, lo que se ha revertido en contra de dichos medios, los que además, no suponían que fuesen susceptibles de ser demandados y de pagar por sus delitos contra el honor y contra la verdad. Estos medios, sobre todo, los nacionales, han estado acostumbrados a la guerra sucia, el palangrismo, la difamación y la mentira como arma de destrucción masiva de la verdad. A pesar de todo intento, la verdad se ha impuesto.

La verdad es, como invocaba ese doloroso diciembre, el Comandante Hugo Chávez: “Afortunadamente, esta Revolución no depende de un solo hombre. Hemos pasado etapas y hoy tenemos un liderazgo colectivo que se ha desplegado por todas partes”. A eso se refería el Comandante, al Pueblo hecho revolución, que hoy, más que nunca está “rodilla en tierra”. Así es que, los sectores fascistas que quieren liquidar, tanto al gobierno, como a esta revolución, a nuestros líderes y al Pueblo patriota, se van a encontrar con un Pueblo decidido a hacer de esta revolución un hecho irreversible. Que nadie se equivoque.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1105 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a206776.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO