Solo los pueblos hacen la historia

Pasos para entender los retos y desafíos de los cincos objetivos históricos del Plan de la Patria/Matria

Rescatemos la oralidad para animar, reflexionar, enseñar y construir

Solo los pueblos hacen la historia, otros que usurpan esa tarea lo que hacen es intentar torcer el brazo a los pueblos y naciones del mundo o aniquilarlos si no son sumisos frente a su pretensiones de dominio, control, manipulación e invasión cultural.

Solo los pueblos pueden liberar a otros pueblos, jamás las élites locales que en alianza y en sociedad con las trasnacionales de otras elites globales intentan imponer una tiranía y dictadura a través de leyes y decretos dictados desde Washington/OTAN para convertir a nuestra Madre Tierra con sus hijas e hijos en un mercado de esclavos y servidumbres y se han quienes vendan sus "espejitos" y extraigan sus riquezas bioenergéticas para el usufructo de unos pocos que se quieren entronizar como propietarios y señores del mundo. Un nuevo resurgir de la monarquía del Medievo europeo, solo que está vez quieren "reinar" a nivel global y ser dueños de tierras y siervos que ignorantes, idiotizados e imbéciles les de su reconocimiento y autoridad.

Solo los pueblos y sus hijos e hijas, que sienten amor, respeto y valor por sus raíces y actúa en función de esto pueden entender que estamos en el aquí y ahora histórico al que tenemos que dar cuenta de lo que fuimos, somos y seremos como pueblos del Sur.

No se trata de luchar apropiándonos de las ideologías del norte, y menos de asumir y aplicar sus argumentos e imitar sus acciones. Basta con conocerlas para saber que es veneno que no tiene antídoto. Pero es importante que en nuestro luchar tomemos en cuenta sus argumentos y sus tecnologías para usarlas a nuestro favor y en contra de sus pretensiones, cuando así lo necesitemos.

Ahora bien explicado esto quiero compartir algunas reflexiones, que vengo haciendo respecto a los cinco objetivos históricos del Plan de la Patria que considero no debe ser solo para nuestro país Venezuela sino para todos los pueblos del mundo. Recomiendo su lectura completa que explican cada uno y sus posibles acciones. En la necesidad de categorizar cada uno desde lo simbólico, los cinco objetivos los he reconstruido del siguiente modo:

I. INDEPENDENCIA, COOPERACIÓN Y SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS

II. BUEN VIVIR Y ECOHUMANISMO

III. ECOSOCIALISMO INNOVADOR Y PRODUCTIVO

IV. PAZ Y ARMONÍA DE LOS PUEBLOS Y NACIONES

V. MADRE TIERRA Y HUMANIDAD EN RESPETO Y CUIDADO

La idea es que cada pueblo, cada ciudadano y ciudadana haga suyo los objetivos históricos como metas a corto, mediano y largo plazo. Los reflexionemos desde nuestras realidades y culturas originarias.

Para analizar estos cinco objetivos propongo los siguientes enunciados y preguntas:

a) RECONOCER EL SISTEMA MUNDO CAPITALISTA. Saber historia pasada y presente es fundamental para entendernos y superarnos como pueblos. ¿Qué podemos hacer los pueblos y naciones del mundo para subvertir este orden que no favorece a la humanidad?

b) RECONOCERNOS EN LA OTREDAD. Somos en la interrelación e interacción con los demás. Mediados por la comunicación nos hacemos y construimos nuestro mundo de vida y nuestras organizaciones e instituciones. ¿Qué podemos hacer las familias y las comunidades para que nuestros hijos e hijas crezcan sanos, fuertes y productivos?

c) RECONOCER LOS ESPACIOS SANOS E INSANOS QUE NOS HUMANIZAN Y DESHUMANIZAN. Nuestra cotidianidad se hace en contextos reales: familia, comunidad, la calle, el trabajo, la naturaleza, entre otros. Pero también en ámbitos específicos: mundo económico y comercial, mundo educativo y mediático, mundo virtual y de redes, etc. ¿Qué podemos hacer como responsables de instituciones y organizaciones locales, nacionales y regionales gubernamentales para contribuir en todas las esferas de la vida humana en la superación de las propias contradicciones y limitantes?

Para comprender el entramado de estos objetivos en la vida real (como personas e instituciones) presentó el siguiente cuadro. Su lectura puede hacerse desde la horizontalidad y desde la verticalidad. Para el propósito de esta reflexión lo haré desde las dos perspectivas solo que la horizontal indicaré las posibles instituciones responsables de potenciar un nuevo quehacer que favorezca su logro.

En cuanto al primer enunciado que se trata de tomar conciencia del sistema mundo capitalista y neoliberal que viene con su accionar reptiliano, es decir, haciendo énfasis en la "seguridad de los suyos" actuando con violencia y sembrando el terror con sus armas y sus discursos para que los pueblos y naciones sucumban a sus intenciones egoístas, ególatras y egocentristas.

¿Qué podemos hacer los pueblos y naciones de la tierra para subvertir el orden de los Estados/Gobiernos, trasnacionales y elites del norte y sus aliados en el sur que actúan bajo las siguientes intenciones y acciones:

  1. Pretende controlar, invadir, colonizar y dominar las naciones y pueblos. Hace uso de la tecnología militar e impone una cultura de la muerte.
  2. El sistema capitalista busca dominarnos y nos hace solo simples consumidores y materialistas para alejados de la propia conciencia y riqueza espiritual.
  3. El sistema capitalista crea tecnología para dominar y robar energía con su trabajo y compra de productos que distraen e idiotizan.
  4. El sistema capitalista impone la guerra entre los pueblos y naciones para robar recursos bioenergéticos.
  5. El sistema capitalista pretende adueñarse del agua dulce, de las tierras fértiles, contamina el aire y quita la energía de los pueblos.

Las instituciones nacionales como los sistemas informativos y comunicacionales, así los que tienen la función de velar por la protección del país (los militares). Pero también quienes tienen el poder de educar, formar y preparar para las necesidades e intereses de los pueblos, que van desde los emprendedores y empresarios que aman su país hasta las comunidades y ciudadanos que en un liderazgo compartido están atentos para dar respuestas a las demandas y expectativas necesarias e importantes para un buen vivir.

En cuanto al segundo enunciado que se trata de tomar conciencia de nuestra responsabilidad en nuestros micros cosmos, nos preguntamos: ¿Qué podemos hacer las familias y las comunidades para que nuestros hijos e hijas crezcan sanos, fuertes y productivos? Sabiendo la urgencia e importancia que son nuestros semejantes para la convivencia diaria.

  1. Nos necesitamos libres para liberar. La independencia comienza cuando los seres humanos y sus pueblos se hacen soberanos de sus propios destinos.
  2. Nos necesitamos verdaderos, solidarios, amorosos y compasivos con nosotros mismos y aprendamos a respetar y construir consensos a nuestro favor.
  3. Nos necesitamos potenciados para producir conocimiento y tecnología necesaria.
  4. Nos necesitamos pueblos irreverentes. Como naciones soberanas no debemos darle la supremacía a los imperios militares y financieros.
  5. Nos necesitamos hijos e hijas de la Madre Tierra para respetarla, honrarla y cuidarla.

La familia y la Comunidad tienen un papel fundamental en esta tarea. Incluso la cosmovisión con identidad originaria, religiosa (que re-liga), espiritual y mística (que conecta).

Respecto al tercer enunciado que considera los espacios intermedios que afectan o no nuestra vida que real, simbólica e imaginaria (Lacan) nos aleja de lo que somos como hijos e hijas de la Madre Tierra pero también como seres energía propia para recrear, producir y compartirla con otros ¿Qué podemos hacer como responsables de instituciones y organizaciones locales, nacionales y regionales gubernamentales para contribuir en todas las esferas de la vida humana en la superación de las propias contradicciones y limitantes?

Es preciso y necesario no olvidar que:

  1. Somos y tenemos el poder de producir belleza. Observemos la naturaleza que nos rodea, nosotros somos parte de ella, pero al olvidarnos de lo que somos, comenzamos a llenarnos de basura, de suciedad y terminamos creyendo que somos seres sin energía y al no producir nada nos hacemos mendigos de otros.
  2. Somos y tenemos el poder de producir bondad. Miremos la Madre Tierra que nos provee de todos, pero al olvidarnos de ella y de nosotros como seres amorosos y compasivos, comenzamos a tenernos miedo, a competir y enemistarnos unos a otros.
  3. Somos y tenemos el poder de producir conocimiento y tecnología propia. Miremos la Madre Tierra que nos enseña su capacidad creadora e innovadora pero al olvidarnos de ella comenzamos a comprar cosas que no necesitamos y a extrañarnos de nuestra naturaleza productiva.
  4. Somos y tenemos el poder de estar unidos y colaborar juntos en el bien y paz de nuestros pueblos. No retrasemos esta tarea histórica.
  5. El Pachamama (Madre/Padre) nos recibe y acoge como sus hijos e hijas, y nos ofrece un lugar para vivir y generar nuestro propio jardín para el disfrute de una vida humana sana.

Los que vivimos en las ciudades como los que viven en el campo nos hemos alejado de lo que somos, ya no nos reconocemos como hijos e hijas del maíz, como hijos e hijas del Pachamama, como humanidad, como frutos de la Madre Tierra. Tenemos que retornar todos a ella y hacer espacios donde la naturaleza sea la principal protagonista y debemos cuidarla y protegerla en su derecho a existir, actuar y vivir en torno de nuestras casas porque al fin el hogar de la humanidad es la Madre Tierra. El derecho al agua dulce y al aire puro exige de nuestra parte y de las instituciones que mantengamos los ríos y la atmósfera sin contaminantes y limpios. El derecho a tener una tierra fértil con sus árboles que absorban los rayos del sol y den frutos para todos nos convoca a hacer ciudades cercanas a los campos con sus servicios fundamentales pero este derecho obliga a cuidar nuestras mejores tierras y nuestros mejores paisajes para nuestra nutrición y recreación de nuestra humanidad.

Los cinco objetivos históricos del Plan Patria dan a las naciones y a los pueblos, a sus dirigentes y ciudadanos un sentido, direccionalidad y orientación precisa para encaminarnos en la recreación de una humanidad reconciliada con la belleza, la verdad y la bondad que la contiene.

Urge que rescatemos la oralidad para animarnos y reflexionar juntos y así enseñarnos y construir como pueblos hermanados por la madre tierra. Si no lo hacemos, el sistema mundo imperante acabara con nuestra Patria/Matria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2237 veces.



Alice Socorro Peña Maldonado

Profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela. Lic. en Comunicación Social Magister en Comunicación Organizacional. Dra. en Ciencias para el Desarrollo Estratégico.

 alicesocorro2000@yahoo.es

Visite el perfil de Alice Socorro Peña Maldonado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: