Nos quiere desnutridos, sucios y borrachos

Polar/Mendoza me quitó el maíz, el detergente pero no la cerveza

A veces creemos que el poder político lo ostentan solo quienes ocupan cargos en el Estado, pero no es así. A veces creemos que solo planifican quienes están en el gobierno, pero tampoco es así. El poder político y la planificación lo tiene desde un individuo, una familia, una comunidad, una institución pública, una organización privada que produce y ofrece bienes o servicios que otros lo necesitan o demandan.

La ausencia en la población de lo que significa político hace que solo dirijamos la vista a los que gobiernan por voto popular o asignado estos por los que fueron elegidos.

Una ceguera persiste y no logramos abrir el espectro de la realidad política más allá de lo que estamos acostumbrados a ver. Es político aquel que decide ya sea por el bien de las mayorías o por su grupo que representa. Y los empresarios "venezolanos" (made in Fedecámaras y Benacham) no son más que unos usureros que buscan privilegios de parte del Estado para enriquecerse a costa de la riqueza nacional.

Ya no les basta que les seamos leales como consumidores de sus productos o prefiramos sus servicios, quieren la gallinita de huevos de oro del petróleo y la instancia gubernamental para no producir más y enriquecerse solo ellos. En otras palabras, quieren retomar el poder como en la cuarta república. Ya no es suficiente para ellos que el pueblo tuviese poder adquisitivo gracias a la política distributiva del Estado Bolivariano. Ahora quieren ese dinero directo a sus arcas para sacarlos fuera del país.

La clase empresarial toda ya sea local y global que han venido acaparando, especulando y creando el desabastecimiento nos quiere mendigos y por tanto desnutridos, sucios y borrachos. Y aparte idiotas, es decir que no asumamos el rol de ciudadanos conscientes de lo que pasa realmente y que creamos que el culpable de todo es el gobierno nacional. Pero gracias a Dios, el pueblo se ha dado cuenta de las intenciones de fondo y forma de los empresarios y sus engañosas pretensiones, ya la sabiduría nos dice: "por sus frutos lo reconocerán"

Como ciudadanos venezolanos que somos, desde el lugar que estamos tenemos que entendernos y no caer en la trampa que otros quieren, nuestra propia destrucción como pueblo de Bolívar (libre y libertario) y resulta lamentable ver como algunos empresarios que son venezolanos de cepa y otros tantos que recibimos por solidaridad y magnanimidad porque en sus países de origen había o existen guerras, conflictos y hambre hoy quieran apropiarse vilmente de lo que no les pertenece. Y para colmo llevarse nuestra abundancia y riqueza en forma de dólares y seguir exprimiendo al país Venezuela y por tanto a su noble pueblo.

Si no entienden que la riqueza del país es para todos, que con su esfuerzo y aporte según su capacidad, disciplina y creatividad podemos garantizarnos unos a otros los derechos a una vida digna, donde la base es el servicio que damos y recibimos. Pero debemos estar claros que en el mundo global nos quiere enemigos, nos quiere mendigos de las sobras que ellos nos darían a costa de darles nuestra propia abundancia. Si nuestros políticos-empresarios no entienden esto, estamos perdidos y su obrar nos está llevando a caer juntos en el abismo de la desesperanza. Y de llegar allí ni ellos se salvarían.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3683 veces.



Alice Socorro Peña Maldonado

Profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela. Lic. en Comunicación Social Magister en Comunicación Organizacional. Dra. en Ciencias para el Desarrollo Estratégico.

 alicesocorro2000@yahoo.es

Visite el perfil de Alice Socorro Peña Maldonado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: