BRICS, UNASUR y ALBA-TCP: entre rublos, yuanes y sucres

En Venezuela los poetas del desastres y los que rinden tributo al imperio estadounidense predicen un año de dificultades para nuestra economía, porque no fuimos capaces de abatir una inflación hecha en los laboratorios de guerra sucia, como lo es, la guarida de lavado de dólares robados al Estado por la burguesía, vía empresas de maletín, compra y reventa de dólares del CENCOEX (electrónicos y viajeros).

Más pudo la imposición de la plataforma del mercado guarimbero Dólar Today, detrimento de todos y con la activa participación de derecha criolla que apuesta y se ha comprometido en agudizar la guerra económica, junto con el Desabastecimiento Programado y las guarimbas asesinas disfrazadas de protesta estudiantil.

De esta realidad no escapa el resto de los cinco países cuyas economías emergentes se conocen como los BRICS, ni los que conforman la Unión de Naciones del Sur (UNASUR) y la Alternativa Bolivariana de las Américas - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), por una razón fundamental: todos representan la caída del mundo imperialista y unipolar, que constituye EEUU, del que solo se benefician algunos imperios en decadencia, cuyas economías rapaces dependen de la explotación, usura y saqueo del resto de las economías de países asiáticos, africanos, caribeños y latinoamericanos.

Hoy, ayudados por las locuras imperiales y endorracistas de Barak Obama, el mundo entero puede tener la certeza de que el Dollar ($) estadounidense es solo papel sin valor real, más allá de la garantía imperial avasalladora a sangre y fuego, lo que no es garantía económica real, nisiquiera en los términos capitalistas que el modelo neoliberal ha impuesto al mundo.

Además, EEUU es una nación desnuda que no posee las reservas energéticas que tanto cacareaba y no es capaz de seguir explotando con la técnica ecocida del fracking, los nueve millones de barriles diarios, ni de exportar para hacer caer el precio de la cesta petrolera de la OPEP y de los súbditos de EEUU, productores de petróleo, a quienes ha sacrificado y traicionado, para sus intereses.

Es por ello que el intercambio entre Rusia y China, con rublos y yuanes, pudiera extenderse a todos los países miembros de los BRICS, de la UNASUR y de la ALBA-TCP, lo que haría que, efectiva y verdaderamente, liquidásemos el mundo unipolar para la consolidación del multipolar, con rostro y sentido humano, incorporando en América Latina y el Caribe, el SUCRE, iniciativa nacida en el Ecuador, primero con transacciones electrónicas, hasta alcanzar el papel moneda, que al estar en mejores condiciones que la Unión Europea (UE), nos permitiría asumir esta moneda fuerte, junto con soportes y plataformas tecnológicas que sustituyan, con amplias ventajas las existentes al servicio de la economía monopólica imperial, que aunque no busquemos cancelarla, sean otra opción dentro de múltiples y no sigamos dependiendo como sucede con las compras electrónicas con dólares estadounidenses, en donde los consumidores y usuarios están condenados a, por ejemplo, comprar solo por Amazon.com y recibir los envíos de empresas estadounidenses que ganan de dicho monopolio, con partes iguales, como Liberty.com.

Dicho en términos pedestres, el venezolano compra sólo en Amazon productos que venden en el comercio de EEUU (la mayoría de ellos, fabricados en China y países asiáticos), sencilla y llanamente, porque no hay otras opciones o alternativas.

Hemos de reconocer que aunque somos miembros de la UNASUR y hacemos convenios con Rusia y China, el ciudadano común no puede comprar a estas regiones, ni a Bolivia, Argentina, Uruguay, Bolivia o Brasil.

Finalmente, hay una variable peligrosa que conspira contra Barak Obama y pone en peligro su permanencia en la White House: el default económico, que ya no aguanta más dilación.

Es por ello que Barak Obama se ve imperiosamente obligado a incursionar con sus mercenarios llamados "Contratistas" y con la ayuda del oposicionismo criollo, para derrocar al Presidente Nicolás Maduro, antes de que el precio del petróleo venezolano, al igual que el de la cesta de la OPEP, rebote y vuelva a la banda entre noventa y ciento veinte dólares, a mediados del 2015.

Queda pues, ajustarnos al Plan de Recuperación Económica (PRE), que nos propone el Presidente Nicolás Maduro, produciendo, con eficiencia y liquidando la corrupción. Faltaría integrarnos e intercambiar con rublos, yuanes y sucres, apoyados en plataformas electrónicas que hagan cotidiano el intercambio y comercio con estas monedas, entre todos los países que apuestan por un mundo multicéntrico y pluripolar, además del Dollar estadounidense.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2239 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200512.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO