Tres días entre el Banco Bicentenario y el IVSS

El recién pasado jueves 18, decenas de nuestros adultos mayores estuvieron cinco o más horas en una larga cola para pretender cobrar el pago de la pensión de asegurado o de la Misión En Amor Mayor en la sucursal del Banco Bicentenario de Carúpano; a las afueras de la entidad bancaria, bajo el inclemente sol, transcurrían los minutos, las horas y se apersonaba la sed, el hambre y la incertidumbre; sí, la duda comenzaba a hacerse presente en las variadas conversaciones de beneficiarias y beneficiarios al enterarse, casi al mediodía, de que se estaba en espera del camión blindado con la remesa para el correspondiente pago. Calor, sudor, cansancio y la impaciencia comenzaron a hacerse presente en la mayoría de esas personas que han sido dignamente recompensadas por el Estado venezolano y, particularmente, por los gobiernos bolivarianos del Comandante Hugo Chávez y de Nicolás Maduro.

Con el avance de las agujas del reloj y el no arribo del tan esperado especial vehículo con su salvador cargamento, ellas y ellos fueron rindiéndose y desertando hacia sus respectivos hogares; entristecidos algunos, o sabiamente resignados y esperanzados para el día siguiente.

Viernes 19. Desde tempranas horas de esa mañana, comenzaron a formarse nuevamente en correcta y amena cola adultas y adultos mayores, optimistas, alegres, dicharacheros. Se abrieron a las 8:30 las puertas del Bicentenario y comenzó este a llenarse ordenadamente de usuarias y usuarios; fueron destinadas cinco cajas para el correspondiente pago a pensionados. 9:30, 10:30, todo transcurría normalmente hasta que, minutos después a eso de las 11 en punto...un empleado de la referida oficina bancaria anunció a las y los presentes (unas doscientas personas aproximadamente; afuera aún esperaban unas cuantas más) que, no había suficiente dinero y solamente se le pagaría tres mil bolívares (Bs.3.000,oo) a pensionadas y pensionados, quedando pendiente para esta entrante semana el pago complementario, o sea, dos mil quinientos bolívares (Bs.2.500,oo).

Las protestas no se hicieron esperar pero... agarrando aunque sea fallo, y volverán a hacer su cola, quizás con las piernas algo adoloridas pero con espiritual entereza.


Sábado 20. Aproximadamente a las ocho de la mañana, llegaba yo al mercado municipal de Carúpano, cuando en sus inmediaciones se estacionaba la muy espaciosa y confortable camioneta perteneciente al IVSS y asignada a las oficinas de este instituto en esta ciudad; nada sudado, ni estropeado, y tal vez, menos aún preocupado, descendía su conductor en franela deportiva y playeros shores. Al verlo me pregunté ¿qué diferencia habrá en un proceso socialista entre un anciano dignamente pensionado y un burocrata que se goza los bienes públicos?

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3540 veces.



Jorge Leonardo Núñez


Visite el perfil de Jorge Leonardo Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Leonardo Núñez

Jorge Leonardo Núñez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a200125.htmlCd0NV CAC = Y co = US