El gorila que besó al patito

En ocasiones, para referirnos a que dos personas se llevan mal solemos recurrir a la expresión: «Estos dos se llevan como el perro y el gato», en la creencia de que estas dos especies son enemigos acérrimos. Para descubrir si es cierto que hay especies de animales enemistadas recurrimos a Ralf, un cuidador de animales en la Tierra de la paz de la Fundación Gabriele, quien ha investigado tanto en su vida privada como en la profesional si existen especies que no se llevan bien. «No, muy al contrario», dice Ralf. «Yo por ejemplo, tengo en casa un gato que siempre va donde las ovejas, y en la granja suele buscar contacto con los caballos. Hay muchos ejemplos bien documentados de cómo los animales traban amistades entre especies que no hubiésemos imaginado, por ejemplo un elefante con un perro, una cabra con un gorila, o un caballo con un cervatillo. Y todos son ejemplos de amistad».

En octubre de 2011 se podía leer un interesante artículo en el periódico digital alemán Welt Online con el título «También entre los animales hay verdaderas amistades», donde se describía cómo en el zoológico de Bristol (Inglaterra) una madre pato aterrizó con sus polluelos en un cercado de gorilas, consiguiendo dejar fascinados a un grupo de gorilas jóvenes que no pudieron resistirse a acercarse donde se hallaba la pata con sus patitos. Mientras tanto mucha gente escéptica observaba como el gorila más joven, con mucha delicadeza, tomaba entre sus dedos a uno de los polluelos, y frunciendo la boca lo besó en su delicado plumaje. El artículo continuaba así: «El joven gorila que besa a un patito es un curioso caso aislado, aunque no sólo los seres humanos aman a los animales y quedan encandilados con los ojos de un bebé. Hay perras que crían a cerditos y leones que se echan junto a antílopes. Entretanto ya se conocen más de 120 especies de mamíferos y 150 especies de aves que adoptan crías que no son de su especie».

Jennifer S. Hollad, autora del libro «Amigos desiguales», recopiló informes de todo el mundo referidos a maravillosos casos de amistades entre animales de distintas especies, que luego documentó con mucho mimo. Entre los muchos casos recopilados encontramos a una gorila que adoptó a un gatito, o a un macaco que hizo lo mismo con un gatito salvaje. Sin embargo, el hecho de que esto nos resulte curioso indica que en realidad los seres humanos conocemos muy poco de la vida de los animales y de cómo se relacionan entre sí.

En Pato (Albania) se hicieron amigos un asno y un lobo cuando el primero fue arrojado al segundo como comida. Lo informó el periódico «Hindustan Times». Y en Kenia una leona adoptó a la cría de un antílope. Sin embargo el ser humano se inclina a especular o suponer sobre estos casos con su, en ocasiones, corto entendimiento, llegando la mayoría de las veces a conclusiones equivocadas. Cuando lo más fácil es creer lo que se ve a simple vista: que un animal más fuerte puede ocuparse de uno más débil necesitado de ayuda. De hecho, en el caso del ser humano, un comportamiento de este tipo se consideraría como especialmente altruista o sociable. Lo que podría venir a decirnos que los seres humanos deberíamos ir dejando nuestro menosprecio frente a los animales y nuestros prejuicios para con ellos. Una buena ayuda sería dejar de vernos como la cumbre de la creación, considerando que en más de una ocasión los animales demuestran tener valores más elevados de los que hemos desarrollado los seres humanos.


www.vida-universal.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a195754.htmlCd0NV CAC = Y co = US