Fondos buitres, default y otras barbaries

Comienza una nueva etapa en la guerra económica a la cual se quiere someter a Venezuela por parte de factores externos e internos. Se comenzó a posicionar la matriz de opinión de un posible impago o "Default" de la deuda por parte del gobierno revolucionario con el premeditado fin de generar una zozobra financiera y que nuestros bonos de deudas pierdan valor para que los grandes banqueros internacionales puedan comprarlos como se dice en buen criollo "a precios de gallina flaca". Esta campaña se ha iniciado con las llamadas "compañías calificadoras de riesgo" a la cabeza, luego operadores políticos criollos se hacen eco. Llama la atención que entre los primeros "ecos" que salieron se encuentre Ricardo Hausmann ex asesor económico y financiero de CAP II, corresponsable con Miguel "miguelito" Rodríguez y otros del llamado "paquetazo" o en eufemismo tecnocrático la "carta de intención".

La teoría económica para este "docto" en la materia es muy sencilla: ya que hay desabasteciendo, el gobierno "no debe" tener divisas para importar y si no tiene divisas no puede cumplir con sus obligaciones internas o externas y tendrá que decidirse por una de ellas. Lo verdaderamente paradójico, contradictorio y en última instancia hilarante es que Hausmann se incline por incumplir los pagos externos para atender las necesidades internas. El, quien es uno de los mayores "entregusitas" de lo nacional, aconseja no pagarle al deudor externo y dedicarle las "escazas divisas" a las necesidades de la población como alimentos, ropa medicina etc. Nos preguntamos bastante intrigados: ¿dónde quedo aquel tecnócrata que por ejemplo recomendó a CAP II decirle al pueblo que le "adjudicarían su verdadero valor al dinero", cuando en el fondo se buscaba un alza en los intereses? Porque el "camarada" Hausmann no le dice a la banca internacional, que el aparato productivo tiene 30 años de atraso tecnológico o que el incrementar 3 veces poder adquisitivo en estos 15 años de revolución genero una mayor demanda de bienes y servicios y dio al traste con el paupérrimo aparato productivo o lo más impactante, porque el "doctor" Hausmann no dice que es la empresa privada improductiva y la burguesía parasitaria (a la que él sirve) los primeros obstáculos para lograr aumentar la producción nacional y es por ello que hay que recurrir a las importaciones. La intención es muy clara, ya vimos el caso argentino, quienes si declararon el "default" y activaron la "bandada de buitres" sobre sus cabezas, amén de tener que pasar por la humillación de su soberanía al aceptar al intermediación judicial extraterritorial en una corte en Manhattan, New York. Tanto el como los demás voceros criollos del capital internacional, la tienen muy cuesta arriba para convencer al mundo que Venezuela se dirige hacia una situación de "default" cuando somos unos de los principales exportadores de crudo y de cada 100 dólares que entran al país 96 son generados por PDVSA, y de esos 100 dólares 70 son entregados al sector privado, como se ve una compañía estatal en toda la extensión de la expresión. Es una certeza histórica que tenemos una cultura histórica de pago a nuestros acreedores. Será, entonces que Hausmann tendrá que dejar la economía y asumir la historia y recordar a Gómez en aquella sentencia anecdótica de "pobre no le debe a rico" y de un solo golpe cancelo la deuda externa en aquel ya lejano 1910.

Es evidente la estrategia imperialista llevar a la revolución bolivariana a un callejón sin salida, a un escenario en el cual sea vulnerable sin importarle que esto le genere un malestar sin precedentes al pueblo venezolano en especial a los sectores sociales más necesitados. Se tratara de crear escenarios ficticios (como el Default) y aplicar coerciones financieras (como el caso de los fondos buitres) para detener a la revolución bolivariana, que se ha convertido en el principal escollo para la hegemonía estadounidense en América latina. Dentro de este nuevo escenario agresivo e injerencista la derecha criolla tratara de sacar partido político sin impórtale que atente contra nuestra soberanía. Vemos como apoyan a elementos desestabilizadores violentos (caso Lorent Gomez Saleh) para luego rehuir de su responsabilidad. Aunque mediáticamente no apoyan directamente la guerra contra el contrabando, tampoco condenan esta actividad. Detrás de todo esto hay una gran verdad, la perdida de la coherencia para hacer política de altura en la derecha venezolana no es un mal que solamente los afecte a ellos, lamentablemente afecta a una sociedad que ve con estupor como esta se deja llevar error tras error. Si mas no recuerdo fue Rosa Luxemburgo la que enarbolo el grito de "Socialismo o barbarie". La irresponsabilidad histórica de nuestra oposición los llevo a quedarse en la barbarie.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1528 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor