lo subjetivo de la pobreza impulsado por el sistema patriarcal capitalista

La igualdad de la riqueza debe consistir en que ningún ciudadano sea tan opulento que pueda comprar a otro y ninguno tan pobre que se vea en la necesidad de venderse.

( Jean Jacques Rousseau)

Si bien es cierto la pobreza y la riqueza han estado presente en la historia de la humanidad. Ambas han coexistido y de modo permanente desde que se estableció la sociedad patriarcal. Pero no siempre la pobreza y la riqueza de los pueblos y las naciones no fueron nunca tan extremas como la existente hoy.

Desde que el sistema capitalista fundado en el Capital + el Conocimiento Científico y Tecnológico + la Producción y comercialización de bienes y servicios en el mundo en manos de la burguesía central y periférica instauraron una nueva cultura que permitiera el desarrollo de necesidades, intereses y expectativas que dieran cuenta a lo producido desde los centros de poder económico y político. Crear nuevos sentidos, nuevos modelos, nuevas necesidades, nuevos estilos de vida se hizo a partir del desarrollo de la motivación y exacerbación de miedos e impulsos negativos, en lugar de los anhelos y deseos profundos del ser humano.

Observando el fenómeno de la pobreza este no es más que resultado de un proceso deshumanizador tanto de quien lo dirige como a quienes es dirigido. Estableciendo entonces unos condicionamientos y mitos que perturban la vida social y generan socio patologías en la conducta y comportamiento de los individuos.

A continuación encontrarán la construcción de un árbol de problemas sobre la causas y consecuencias de la pobreza basando sus raíces con el estudio del Eneagrama de Gurdgieff donde se destaca las 9 fuentes que mueven al ser humano, que dirigida por los centros de poder construyen y producen información alienante con sus medias verdades y medias mentiras  a favor de las intenciones e intereses de grupos.

Reconociendo que cada cultura tiene sus propia identidad y valores. El capitalismo a través de sus medios de difusión, de su producción y su comercialización impone un modo de ser y hacer. Estilos de vida con sus sentidos y pretensiones que van a conformar un nuevo tipo de subjetividad que entrelazados con los imaginarios de esas culturas potencia un modo de ser “propio” de difícil cuestionamiento. Lo que hace es ocultarse para actuar luego como un virus que va directamente a las motivaciones de tener para sentir que vale y esto le da poder.

Como la subjetividad tiene su fuerza en lo simbólico, el capitalismo ha sabido canalizar a través de la propaganda y la publicidad una ideología que deriva un estilo de vida, un modo de ser y hacer, hasta el punto de asemejarse a una religión. Donde el dinero es el nuevo dios a adorar, el consumismo su culto por excelencia, la alienación en el trabajo es la nueva esclavitud que sustenta del sistema, la mercancía es la felicidad inmediata que recibe quienes compran después del sacrificio humano que exige la producción para otros y que resulta en su mayoría inútil y costosa, mientras lo necesario y urgente pasa a un tercer plano.

Esto desencadena crisis permanentes pues el ser humano va perdiendo su energía vital para hacer las cosas que éticamente son útiles y contribuyen para un bienestar y buen vivir.

Sugiero al lector estudiar detenidamente el árbol de la pobreza donde se expresa las causas y consecuencias, así como los condicionantes y mitos que prevalecen e intervienen en las acciones. Nadie queda fuera de la pobreza. Tanto quienes dirigen los procesos deshumanizadores como los deshumanizados por el sistema capitalista para su mantenimiento son presos de bajos niveles de energía vital, es decir, de la conciencia convertida en acción amorosa y solidaria con sí mismo y el otro. Además de consultar el Blog donde se encuentra otras reflexiones sobre esta problemática que nos afecta a todos. http://pobrezayriqueza.wordpress.com/

Vale dejar unas interrogantes:

¿Es la subjetividad un elemento importante para el estudio de la pobreza estructural y coyuntural y así poder impensarla?

¿Los programas e intenciones políticas de acabar con la pobreza asumen esta problemática desde la subjetividad de los pueblos y de la cultura que prevalece e impone la pobreza de muchos y la riqueza inmoral de unos pocos?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3738 veces.



Alice Socorro Peña Maldonado

Profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela. Lic. en Comunicación Social Magister en Comunicación Organizacional. Dra. en Ciencias para el Desarrollo Estratégico.

 alicesocorro2000@yahoo.es

Visite el perfil de Alice Socorro Peña Maldonado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: