Simón Bolívar: antiimperialista

DECRETO DE GUERRA A MUERTE

CAMPAÑA ADMIRABLE

¡Luchando contra la mentira!

Los hechos históricos

El documento original tiene como título: Proclama del General en jefe del ejército Libertador de Venezuela a los Venezolanos y no el de Decreto de Guerra a Muerte

Las academias aristocráticas y burguesas de la historia, han promovido vamos a decir, sutilmente, un proceso educativo anti-bolivariano. Promueven, el segundo título y no el primero, para así reflejar en su nefasto objetivo, darle un sentido inverso a lo real de aquel momento y desprestigiar a Bolívar.

Procedamos pues a reflexionarlos y compararlos detenidamente, razonemos ideopolíticamente aquel histórico decreto.

Estudiemos el Documento

Primero que nada, es necesario aclarar, que quien decretó La Guerra a Muerte de tipo racista y basándose en principios de conquista, es precisamente El Capitán de Fragata, Domingo de Monteverde, nombrado por El Gobierno de la Regencia española, como Capitán General de La Capitanía General de Venezuela.

Este cruzado del imperio español, falso y asesino, como cualquier Boina Verde o Ranger de hoy (mercenarios de USA), inició el 1° de agosto de 1.812, la violación, de la Capitulación acordada con el Gobierno de La República de Venezuela, el día 26 de Julio de ese mismo año, es decir, con el gobierno del Generalísimo, Francisco de Miranda.

Si algo se parece a aquello, para que entendamos mejor, es precisamente el acto del golpe de Carmona el breve, en la República Bolivariana de Venezuela para el 11 de abril del año 2002, quien desconoció La Constitución Nacional y cualquier Derecho Humano Universal.

El Capitán General, ordena detener a los patriotas: Juan Pablo Ayala, José Cortés Madariaga, los Castillos, Mires, Padrón, a Iznardi y a salcedo Ruiz, estos fueron encarcelados y enviados a Cádiz.

Monteverde, aumenta sanguinariamente la represión en toda la nación.

La Proclama a las provincias de la República de Venezuela.

Simón Bolívar, Brigadier de la Unión neogranadina para ese momento, se dirige al pueblo como jefe del Ejército del Norte, Libertador de Venezuela.

El encabezamiento de la proclama comienza así: Un ejercito de hermanos, enviado por el soberano Congreso de la Nueva Granada, ha venido á libertaros, y ya lo tenéis en medio de vosotros, después de haber expulsado á los opresores de las provincias de Mérida y Trujillo.

En el cuarto párrafo, refiere: A pesar de nuestros resentimientos contra los inicuos españoles nuestro magnánimo corazón se digna, aun, abrirles por la última vez una vía á la conciliación y a la amistad; todavía se les invita a vivir francamente entre nosotros, si detestando sus crímenes y convirtiéndose de buena fe, cooperan con nosotros a la destrucción del gobierno intruso de la España y al restablecimiento de la República de Venezuela.

Si nos detenemos a reflexionar los dos párrafos, podremos ver que en los mismos no existe la agresividad que todos los antibolivarianos, tanto los abiertos traidores como los discretos guabinos, le asignan a dicho decreto. Es más bien el llamado a construir la República en paz. Es más bien, el llamado al arrepentimiento y la propuesta al perdón.

Luego en el párrafo 5°, es cuando en forma firme y con una exigencia más justa, Simón Bolívar, fija una posición estricta, pidiendo definición de los habitantes españoles que sean concientes y se incorporen a la lucha contra los españoles enemigos de la Patria, cuando les dice: Todo español que no conspire contra la tiranía a favor de la justa causa, por los medios mas activos y eficaces, será tenido por enemigo, castigado como traidor a la patria, y en consecuencia será irremisiblemente pasado por las armas. Por el contrario, se concede un indulto general y absolutoá los que pasen a nuestro ejército con sus armas o sin ellas: a los que presten sus auxilios a los buenos ciudadanos que se están esforzando por sacudir el yugo de la tiranía. Se conservaran en sus empleos á los oficiales de guerra, y magistrados civiles que proclamen el Gobierno de Venezuela, y se unan á nosotros, en una palabra, los españoles que hagan señalados servicios al Estado, serán tratados como americanos.

En el 7° aparte, reafirma la absolución

Este penúltimo párrafo, es donde Bolívar en definitiva declara la indulgencia a la cual están dispuestos, como republicanos que son él y todo su equipo de vanguardia revolucionaria. En este fragmento es donde la gran humanidad de estos grandes hombres se enaltece. El Libertador, lanza el gran ofrecimiento ante la razón de existencia justa, al decir: Esta amnistía se extiende hasta a los mismos traidores que mas recientemente hayan cometido actos de felonía y será tan religiosamente cumplida, que ninguna razón, causa o pretexto bastará para obligarnos á quebrantar nuestra oferta, por grandes y extraordinarios que sean los motivos que nos deis para excitar nuestra animadversión.

Último Párrafo

Pero en la campaña anti-bolivariana en nuestro país, el continente y a nivel mundial han utilizado este documento y han elaborado manipuladamente en forma fundamental la exaltación del último párrafo de dicha Proclama, llamándola DECRETO DE GUERRA A MUERTE.

Han Usado el recurso de sesgar los textos, para descontextualizar y elaborar tendencias erróneas, que consigan distorsionar la realidad. En este sentido, han hecho ver a Bolívar como un asesino y proceden melindrosamente a presentar a Monteverde y a la monarquía, como victimas que actúan defensivamente frente a la ofensiva libertaria de Simón Bolívar y toda la fuerza de vanguardia republicana revolucionaria de ese momento.

Españoles y Canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de Venezuela. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables.

¿Cuál es el objetivo? Evitar la promoción del Libertador como uno de los más grandes comandantes guerrilleros, es decir, ejecutores de la lucha que rompe lo convencional. Impedir sea el vivo ejemplo de lo que debe ser un dirigente revolucionario popular. Impedir que aquella actitud y pensamiento se expandiera, porque si la misma se expandía en masa, daría inevitablemente al traste con los sistemas de opresión; ese, es el criterio comunicacional fundamental.

No a la mentira, levantemos la verdad. Promover el estudio científico de la historia humana, tarea del Socialismo en el Siglo XXI.

(El Jirajara)

ronrope47904@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2072 veces.



Ronald Romero Peña


Visite el perfil de Ronald Romero Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: