¿Qué nos está faltando?

La vida es un maravilloso sistema complejo de existir, es por eso que debemos en ella estarnos haciendo preguntas constantemente y para satisfacción de las mismas, debemos darle repuesta a todas las interrogantes que se nos presentan en esa ruta que recorremos para edificar el templo más sagrado que conoce la historia de la humanidad, nuestro ser.

La historia nos ha enseñado que han existido diversos personajes que han cultivado y estremecido con su pasión al prójimo a través de sus acciones: Jesús (el Cristo de Nazareno) el más importante de todos los tiempos, fue crucificado por liberar al pueblo cristiano judío de la esclavitud de los romanos. Mahatma Gandhi (alma grande) fue capaz de eliminar la esclavitud de su pueblo hindú, transformándolo a través de su práctica de la no violencia. Nelson Mandela (Madiba título honorífico por los ancianos) fue encarcelado gran parte de su vida por su revolución, para tratar de liberar su pueblo Sudáfrica de la esclavitud aun resignada con los europeos. Hugo Chávez (el Gigante de América) fue asesinado biológicamente, porque libero a los venezolanos y latinos-caribeños, de la esclavitud sumisa del imperio más hostil de todos los tiempos, el gringo (nadie los había desafiado).

Todas esas personas excepcionales que se han (y hemos) conocido en diversos momentos de la historia de la humanidad, han convertido los escenarios de los distintos tipos de guerra que vivieron en sus respectivas épocas, en campos de amor inolvidable, inmensurable y el factor común que los une a través del tiempo es el mismo, en sus almas habita la pureza de un corazón sin condición al prójimo.

Todos esos seres con defectos como tú y como yo (a excepción de Jesús), pero con una virtud infinita, el amor incondicional, entregaron sus vidas para ti, para mí, para todos y cada uno de los que vivimos y conocimos de alguna forma y en su momento, sus vidas, sus andanzas y la entrega de una esperanza para liberarnos de la esclavitud de la conciencia, del cuerpo, del almas de cada ser humano subyugado de los más de 7 mil millones de seres que existieron, existen y existirán por siempre y para siempre, gracias al legado que nos han dejado desde tiempos inmemoriales.

Vivimos tiempos de efervescencia, de cambios verdaderos como nunca, la vida en nuestro planeta debe voltear la página de esta historia del mundo al revés, para seguir preguntándonos y respondiéndonos si vale la pena seguir viviendo libres o en condición de esclavos.

Ahora bien, en nuestro maravilloso país -por su gente- tenemos muchas cosas a favor: la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, con las respectivas leyes orgánicas y sus reglamentos para rectificar todo lo que este fuera de ella, 20 gobernaciones de 24, 255 alcaldías de 335, mayoría en la Asamblea Nacional, directores, presidentes o gerentes en todas las instituciones del estado como: Conatel para informar todo, Sicap para las transacciones dolarizadas, Seniat para tributar, Superintendencia de Precios Justos para inspeccionar y garantizar los precios en los Bienes y Servicios, la digna y roja rojita PDVSA para garantizar la energía (todo tipo de energía) de este pueblo visibilizado por el Gigante Chávez y por si fuera poco, una Ley habilitante que garantiza al obrero Nicolás Maduro, como el máximo representante del gobierno constitucional de la Quinta Republica que puede actuar apegado al estado de derecho de los ciudadanos sin violación alguna de los tratados internacionales.

Entonces debemos preguntarnos y respondernos ¿Que nos está faltando?

Nuestro legado también es sagrado.

Ivanmendez2006@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1210 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a187666.htmlCd0NV CAC = Y co = US