La Conferencia Nacional por la Paz

Es imperativo impulsar y sostener la iniciativa del gobierno Maduro de hacer realidad la Conferencia Nacional por la Paz. Es deber ineludible asumir esta tarea ya que este instrumento es uno de los procedimientos adecuados que disponemos, en estos momentos, para detener el golpe de Estado que lleva a delante la ultraderecha.

Es necesario aglutinar en torno a las mesas de trabajos a los actores principales del juego político y también a los sectores económicos. Facilitar el debate mediante una agenda posible que permita obtener resultados en el corto plazo. El encuentro del día miércoles 26 en Miraflores fue un acierto del poder ejecutivo. Una iniciativa venturosa. Logró convocar sectores importantes y representativos del país que pudieron expresarse libremente. Fue una sesión intensa. Durante cuatro horas vimos intervenir a sindicalistas, campesinos, estudiantes, partidos políticos opositores, alcaldes opositores, diputados, gobernadores, empresarios, alcaldes, nuncio apostólico, Pastores Evangélicos, representantes de la Conferencia Episcopal Católica, Comunidades hebreas y musulmanas, operadores políticos, Poder Electoral, TSJ, Presidente de la AN, Vicepresidente de la República. Es importante señalar que el Presidente Nicolás Maduro actuó como correlator del evento e hizo un resumen al final de las exposiciones.

Una conclusión efectiva fue decidir la instalación en el Parlamento de una Comisión de la Verdad que establezca las respectivas responsabilidades por los hechos de los últimos días. La convocatoria significó un apoyo tácito a la conducta del gobierno. El tren ejecutivo escuchó con temple las críticas opositoras. Los revolucionarios estamos acostumbrados al debate en profundidad, a rebatir criterios respetando siempre. Otro tanto se hizo con los factores que mueven la economía el jueves 27 se constituyó la primera reunión de trabajo con dos puntos iniciales, desabastecimiento e inflación.

Hay que ir ganando terreno al adversario. Aislar los focos subversivos mientras que en el plano internacional urge desmontar la matriz mediática de los derechos humanos mediante el apoyo de los aliados latinoamericanos y de otras latitudes. El papel jugado por la Celac ha sido correcto, no obstante la poderosa maquinaria de medios impresos, televisivos, radiales y redes continúa imponiendo la idea de que quien viola los derechos humanos en Venezuela es el gobierno y no los grupos violentos. La tortilla al revés. Es necesario pues un esfuerzo sostenido y firme de parte nuestra para desmontar esta patraña. El imperio y sus aliados, UE entre otros manipulan la realidad con el solo propósito de propiciar una intervención que acabe con el gobierno del Presidente Maduro.

Uno de los aciertos de la convocatoria a Miraflores fue lograr que factores importantes de la oposición agrupados en la MUD asistieran y fijaran posición. Esta no es una buena noticia para quienes hablan de unidad en el seno de la oposición. Constituye un duro golpe sobre todo al sector ultraderechista y desestabilizador que quiere imponer una solución violenta a costa de lo que sea. Es un derrotero peligroso que causa escozor e inquietud. Lo bueno es que un sector importante de la oposición no acompaña a estos radicales irracionales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 948 veces.



Hector Agüero


Visite el perfil de Héctor Agüero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Agüero

Héctor Agüero

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a183423.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO