No pasarán, nuestro pueblo es invencible

El opresor no sería tan fuerte si no tuviese

cómplices entre los propios oprimidos.

Simone de Beauvoir

Apoyados por los gobiernos de los Estados Unidos y de Colombia se levanta de nuevo la élite opositora a izar la bandera de la violencia, de la amenaza, de la muerte y atropellos  a los derechos consagrados constitucionalmente. Un grupo de fascistas, jóvenes universitarios y colombianos pagados y entrenados por el USAID y animados desde hace tiempo a destruir e incendiar el país vienen demostrando su intención para obligar internacionalmente la intervención, tan deseada por la administración de Bush y de Obama y así resolver las ambiciones y sed de petróleo de las élites republicanas y demócratas. Se suma a estos las clases económicas y sociales que siempre han visto con buenos ojos la amistad y connivencia con el capitalismo y que esperan posteriormente recibir prebendas y cargos por su apoyo al caos y al odio a que estos han sometido al pueblo venezolano. Pueblo de Bolívar que sí respeta los derechos humanos, que queremos a nuestra patria, que cuidamos que nuestra riqueza petrolera siga en manos del Estado y el Estado en manos del pueblo.

Por lo que se observa la élite opositora vuelve a tomar el camino errado. La presión de los intereses norteamericanos es muy elevada. Y ellos que ambicionan tomar el poder a como dé lugar, como si se tratará de un juguetito mas, se unen dos intenciones para estar ambos desesperados y entregarse a decisiones que sabemos el final: salen perdiendo porque el bravo pueblo venezolano vuelve a enseñarle de modo estoico la lección: No queremos violencia y menos violentos, ni dentro ni fuera.  Cuando aprendan eso y que como pueblo amamos la patria, exigimos respeto y cuidamos sus recursos bioenergéticos, ese día ya no habrá necesidad de recordarles la lección a la oposición perversa y pervertida, es decir, que toma caminos oscuros y deshumanizantes.

Ahora bien ¿qué hacer frente a este nuevo contra-ataque de la élite opositora capaz de asesinar a sus propios seguidores? En primer lugar, información a tiempo y destiempo, hacer uso de las cadenas televisivas para dar anuncios rápidos y contundentes. Segundo lugar, no meter a la oposición dentro de un solo saco, una cosa es la élite opositora y otra el pueblo que le sigue. Es necesario enviar mensajes concretos para unos y para otros y desligarlos de ser posible. Tercero, en esos mensajes se debe enfatizar la venezolanidad, los intereses del país y de los ciudadanos venezolanos, promover la confianza y el encuentro desde lo que nos une y somos. Cuarto, insistir en la capacidad y virtud de los venezolanos, la solidaridad y unión frente a quienes quieren apropiarse de nuestros recursos y de quienes nos quieren desunidos, la élite ultra derecha y fascista que sueña gobernar para ellos mismos y los intereses norteamericanos y sus trasnacionales. Y quinto, que el Estado y sus instituciones no dejen de hacer su trabajo productivo en servicio a los venezolanos. Si es necesario traer del exterior los bienes y alimentos que nos esconden, como la leche, el azúcar, la harina de trigo, el maíz y el papel higiénico. Hay que hacerlo y quitarle esos negocios a los empresarios que nos vienen jodiendo la paciencia para exasperarnos y hacer que el pueblo se desgaste y se doblegue a los intereses de los que están invisibles en todo esto: Estados Unidos y las élites internas.

Se trata de aprovechar esta situación creada por la oposición para profundizar en conocimiento colectivo y que de una vez por todas entendamos que tenemos que crear una conciencia de nuestros intereses y que existe una parte del pueblo que prefiere favorecer los intereses foráneos, pues en ellos asiste la visión del oprimido que busca parecerse a su opresor, y lo admira y trata de emularlo y se une a sus pretensiones.

Hago un llamado a Delcy Eloina Rodríguez Gómez, Ministra del Poder Popular para la Comunicación e Información que se aboque a producir y llevar a cabo estas estrategias y enfocadas al venezolano a favor del proceso o no (y extranjero que se encuentra en nuestro país) a producir mensajes  de modo sistemático a esta intención nacional.  Es, en este sentido que el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (SIBCI) debe ser el espacio para esta tarea revolucionaria. Pues otra es, y creo que se está haciendo, la deconstrucción permanente de la información falsa y tergiversada que sale por los medios privados y agencias de noticias internacionales favorables a los intereses de los Estados Unidos. No se debe dejar de hacer. Pero resulta estratégico la que se hace a nuestros conciudadanos, quienes somos los que vivimos en este suelo libertario y humanista.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1380 veces.



Alice Socorro Peña Maldonado

Profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela. Lic. en Comunicación Social Magister en Comunicación Organizacional. Dra. en Ciencias para el Desarrollo Estratégico.

 alicesocorro2000@yahoo.es

Visite el perfil de Alice Socorro Peña Maldonado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: