El pueblo clama

Según la información oficial, en 2013 la tasa de homicidios se redujo en 17.3 % gracias a la aplicación del Plan Patria Segura al llegar estos a 39 por cada 100.000 personas. Son cifras que emulan un parte de guerra. De hecho, el presidente Maduro se refirió a esta situación como una guerra social, que curiosamente se sostiene a pesar de la drástica reducción de la pobreza y la exclusión social lograda  por la revolución bolivariana. Son múltiples los planes y  grandes los esfuerzos realizados por el gobierno bolivariano para fortalecer la operatividad de los organismos de seguridad, pero por ser este un problema  estructural ya no es posible seguir apagando el fuego sin atacar su origen.

El que cada semana mueran como mínimo 225 compatriotas en manos del hampa,  confirma el fracaso de la estrategia adoptadas hasta ahora  por el gobierno para enfrentar el monstruo del crimen que nos está robando el futuro. Pareciera que lo sensato es revisar a fondo el enfoque de la política de seguridad e identificar los condicionantes internos y externos del problema, asumiendo que este es complejo y con rango de Estado, porque en su solución está en juego la propia existencia de la Nación.

Para construir una estrategia de seguridad eficaz,  hay que seguirle la pista de la economía que sustenta y motiva el delito, a los actores políticos externos e internos interesados en exacerbarlo y los factores culturales que le sirven de caldo de cultivo a la criminalidad. La economía subterránea del narcotráfico, de la corrupción, del  lavado de dinero, del contrabando, del comercio ilegal, del tráfico de armas, del tráfico de personas, del paramilitarismo importado, es el sustrato en el cual crece, se reproduce y se estructura el delito.

Sin duda,  el desplazamiento de los valores humanistas por el afianzamiento del individualismo hedonista, el consumismo y la corrupción, muchas veces promovido desde los medios de comunicación comerciales, le abona el terreno a quienes buscan en el delito su medio y razón de vida.  El pueblo clama por un golpe de timón que enfrente  eficazmente el delito y las organizaciones criminales externas e internas que están detrás de la inseguridad. Que unifique a todos los venezolanos en la lucha por la paz y la vida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1384 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a180669.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO