El caso Spear nos dejó una lección a todos

Cuando el director del CICPC, el comisario José Gregorio Sierralta, habló a la Nación y a los medios de comunicación, me vino a la mente una serie de eventos, que si no fuera por lo insólito, pudieron haber pasado como un episodio más. Me refiero a la también lamentable muerte del propio hermano del Director del CICPC a manos de una banda de asaltantes, en el año 2012, a 23 Km desde donde sucedió el reciente hecho lamentable de la actriz Mónica Spear, su compañero y su hija.

¿Por qué me refiero a un episodio más? Porque ya la casualidad deja de ser una variable en estos acontecimientos. Por las evidencias del caso, no sería aventurado preguntarse, cuantos hechos más habrán ocurrido en este paraje solitario y lúgubre, donde sólo unos ojos de gato alumbran el camino. Cuántas muertes o heridos habrán dejado esta banda de desalmados, hasta que el destino quiso que se precipitaran los acontecimientos y se diera con una captura, que a todas luces va de la mano con lo asombroso del caso mismo.

Si fueron 48 horas para la captura de los antisociales, fue mucho, de hecho, al parecer todos sabían de la banda, ¿menos el CICPC? Según fuentes policiales esta “famosa” banda tenía operando 4 años en este sector. Y aquí viene la pregunta: ¿acaso los cuerpos policiales no estaban enterados de este modus operandi? O será que la voz del pueblo no vale, cuando dice que hay funcionarios involucrados en combinación con bandas delictivas, y que muchas veces se abstienen de denunciar por miedo, no a los hampones, sino a los cuerpos policiales mismos.

Quienes hemos sufrido de cerca la acción del hampa, sabemos que la denuncia a las autoridades queda como mera formalidad. La burocracia reinante en las oficinas de los cuerpos de seguridad ya tacha en la indolencia y el descaro. Cientos de casos son reportados y la súplica es que se investigue, pero no vemos que se mueva el aparato policial como debería ser.

Continuando con lo impresionante de este caso, fueron los mismos habitantes del sector Las
Tablas, cercanos a Las Trincheras, quienes entregaron a los tres primeros sospechosos.

He ahí la participación de la comunidad en acción, he ahí que estas comunidades están también asqueadas de convivir con este tipo de antisociales.

Aquí señores de la comisión de desarme y amantes de la paz y el amor, no basta con cambiar armas por pelotas de básquet. Hay que ir a las comunidades y afianzar los consejos comunales y darles la seguridad que se merecen. Y luchar codo a codo junto a ellos. Y estoy seguro que comenzarán a aparecer las armas y los delincuentes junto a ellas.

Los cuerpos policiales deben entrar ya en un proceso de revisión exhaustiva de sus integrantes o nos lleva el diablo. Se ven funcionarios de cuerpos policiales conduciendo camionetas propias, cuyo valor no baja de un millón de bolívares. Me pregunto yo, es que acaso estos funcionarios no hacen declaración de bienes, y también a la vez son investigados periódicamente por sus superiores.

Nuestras vidas dependen de un cuerpo policial dedicado y lleno de mística, y hay en el momento miles de ellas y ellos trabajando en esa ardua labor de proteger nuestra existencia a riesgo de las suyas, no debemos permitir que un grupo insignificante de funcionarios policiales se burlen de quienes a diario exponen sus vidas por nosotros. La moral comienza a decaer cuando se hace evidente la impunidad.

Y como comentario final de lo insólito y descarado, ahora Venevisión va a repetir una novela de Mónica Spear, en su “honor”. ¿Cómo será el rating? ¿Cuántos anunciantes estarán haciendo cola para patrocinar este remake? ¿Y qué de las regalías a los actores, sobre lo que se viene luchando, en un debate estéril y lleno de injusticia? A todas estas: ¿Dónde estará Conatel?




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1592 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor