Ganada la guerra económica, habrá crecimiento económico

El saldo económico del pasado año 2013, no fue más favorable y de un solo dígito de inflación y de mayor PIB, gracias al boicot aplicado por sectores económicos de la derecha criolla y transnacional, liderados por Fedecámaras, sus filiales y Venamcham, bajo la dirección de la Embajada de EEUU en Caracas y del Departamento de Estado imperialista.

Por otra parte, las previsiones económicas tomadas por el gobierno nacional, desde el presupuesto calculado y dispuesto por el Cdte Presidente Hugo Chávez y la distribución de partidas y asignaciones de recursos, hechos por el Presidente Nicolás Maduro, garantizaron un equilibrio en la dinámica económica interna, en la que jerarquizaron a la clase trabajadora, verdadero sector productivo, incluso, sosteniendo al parasitarismo disfrazado de empresarios y prestadores de servicios, quienes buscaron liquidar las reservas y fuentes de divisas, con el canibalismo aplicado contra CADIVI y el SICAD, todo ello, en un complejo de redes corruptas y mafiosas, que conformaban pillos con franelas rojas en sociedad y concierto con los más feroces enemigos del régimen socialista y chavista, más los parásitos de siempre, llamados "aliados" o amigos, que han sacado jugosas ganancias, desde el actual sistema aduanero de puertos, cuna de la espiral inflacionaria y de la corrupción, pasando por la banca privada, que ha resultado ser, la mejor favorecida durante los últimos catorce años.

Dado lo anterior, se hace preciso y urgente: desprivatizar el negocio aduanero en Venezuela; promover empresas de producción social socialistas mixtas; sancionar severamente la corrupción (pasar del efectismo a la cultura de la honestidad); regular la banca, tanto en la tasa de ganancia, como en el apoyo al sector productivo y créditos habitacionales; aumentar racionalmente el precio de la gasolina a lo interno del país; controlar rigurosamente los comercios y servicios; diversificarnos a partir del primer rubro o mineral, como lo es el petróleo, no desde otros, como ha sido el consejo errado de muchos brujos de la economía; abrirnos activamente en el Mercosur, con ofertas atractivas hacia los países hermanos y hacia lo interno, en intercambios científicos, innovadores, estudios universitarios, comercios de productos derivados del petróleo, turismo "chévere" y otras bondades de la integración regional.

Lo fundamental a lo interno de nuestra vida social, está en que el gobierno nacional, con el Poder Popular, es decir, con la Contraloría Social, liquide el robo, el sobreprecio y especulación, para que alcancemos la plena soberanía económica. Si ganamos la guerra económica, tendremos crecimiento económico real.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2948 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a179453.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO