Entre Madeirense, Luvebrás, Plazas, Bicentenario y Mercal

No crean ustedes que no pateo las calles para conseguir determinados alimentos.

La semana pasada, hice un experimento con una amiga: seleccionamos 4 establecimientos de alimentos más Mercal, para buscar tres productos que por estos días escasean: papel, leche en polvo y leche descremada.

No incluí mantequilla, harina y blancaflor para no forzar la experiencia.

Este fue el planteamiento que esbocé a mi amiga: en los supermercados privados, de clase media alta, se consiguen los productos mencionados con regularidad. Pero en Mercal y Bicentenario, ni con magia.

Lógicamente, los comercios debían estar en nuestra parroquia. Utilizamos una semana para sondearlos, visitarlos y anotar cuando llegaban los mencionados alimentos.

Los días, horas, y si se producían colas.

Aquí va nuestra experiencia

En Luvebrás, se consiguieron los tres de un tiro, incluso mantequilla, esa que fabrica Empresas Polar. No hubo necesidad de hacer colas, y la única limitación fue adquirir dos productos por personas.

En Madeirense, fui varias veces, sin suerte. Sólo conseguí la leche en polvo a 75 bolívares. Del resto, me estrellé.

En Automercados Plazas, conseguí todos los productos. Eso sí, fui tres veces, en días de semana y en horario laboral, cuando suelen llegar muchos productos.

Pero ahora viene lo bueno

Los Mercal a cielo abiertos en mi zona, bajaron drásticamente la frecuencia, y las colas son infernales, a pleno sol de la mañana.

En el Bicentenario fue cumbre: estaban tan pelados los estantes, que me animé a preguntar si los proveedores estaban en huelga o algo parecido.

La chica me respondió que tenían días sin traer nada.

Más o menos en marzo fue la última vez que pesqué dos pollos y un tolete de carne argentino en ese Bicentenario. Luego acudí con cierta frecuencia para ver si aparecían nuevamente, y hasta el sol de hoy.

Más tarde, un amigo me llamó e informó que cerca de la UCV estaba un Mercal ambulante, de esos que venden alimentos y prestan otros servicios en un autobús. Hice una hora de cola, y desistí. Mi columna no aguantó tanta inclemencia a las 11 de la mañana.

A mi amiga, pregunté: ¿por qué conseguimos casi todo en los abastos privados, y en los del gobierno, no?

La respuesta es obvia: el gobierno sigue maltratando con pésimos servicios a la gente que cree en ellos, que votan por ellos, que en las buena y malas han sido fieles a sus políticas.

¿Eso es justo?

No lo es, y no debe ser obviado por las autoridades que cada día dejan que la inflación avance como una hidra que nos consume a todos.

Que me perdone el Presidente Maduro, con esto que voy a decir: cuando Chávez estaba vivo, daba gusto entrar al Bicentenario y había mercales dos o tres veces por semanas, al menos en mi parroquia. No sé en la de ustedes

¿Qué pasó desde entonces?

Rubén Marcano, periodista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7830 veces.



Rubén Marcano

Periodista, graduado en la UCV. TSU en Informática, con estudios sin culminar en Sociología y Derecho en la UCV. Con maestría de Periodismo y Comunicación Institucional en la Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y UPEL. Ha escrito dos libros. Es profesor universitario y articulista.

 rubenmarcano@gmail.com      @rubenmarcanob

Visite el perfil de Rubén Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: