Ante el fascismo ¿qué hacer?

Ya alguna gente ha empezado a escribir sobre el fascismo, caracterizarlo, decir cómo funciona, cómo manipula, divide y enfrenta pueblo contra pueblo. Ahora es necesario saber cómo debemos actuar frente al fascismo. ¿Qué hacer? para no caer en su juego, en su atmósfera con su creciente espiral de violencia y su grito de guerra y de muerte. No hay que olvidar cómo fue capaz de desatar una segunda guerra mundial y de cómo todo el Occidente se vio obligado a aliarse contra el eje Roma-Berlin -Tokío.. Después de la II guerra dado su carácter nefasto, todo Occidente se vio obligado a restringir sus derechos políticos y culturales dentro del mismo ámbito de las democracias representativas. Medidas que fueron tomadas con un gran consenso en la segunda mitad del siglo XX.

1.-Hay que aplicar la estrategia de David frente al Goliat. No se puede pelear cuerpo a cuerpo, no podemos caer en sus provocaciones. Hay que saber salir de su campo, de su atmósfera envolvente. Saberle pegar la pedrada en el ojo, sin dejarse arrastrar por el ojo del huracán y su espíritu guerrerista.
2.-Si el fascismo busca enfrentar y dividir pueblo contra pueblo, es necesario blindar la unidad del pueblo más allá del partidismo, definiendo o conociendo el papel de los diferentes movimientos políticos, sociales y culturales, religiosos y ecuménicos en el escenario.
2.1.- Es necesario entender que los partidos, sea cual sea su naturaleza, tienen como problema estructural la tendencia a bloquear y dividir los movimientos sociales. De allí que el propio Chávez dijera más de una vez: el partido es importante, pero no es todo, el sectarismo es una limitante para la inclusión de los movimientos sociales. Quienes no entienden este problema estructural, común a todos los partidos, piensan, superficialmente que este es un problema exclusivo del PSUV. NO. Es común a todos los partidos en tanto limitación histórica y social en su desenvolvimiento. Esto es, los partidos, así sean de izquierda, no escapan a la crisis global del sistema.
2.2.-.-Hay que tener presente que el fascismo busca siempre sembrar un ambiente de "guerra civil", de ingobernabilidad, incluso de ingobernabilidad desde el pueblo mismo: parálisis de apoliticismo, ambiente de guerra. Para ello debemos saber manejarnos adecuadamente para evitar que los diferentes pueblos, grupos, clases sociales, sectores de clase, nacionalidades, internas y externas sean manejadas con estereotipos.
2.3.-Hay que evitar, que bajo pretexto de modernización unilateral se destruyan o se sustituyan por ensayos, las comunidades realmente existentes e históricamente existentes. En todo caso hay que proceder a la reconstrucción de las comunidades realmente existentes, con sus modalidades específicas para que estas puedan servir de base a la formación de comunas dentro del nuevo espíritu socialista. Esto es todavía mucho más válido y con atención y más cuidado hacia las comunidades de los distintos pueblos originarios, campesinos, afrodescendientes y semi-urbanos, las cuales pueden ser un referente de intercambio cultural significativo para el ¡inventamos o erramos! Una comunidad no se improvisa: menos, partiendo de cero.

3.-Frente a la política continua de estereotipar a los pueblos y grupos humanos, devaluando a los dominados y sobrevalorando a los dominadores, es fundamental restablecer el diálogo pueblo con pueblo, pueblos entre pueblos, pueblo dirigencia orgánica, sin perder la brújula de la unidad en la diversidad para desmontar progresivamente el fascismo, incluso, no perdiendo de vista nunca el fascista que pretende -a cada momento- instalarse en nuestra propia mente, en nuestro propio espíritu.
4.-Cuando los pueblos se conocen por dentro, como vecinos, como parte de la convivencia diaria, se facilita más el diálogo y son menos probables los enfrentamientos y los estereotipos. Los estereotipos incomunican, eclipsan toda posibilidad de diálogo.
4.1.-Hay que reeducar en este sentido intercultural y ecuménico a los medios de comunicación, tanto públicos como privados. Los medios de comunicación, incomunican: son los formadores más dinámicos de imágenes estereotipadas de los pueblos para propiciar guerras y enfrentamientos. Incluyendo las guerras civiles e inmovilización del pueblo para facilitar las intervenciones imperialistas.
5.-Observar la operatividad del fascismo pitiyanqui, especialmente la escala unilineal y unilateral con que mide a los demás pueblos, clases y nacionalidades oprimidas, dentro y fuera de los Estados Unidos y particularmente en nuestros países. Llegando al extremo de los extremos los estereotipos negativos manejados sobre los pueblos originarios de América y de todos los continentes. Con sus apartheid abiertos o encubiertos o invisibilizados, como los de la "cultura única mestiza", hispanocéntrica o neolatinista como la de la llamada "raza cósmica" de José Vasconcelos.
6.- Hay que fortalecer la conciencia etnohistórica, la identidad de los pueblos y culturas para fortalecer la conciencia de clase. Esto como medida para impedir la fanatización y el desclasamiento progresivo y ser arrastrados por las confusas banderas y consignas del fascismo. Especialmente de sectores medios.
7.- Estar atentos para tumbar a tiempo las distintas máscaras usadas para encubrir su carácter antinativo, su falso nacionalismo y su carácter apátrida, respondiendo a los intereses del imperio. Evitar el enfrentamiento intencional entre nacionalidades nativas y exógenas.
8-.Poner en claro la naturaleza del imperio, su racismo-clasista, su colonialismo patriarcal, los nuevos ensayos de colonialismo, tipo ALCA-y las privatizaciones.
8.1.- Según el historiador Arnold Toynbee, en Estados Unidos hay sólo cuatro nacionalidades de primera: descendientes de ingleses, de alemanes, de escandinavos y de noruegos. Ahora habría que agregarle el sionismo económico y político europeo, aunque el maccarthismo persiguió a los comunistas, los judíos, los negros y los indios, estos últimos en cuanto imaginario nativo, representativo del extremo de la supuesta "barbarie"... y con toda una serie de intermediaciones. Teniendo en el otro extremo de la cúpula las llamadas nacionalidades de primera.
8.2.- Poner en claro el mito de Nuevo Pueblo Escogido (según los mormones). La doctrina del Destino Manifiesto y la llamada Doctrina de Monroe (América para los americanos).
8.3.-Denuncia permanente de la élite nativa hiper-alienada que le sirve de enlace con el país dominado. Su financiamiento, sea directo o a través de algunas ONG.
8.4- Es importante que estas denuncias, en lo posible, procedan de su mismo grupo, clase, sector social, cultural o religioso. (No hay peor cuña que la del mismo palo).

9.-Fortalecer la personalidad histórica, social y cultural de los diferentes corrientes de pensamiento, movimientos políticos y movimientos sociales, especialmente en lo concerniente a su arraigo histórico y social:

9.1.-pueblos y culturas originarias y sus descendientes actuales, indígenas e indo mestizos.
9.1.1.-fortalecimiento de las filosofías indias del Buen Vivir en las microsociedades caribes, arahuacas y de lenguas independientes, no sólo en los Andes.
9.2.-presencia de los afrovenezolanos y afroamericanos.
9.3.-campesinos y suburbanos, victimas del tránsito compulsivo rural-urbano.
9.4.-blancos de orilla. De lo isleño a lo peninsular. Cómo funciona hoy.
9.5.-inmigrantes latinoamericanos y caribeños. Restablecimiento de su identidad indohistórica, afrodescendiente, hispánica y caribeña. Patrias chicas complementarias con Patria Grande.
9.5.-inmigrantes europeos, poniendo en claro su propia discriminación en Europa como indianos y de sus hijos nacidos en América como sudacas. Revisión y balance del fascismo después de la II Guerra Mundial. Diálogo entre las minorías europeas étnica y lingüísticamente discriminadas con los pueblos originarios y afrodescendientes.
9.6.-teologías de la liberación, filosofías y antropologías de la liberación, movimientos ecuménicos y ecológicos. Esto puede ser clave para enfrentar las teologías de la dominación, el racismo, el eurocentrismo y el clasismo a ultranza, en tanto aplanadores de realidades complejas.
9.7.-marxismos críticos. Replanteándose constantemente las políticas de alianzas inclusivas.
9.8.-movimientos de género. Si el fascismo es anti-mujer, corresponde a las mujeres su desarme como género dentro de la totalidad histórico-social de actuación.
9.9.-en los movimientos de integración sur/sur de Nuestra América, hacerle caso a José Martí en aquello de que “América no caminará sin el indio”. Partir de lo más originario y nunca dejar por fuera los pueblos aborígenes en el sur/sur a escala del planeta. Buscar acercamiento y alianza con lo más originario del Norte. En Estados Unidos y Canadá hay pueblos originarios y también lo hay en el norte de Europa.
En síntesis: toda pretensión fundamentalista y sectaria de “querer hacer” la revolución excluyendo alguna corriente del pensamiento progresista de la humanidad, es hacerle el juego a la contrarrevolución y al fascismo. Por eso, el legado multilineal del Comandante Supremo y de César Rengifo, no debe ser mutilado. Hay que poner sobre el tablero a todos los invisibilizados, a todos los excluidos. A todas las corrientes del pensamiento ancestral-contemporáneo. Para buscar otros mundos posibles.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2829 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: