Una vez más, fallamos en explicar

En un artículo publicado por el diario El Nazianal a comienzos del mes de julio,se analizan las cifras correspondientes al número de familias refugiadas e inmuebles otorgados por la Gran Misión Vivienda Venezuela, con  base en un informe publicado por la organización financiada por los EUA "Transparencia Venezuela".

El estudio cuestiona que pese a que desde marzo de 2011 hasta junio de 2013 el Gobierno Nacional entregó más de 386.089 viviendas, 12 veces la cantidad de refugiados que había en 2010, aún en la actualidad 10.000 grupos familiares continúan sin hogar, tomando en cuenta que la prioridad de la misión era el otorgamiento de residencias a las familias refugiadas.

En esta materia se debe explicar repetidamente que no hay tal contradicción ni incongruencia de cifras o de políticas; ya que los refugiados que aún permanecen  sin hogar adjudicado, casi exclusivamente en Caracas, siguen en esa condición porque voluntariamente decidieron esperar y no mudarse a casas que le serían asignadas en el interior del país. 

Ya el presidente Chávez lo dijo en un "Aló, Presidente" explicando que era un derecho, que no podían forzar a esas familias a irse al interior, que ya habían aprendido de ocasiones anteriores, como después de la tragedia de Vargas en 1999, cuando muchas familias llevadas al interior, terminaron regresando a su sitio de origen. También explicó que  las familias que sí habían aceptado el traslado, , por tener parientes en el interior o trabajo ya asegurado, estaban ya mudadas, y que quedaban en refugios las que esperan por su casa en Caracas, en la zona que hayan escogido.

Con este tema pasa algo similar al tema de la producción y el consumo de alimentos, que siempre se debe aclarar y repetir una y otra vez que hoy el 70% de los alimentos que se consumen en Venezuela son producidos en el país, cuando hasta 1998 como máximo apenas se alcanzó el 50%.

Sin embargo, si bien es cierto que la producción de alimentos en Venezuela ha aumentado 86% en los últimos 14 años; en ese mismo lapso la población ha aumentado en 20% y, más importante aún, el consumo de alimentos por persona, medido por cantidad, ha aumentado en 50% y el consumo de proteínas por persona ha aumentado en 75% en dichos 14 años; por lo que no hay contradicción entre un aumento de la producción de alimentos en Venenzuela y un aumento, en términos absolutos, en la importación de alimentos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1640 veces.



José Gregorio Piña


Visite el perfil de José Gregorio Piña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: