El ministro Menéndez con los carros, se volvió a pelar

Uno no entiende como queriéndose ayudar a resolver los problemas de adquisición de bienes al pueblo venezolano, los gerentes a quienes les compete tan memorable tarea no acometen con eficacia los procedimientos de rigor. El caso de la compra de vehículos vía internet inventada por el ministro Menéndez es patético. La alharaca que el ministro hizo en los días previos a la puesta en práctica de la metodología no se compadece con los primeros resultados de la novedosa  experiencia.

Lo primero que hay que decir es que al mediodía de la tarde del lunes nadie había iniciado los ansiados trámites porque después de la dura tarea de accesar la página en cuestión, el vínculo que da paso a la primera etapa del método, no estaba colocado en ella. Nadie en lo particular se ha oído decir que acceso a la página. Por eso es extraño que el ministro ayer por la tarde indicara que “más de trece mil personas ya se han se anotado en el sistema”. Pero suponiendo que eso sea cierto como es que una plataforma para tal cosa no ha podido soportar más de trece mil accesantes, y que siga siendo harto difícil tal cometido?.. Entonces no se previó esta dificultad que estaba de antiojito.

Lo otro y tal vez lo más importante es que el sistema es definitivamente excluyente si no se subgrega a un sistema manual donde el pobre, el campesino, el hombre humilde que quiere un carrito para su familia tenga acceso a él. Como se sabe el campesino apenas si podrá haber visto gracias a Chávez una canaimita, a través de la cual se le hacen difíciles tales cometidos. Entonces debe aún pensar el ministro en que un trámite con los tres documentos básicos llevados personalmente al banco ahorraría el stress actual del bendito acceso a www.mppi. gov.ve. y continuando el resto de la metodología, daría posibilidad a los más humildes que añoran un carrito, a lo mejor desde hace años.

Ahora, si es cierto que trece mil personas ya están optando por vehículos a través de este método, la mayoría con toda seguridad, serian de gente con computadoras de alta resolución. Que no las tienen los más pobres. Es imposible que algún cristiano de una barriada popular haya accesado a la página www.mppi.gov.ve., o por lo menos pudo tener mucha dificultad. Con razón cuando le pregunté a mi hijo menor si había logrado el acceso a la página… Me respondió deslucido, “Papá es que esa página es como si no existiera”. A lo que pensativo le indiqué. Es que también el ministro es como si no existiera…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8489 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: