Hoy la economía es lo fundamental

Es bueno puntualizar que en la cultura política de buena parte de la izquierda latinoamericana siempre ha existido un cierto desprecio por la Economía, herencia de cierto marxismo europeo que colocó el énfasis en la crítica al Capitalismo, sin avanzar hacia la construcción de una alternativa teórico – conceptual capaz de sustituir la economía del capital.

Tal vez deslumbrados por la profundidad teórica de la crítica económica de Marx, estas corrientes estimaban como suficiente este aporte para la sustitución automática del Capitalismo solo invirtiendo el sentido de sus categorías fundamentales, con lo cual concentraron el fuego en la acción política para la toma del poder, restando importancia a la tarea de construcción teórica de las bases de la nueva economía.

De la formidable crítica económica de Marx es necesario revindicar no solo su brillante contenido conceptual, sino la importancia decisiva que ésta tiene en el desenvolvimiento de las sociedades humanas. La razón es tan compleja como sencilla: es en el campo de lo económico donde se decide la vida cotidiana de los seres humanos.

La economía está atada a la satisfacción de las necesidades fundamentales, que permiten la reproducción de la vida social e individual, de allí que etimológicamente signifique “administración de la casa”. En ella está la producción, el intercambio y el consumo humano, base del metabolismo del cual hablaba Marx.

En Venezuela se combinaron la cultura de subestimación izquierdista con la cultura rentista, una verdadera simbiosis maléfica asimilada por todas las formaciones partidistas que dio origen a un conjunto de sub-productos ya enraizados en la cotidianidad de todas las clases sociales de la Venezuela del siglo XX y lo que va del siglo XXI.

Tal realidad ha presionado para que la visión política sobre la economía- básicamente rentista petrolera- haya estado al servicio casi exclusivo dela Política, desplegada con mucha fuerza desde el poder del Estado. Podemos afirmar que en Venezuela la Política pocas veces ha estado en función de la Economía, y la economía política como la entendieron los clásicos tampoco ha reinado en su sentido estricto. En su lugar, se instaló una extraña especie que todavía espera por un análisis esclarecedor.

Si en algún momento Venezuela requiere el restablecimiento de la relación dialéctica entre Política y Economía, es decir, de una verdadera Economía Política que permita entender la importancia decisiva que en ciertos períodos tienen la acción y el hecho económico en la vida de una sociedad es, precisamente, en este tiempo en que la Revolución Bolivariana ha entrado en una fase tan compleja. Hoy, es imprescindible colocar lo económico en el centro del quehacer político, no solo del Estado sino de la sociedad entera.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1214 veces.



Rodolfo Sanz

Secretario General de Gobierno del Estado Bolivariano de Miranda. Miembro de la dirección nacional del PSUV.

 fcbm29@gmail.com      @RodolfoSanzPsuv

Visite el perfil de Rodolfo Sanz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rodolfo Sanz

Rodolfo Sanz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a166425.htmlCd0NV CAC = Y co = US