La “guerra del des-abastecimiento”… nos reventaron y continúan haciéndolo

Me recalcaron desde niño que la ociosidad era la madre de todos los vicios, y vagancia es lo que se ejercita en las colas producidas por el des-abastecimiento.  Queda tiempo para recordar que el tiempo en las colas puede dedicarse a cosa más útiles, por ejemplo, bocarriba, rascarse la barriga, sin tener de ruido ambiental el runrún del mensaje camuflado en las protestas, como caricia de lima nueva en doctrina que aún no ha terminado de fraguar.

Sufrimos de des-abastecimiento y aparente anarquía (aparente, por programada) en el abastecimiento, de manera que la ola de los ávidos des-abastecidos se mueve al compas de lo que se trasmite vía mensajes de texto, radio bemba y emisoras disociadoras, de abasto en abasto, de cola en cola, según hubiesen sido parcialmente abastecidos.  En el Bicentenario hay pollo, vamos todos por él; al YuanLin llegó aceite, corramos a aceitarnos; en el Nuevo Mundo están vendiendo harina pum (en cada paquete una bala), ¿qué esperamos para encochinarnos?; al Garzón llegó mierda enlatada ¡umm!  En Macro (¿25% de acciones de la Polar?) hay de todo, pero cuando fui ya se había terminado.  Acompañando los bienes producto de des-abastecimiento los compradores salen de los abastos con cualquier cosa que les garantice la sensación de que despensa y nevera van a estar repletas, por si acaso la vaina se pone color de hormiga y todos felices: los comerciantes escuálidos más ricos y los consumidores, escuálidos y revolucionarios, timados y esquilmados por la inducción hacia el consumo innecesario, lo que significa el uso de un porcentaje mayor del ingreso en la adquisición de alimentos.

¿Qué estoy negando el des-abastecimiento?  ¡Que no!  Le estoy dando forma, y si en todo el territorio ha sido como fue y sigue siendo en Mérida, ¡carajo! ya sé quién devoró buena parte de los votos extraviados.  A estas alturas, sigue igualito; nadie pasa hambre, nadie ha tenido que modificar radicalmente la dieta, porque terminan consiguiendo los productos de su patrón de consumo, pero, eso sí, pasando unas arrecheras que ni le cuento y cobrando en votos o intención de votar.

Des-abastecimiento y regulación son uña y carne, a pesar de que la regulación ha sido una ficción colectiva. Un corte en cualquier momento, y la regulación sólo se cumple para la lista de productos de uso personal, desmejorados sensiblemente, la leche líquida, la letal margarina, salchichas de pésima calidad, mortadela, pan regulado Pero, ¿carne, pollo, queso, huevos, leche en polvo, granos a precios regulados? ¡Ja! Será en los operativos gubernamentales, donde las colas son más largas, sádicas y perversas.

Me bajo de las ramas.  Los organismos creados por el gobierno revolucionario para luchar contra la especulación y el des-abastecimiento equivalen a un batallón mal armado, contra divisiones de especuladores y des-abastecedores.  Se podría convocar a una guerra de guerrillas, pero en la evaluación hecha no lo han creído conveniente a pesar de la abundancia de voluntarios, a pesar de las carretilladas de ideas aplicables siquiera a hacer cumplir lo que se refiere a vender a los precios regulados, a la venta más fluida de los productos distribuidos por el estado, al funcionamiento menos absurdo de la cadena de supermercados estatal, al control del contrabando de extracción

¿Hasta dónde trepará la línea de responsabilidad del fracaso de la fiscalización de la distribución de alimentos privada y la ineficiencia de la pública?  Hasta lo planteado, no hay problemas imposibles de ser solucionados, pero nadie sabe qué o quién lo impide.  Esa situación sigue pendiendo sobre la administración pública como una maldición gitana, desgastando varios aspectos de la vida política y social.

Hasta aquí, tratamos el des-abastecimiento como una realidad ahistórica, independiente a sus orígenes, y el fracaso del Estado en solucionar este aspecto externo del problema. Seguí esa trayectoria porque hasta eso llega la mayoría del análisis, es el cementerio de las quejas, y todos contentos:  Yo quiero ser fiscal, ad honorem, pero no me aceptan.  Y en esta coyuntura, no puede faltar el ingrediente político-criminal, presente y con importancia, pero también derivado de lo que en adelante toca analizar. Por qué el des-abastecimiento se hace presente en la economía real, es decir, sus elementos conformadores, los estructurales, los económicos y los políticos.  Nos veremos cuando estés leyendo el próximo artículo, pero antes de irme...

Los gochos sabemos mostrar nuestro agradecimiento, por lo que paso a felicitar a aporrea en su 11º aniversario de lucha en el único ámbito comunicacional donde la Revolución lleva ventaja. Y no es a aporrea virtual a quien quiero dirigirme, sino a quienes están sosteniendo su existencia, quienes reciben y colocan en la Red nuestros trabajos, convirtiéndolos en realidad virtual, valga la paradoja.  Por mi parte, además de agradecerles por constituir el vehículo para publicar mis opiniones y manifestar mi convencimiento de la importancia clave de su trabajo, hago públicas mis disculpas por exigencias y presiones que no se merecen. ¡Salud camaradas de carne y hueso! ¡Gracias de corazón y voluntad política!  ¡Apreciamos y admiramos vuestro trabajo! ¡Adelante! Ya veremos cómo meterles una manita.

Correos-e osoriof@cantv.net  osorioc@gmail.com

Tuiter https://twitter.com/FrontinOso

Blog http://www.frontinoso2.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1536 veces.



Fermin E Osorio C

Historifabulador socialista y antiimperialista.

 osorioc@gmail.com      @FrontinOso

Visite el perfil de Fermin E Osorio C para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a166096.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO