La “guerra de las pintas”… otra batalla perdida

Podemos sentar a lamentarlo, pero mientras no se llegue a acuerdos serios de respeto por el entorno ciudadano (improbables en estos tiempos) y mientras los medios callen, los muros de nuestras ciudades estarán condenados a cumplir un papel en la expresión política y los sentires ciudadanos.  Cierto que hay ciudades cuyos muros no aguantan más, por haber sido objeto de explotación en tres campañas, mas los restos de las anteriores y las expresiones de la cultura grafitera, tan de moda.  Alguna vez será posible adecentar las ciudades, cosa de desear, pero mientras tanto

La saturación del mensaje planteado en el artículo anterior (http://www.aporrea.org/actualidad/a165005.htm) debe contemplar las pintas callejeras.  Hasta ahora, murales, grafitis y brochazos en muros se han limitado a repetir el contenido de los afiches y las consignas más trilladas, con mucha frecuencia realizadas con una estética lamentable.  Faltas de picardía, de oportunidad, de filo, de ingenio, es decir, con escasa creatividad.  ¡Y pensar que los tuiteros revolucionarios desperdician cantidad de lo que dijimos faltaba en los muros ciudadanos!  Para situaciones concretas, su ingenio llega a producir hilaridad o por lo menos sonrisas cómplices. 

Quizá el encargado de la información y propaganda en los "comandos" regionales (mucho tiempo de respuesta para ser comandos) considera subsidiario el tipo de mensaje que se trasmite desde los muros, privilegiando el diseño del mensaje pagado en medios radicalmente  opositores y las declaraciones a periodistas periolistos que tergiversan, minimizan o callan impunemente.  Ni advirtiéndoles a tiempo tienen respuesta inmediata (borrar y replicar) a los ataques arteros, calumnias infames, burlas terribles con que los escuálidos atacan desde los muros... ergo, la oposición nos lleva una ventaja hereje en eso de las "pintas".

Siempre atento a lo que sucede en mi ciudad, en mi blog he publicado varios ejemplos del uso de la oposición de los muros merideños, pero antes, en la misma mañana de su aparición, ya he pasado la información de la localización y contenido, para que procedan a anularlas.  Pero nada, y quizá porque no le paran a los correos-e, al tuiter, canales por donde pretendemos "acceder" a los dirigentes encargados.  De paso, que acepten seguirte en tuiter los divos del gobierno y partido, es una concesión espléndida, muy difícil de lograr... yo no he podido, y seguirte en tuiter es la única manera de enviar mensajes personales, no visibles para el conjunto de tuiteros.  Cuando publique este artículo en mi blog, lo acompañaré con el ejemplo de la foto de una valla intocada desde hace unos 15 días, colocada en una zona de alto tránsito, a pocos metros de un CDI y de un centro de rehabilitación, reportada en su momento la valla sigue surtiendo su perverso efecto.

Toda esta perorata para decir que, por lo menos en Mérida, la "guerra de las pintas" es otra batalla perdida.  La oposición sencillamente se lució en pintas incisivas, letales, mata votos; mientras los Revolucionarios mancharon paredes con consignas repetidas de otros medios, vacías y falta de creatividad; desde luego, con excepciones.

Una información de un pasquín regional que me causó risa y por poco serio no lo reseñé, fue la de un adeco que declaraba que tenía el secreto de sacarle los votos populares al chavismo, pero que en los ámbitos de la oposición no le paraban.  Cuando aparecieron unas pintas incisivas y letales, no sé por qué recordé lo que interpreté como otra trastada adeca.

El artículo En Mérida, cortocircuito en dendritas de estrategas opositores: piensa coño, publicado en aporrea (http://www.aporrea.org/oposicion/a162760.html) lo llevé a mi blog (Historia para Fundamentar http://www.frontinoso2.blogspot.com, entrada del 04/04) ilustrado con 28 fotografías de arremetidas contra la propaganda revolucionaria y pintas contra Maduro y la Revolución.  Además de las expresamente difamatorias y ofensivas, la muestra recoge un conjunto expresión de los problemas más sensibles (delincuencia, inflación y escasez) resumidos en muy pocas palabras y montados en plantillas sin ninguna pretensión más allá del mensaje, con las que embadurnaron las paredes de sectores de la ciudad. 

¿Reacción del comando?  Ninguna, a pesar de que cuando aún la pintura estaba fresca fueron reportadas y ubicadas.  Unas cuantas fueron tachadas o modificadas, pero sobreviven el resto, algunas de las más descalificadoras y casi todas las que llevaban mensajes mata votos, porque nunca las consideraron así.  ¿Qué debió hacerse?  En la noche siguiente a las pintas (y el mismo día, por qué no) desaparecerlas (una inversión en pintura muy rentable) sustituirlas y mantener la zona bajo vigilancia (policial o ciudadana) las noches subsiguientes.

En todo caso, la oposición nos goleó en la guerra de las pintas.  Pudiera hacer también un análisis del mensaje de los murales revolucionarios y su inocuidad manifiesta, su dudosa estética (repito, con sus  excepciones), su alto costo y demás pelusas; podría hasta ampliar el del efecto de las pintas sobre el ciudadano que recorre cada día la misma ruta y está obligado a leerlas, los lugares estratégicos de ubicación (ej. paradas de transporte urbano y lo que se ve desde ellas), pero este no es un tratado de semiótica, sino un artículo para los muy inteligentes lectores de aporrea y de mi blog.

Miren que no estoy diciendo que esta fue causa decisiva de la erosión de votos, pero reforzó a otras que sí, y que enfocaremos, una a una, en los próximos artículos.

Agregado:

Este artículo lo estoy terminando en la oscuridad ocasionada por ¡OTRO APAGÓN! A mi sector (parroquia Lasso de la Vega) lo tienen azotado, el 1º de Mayo, uno largo, quizá programado; otros días arbitrarios, a cualquier hora, con diferente duración, también de los que duran menos pocos segundos, especiales para joder aparatos eléctricos.  El único justificado, que sepamos, fue el de ayer, porque puedo dar testimonio de su causa: un faro (realmente una fara, nombre que en Gochilandia se le da a las zarigüeyas, rabipelados y afines) seguramente abrumado por una decepción amorosa o afectado por los mensajes terroristas de Coproles, se autosuicidó; se trepó a lo más alto de un poste, hizo corto y ¡churruscado! Cables en el piso y electricidad interrumpida casi toda la mañana, mayor tiempo del necesario, porque atendieron la emergencia tarde. (020513/22:55)

osoriof@cantv.net  osorioc@gmail.com

https://twitter.com/FrontinOso



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1606 veces.



Fermín E. Osorio C.

Historifabulador socialista y antiimperialista.

 osorioc@gmail.com      @FrontinOso

Visite el perfil de Fermin E Osorio C para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a165116.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO