El problema no es la conspiración, es la impunidad

No ha pasado un solo día sin que la derecha en todas sus manifestaciones haya dejado de conspirar contra la revolución bolivariana, zigzagueante y resbaladiza pasa del ataque mediático a la contienda electoral, de la guerra económica a una honorable aparición pública en un programa de opinión, de traer paramilitares a la finca Daktari a ridiculizar lo grave del hecho y anunciar su clásico “yo no fui”; es decir, nos enfrentamos ante una derecha oligárquica que, o es más inteligente que el estado bolivariano o nuestra ineficiencia policial y de inteligencia estatal es tan deprimente que aquí ellos pueden hacer lo que les da la gana.

Es una diatriba donde la autocrítica debe ser factor fundamental para poder derrotar la conspiración nacional y transnacional, no reconocer y hacer algo sobre lo deplorable de nuestra actuación como estado y sus organismos de seguridad, es ya mucho decir; alardear permanentemente sobre el poder popular y la inteligencia social, pero no activar enérgicamente con esta fuerza, con resultados contundentes que liquiden la conspiración, es aún peor.

Soy creyente de los poderes creadores del pueblo, más allá de lo poético, creo que si realmente se le presta apoyo y se logra coordinar con los compatriotas en las comunidades, fabricas, instituciones, entre otras; con seriedad y compromiso, fácilmente se puede derrotar al enemigo fascista que merodea entre nosotros, se requiere de organismos de seguridad y política con gente patriótica que esté dispuesta a dar esta pelea sin titubeos, frontal y de manera total.

Podemos respetar y garantizar las libertades políticas de la derecha si ellos juegan en el marco de la democracia bolivariana, lo demás es ser solo un rebaño que se dirige al matadero de la historia por las inconsecuencias y torpezas que el pueblo ha venido denunciando, pero que nadie le ha prestado atención o hace algo por rectificar – corregir – resolver.

En definitiva la derecha usará todas las “formas de lucha” para retomar el poder político, mientras la historia nos sigue dando oportunidades (¿tiempo?) para enmendar y salir victoriosos; para así no perder el inmenso aporte, legado y avance que nos dejó el Comandante Supremo de la revolución Hugo Chávez.

Chávez vive, la lucha sigue!!!!

ajueves@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1146 veces.



Luis Alberto Duarte


Visite el perfil de Luis Alberto Duarte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Duarte

Luis Alberto Duarte

Más artículos de este autor