Los fascistas a punto de equivocarse y el pueblo alerta

No se había aún iniciado el funeral del Comandante Presidente Hugo Chávez este viernes 21, cuando las hienas se desbocaban en los medios por salir a decir sus sandeces, salían a la palestra pública a continuar haciendo lo que han hecho en los últimos años, golpear y despreciar sin contemplación a la revolución bolivariana, su pueblo, a su líder. Eran cerca de las 11 de la mañana y uno de los imberbes diputados de la ultraderecha venezolana salía en su canal criminal a decir que no asistirían a la proclamación constitucional de Nicolás Maduro ante la Asamblea Nacional, para ello como siempre, argumentaron cuanta idiotez se les pudo ocurrir; desde su seguridad, lo magno del acto para el sitio inadecuado (Fuerte Tiuna), lo inconstitucional, entre otras, pero lo cierto es que son los mismos del 11 de abril, del paro petrolero, del boicot electoral, los declaradores de fraude electoral sin jamás presentar pruebas, los que desearon la muerte de nuestro líder de manera frontal y putearon su madre cuantas veces quisieron; son ellos mismos, los inconfundibles: Los fascistas; todo esto a pesar del dictamen del TSJ este mismo día sobre la legalidad de esa juramentación, como siempre, ellos ni pendiente.

No nos llamemos a engaños, ellos seguirán en su torpe empeño por despojar de los espacios de poder al pueblo que los conquistó hace más de una década, harán como siempre lo han hecho, de todo; no escatimarán esfuerzos, saldrán sin ningún pudor a desatar su furia y odio a este pueblo, ellos están convencidos que este es su tiempo y no piensan desperdiciarlo, claro, como siempre olvidan al pueblo, a ese que siempre ignoraron y despreciaron.

Camaradas, con nuestro corazón destrozado nos avecinamos a una nueva gran batalla sin la presencia física de nuestro comandante, se acerca la batalla por defender el legado de nuestro líder, su obra y su siembra; iremos con él al combate con su presencia espiritual que es mucho más grande, más poderosa, más invencible. Esos carajos no se imaginan la fuerza que se desatará por nuestras calles siguiendo su ejemplo, debemos dar una batalla ejemplar que esta oligarquía debe de una vez por todas asimilar positivamente o asumir la responsabilidad histórica de no haber entendido, que aquí estuvo un hombre que los protegió, toleró e incluso los ayudó a seguir produciendo y creciendo en nuestra patria.

Preparémonos para lo que viene, sin tristezas, con dignidad, valentía, orgullo patrio, ternura y amor; vamos a la batalla de abril a profundizar tu siembra, a consolidar tus logros. Oligarcas no se equivoquen; Hasta siempre comandante.


ajueves@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1385 veces.



Luìs Alberto Duarte


Visite el perfil de Luis Alberto Duarte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Duarte

Luis Alberto Duarte

Más artículos de este autor


Notas relacionadas